En­ric Mas se ensalza a lo gran­de en la Vuel­ta

El ma­llor­quín ga­na en An­do­rra, se si­túa se­gun­do y Ya­tes sen­ten­cia

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - SERGI López-Egea SANT JU­LIÀ DE LÓRIA En­via­do es­pe­cial

En­ric Mas CI­CLIS­TA DEL QUICK STEP

«Sé que he he­cho al­go bo­ni­to en la Ga­lli­na, aun­que no me lo creo. Pe­ro yo soy En­ric Mas. No soy Con­ta­dor»

Ha­bía subido a la Ga­lli­na un mon­tón de ve­ces. Co­mo buen an­do­rrano, el país don­de se es­ta­ble­ció el in­vierno pa­sa­do, co­no­cía to­dos los mon­tes de la eta­pa rei­na de la Vuel­ta co­mo si fue­sen las ca­rre­te­ras que ro­dean su Ar­tà na­tal, en Ma­llor­ca. Y, por si fue­ra po­co, En­ric Mas ha­bía vis­to es­tos úl­ti­mos días re­pe­ti­das, una, dos, tres y las oca­sio­nes que hi­cie­ra fal­ta, las imá­ge­nes de la vic­to­ria de Ale­jan­dro Val­ver­de en el 2012, la pri­me­ra vez que se subió a es­ta ci­ma. Sa­bía dón­de, có­mo y de qué ma­ne­ra te­nía que ata­car a quien pu­die­ra aguan­tar­le en la subida, en es­te ca­so Su­per­man López, pa­ra con­se­guir al­go más que un triun­fo, una vic­to­ria car­ga­da de un fu­tu­ro ma­ra­vi­llo­so, en una Vuel­ta don­de, hoy en Ma­drid, acom­pa­ña­rá a Si­mon Ya­tes en la se­gun­da pla­za del po­dio.

El vier­nes, en la Ra­bas­sa, per­dió la ter­ce­ra pla­za del ca­jón ma­dri­le­ño. Allí pe­có de con­ser­va­dor. Po­día ha­ber­se ido con Steven Kruijs­wijk. Pe­ro es­pe­ró de­ma­sia­do. Ya era tar­de. Pe­ro se acos­tó en su ho­tel de An­do­rra tran­qui­lo, po­nien­do en su or­de­na­dor el ví­deo de Youtu­be con el triun­fo de un Val­ver­de, que en­tró en cri­sis, que per­dió el po­dio, en una Vuel­ta don­de ha que­da­do en en­tre­di­cho la tác­ti­ca y las de­ci­sio­nes que su equi­po, el Mo­vis­tar, ha to­ma­do en ca­rre­ra.

MON­TA­ÑA RU­SA Sin em­bar­go, él sa­bía que la eta­pa, su eta­pa, era la que aca­ba­ba en la Ga­lli­na, la que re­co­rrió bue­na par­te de las ci­mas an­do­rra­nas, una jor­na­da de mon­ta­ña ru­sa, con las pis­to­las car­ga­das des­de el ki­ló­me­tro ce­ro. Él, co­mo ca­da día, co­rrió sin equi­po, por­que el Quick Step es­tá más pre­pa­ra­do pa­ra las clá­si­cas y pa­ra los es­prints que pa­ra las ron­das por eta­pas. Pe­ro sa­bía que, pe­se a sus 23 años, de­bía ser un pe­rro vie­jo. El que no se in­quie­tó cuan­do en Bei­xa­lis, el As­ta­na co­men­zó a

pre­pa­rar el ata­que de Su­per­man. Él a rue­da, que to­da­vía que­da­ban 38 ki­ló­me­tros pa­ra me­ta. Él pa­cien­te por­que sa­bía que sus pier­nas es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra triun­far, pa­ra des­pla­zar del po­dio a Kruijs­wijk y, aun­que le do­lie­ra en el al­ma, tam­bién a Val­ver­de.

EL TREN AVE DE LA GLO­RIA Y vio su ins­tan­te. Se subió al tren, al AVE que le con­du­cía ha­cia la es­ta­ción de la fa­ma. Ha­bía vuel­to a de­ma­rrar de nuevo a Su­per­man. Que­da­ban 20 ki­ló­me­tros y Ya­tes ya no es­pe­ró más, un buen ata­que era la me­jor de­fen­sa. Aho­ra o nun­ca. Mas se fue con Ya­tes. Mas cap­tu­ró a Su­per­man y Mas, con el tam­bién sen­sa­cio­nal es­ca­la­dor co­lom­biano (ter­ce­ro del Gi­ro y ter­ce­ro de la Vuel­ta y el año que vie­ne co­mo él al Tour), se fue­ron ha­cia la glo­ria; tan fuer­tes, que ni Ya­tes po­día se­guir­los

Jun­tos, pe­ro sin fiar­se del uno al otro, fue­ron Mas y Su­per­man. Ya­tes, dis­tan­cia­do, los mar­ca­ba des­de le­jos. «Las pier­nas ni las sen­tía», pe­ro el co­ra­zón le dic­ta­ba al co­rre­dor bri­tá­ni­co que no se pa­sa­se ni un pun­to, que re­gu­la­se, que da­ba igual el triun­fo de eta­pa, que es­te do­min­go se pro­cla­ma­rá ga­na­dor de la Vuel­ta; tres gran­des ron­das por eta­pas y tres bri­tá­ni­cos en lo más al­to. Lo nun­ca vis­to: Ch­ris Froo­me (Gi­ro), Ge­raint Tho­mas (Tour) y Ya­tes, la Vuel­ta.

EL DRA­MA DE VAL­VER­DE Por de­trás se pro­du­cía el dra­ma. Val­ver­de de­cía bas­ta, una cri­sis bes­tial y en su mon­ta­ña. Qué le­jos de la ale­gría con la que subió en el 2012. Has­ta la quin­ta pla­za de la ge­ne­ral ba­jó y con la preo­cu­pa­ción de sa­ber có­mo lle­ga­rá al Mun­dial de Inns­bruck. El Mo­vis­tar nun­ca tu­vo cla­ra su je­fa­tu­ra y él, po­co a po­co, se que­mó ha­cien­do a la vez de hom­bre li­bre que se reivin­di­ca­ba an­te Nai­ro Quin­ta­na, el su­pues­to lí­der, y sin ne­ce­si­dad de ello; gre­ga­rio en sus ra­tos li­bres y, por fin, con los ga­lo­nes que de­bió lle­var des­de el ini­cio. Y si así hu­bie­se si­do, es­ta Vuel­ta ha­bría te­ni­do otra lec­tu­ra pa­ra el Mo­vis­tar.

Mas, a lo su­yo. A vi­gi­lar a Su­per­man que no es­ta­ba tan fa­mi­lia­ri­za­do con la Ga­lli­na. En el mis­mo lu­gar en el que Val­ver­de ata­có a Pu­ri­to y a Con­ta­dor en el 2012, con Froo­me pi­sán­do­les los ta­lo­nes, pu­so la di­rec­ta. To­mó la úl­ti­ma cur­va co­mo un ve­te­rano, ta­pan­do a Su­per­man e im­pi­dién­do­le reac­cio­nar. Y le­van­tó los bra­zos. Y has­ta se reivin­di­có des­pués a pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas: «No me lo creo, aun­que sé que he he­cho al­go bo­ni­to pe­ro soy En­ric Mas. No soy Con­ta­dor».

En­ric Mas, por de­lan­te de ‘Su­per­man’, ce­le­bra su lle­ga­da a la me­ta.

AFP / AN­DER GUILLENEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.