«Sue­de fui­mos ba­su­ra du­ran­te mu­cho tiem­po»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Primera Fila Icult - Brett An­der­son JUAN MA­NUEL FREIRE

Hu­bo un tiem­po en que Brett An­der­son (Lind­field, Sus­sex, Inglaterra, 1967), el lí­der de esa ra­re­za ele­gan­te y glam de la ge­ne­ra­ción brit­pop lla­ma­da Sue­de, es­qui­vó el au­to­aná­li­sis de unas me­mo­rias co­mo ga­to pan­za arri­ba. «Du­ran­te años rehuí es­cri­bir na­da, y pre­fe­rí el ve­lo del si­len­cio y del mis­te­rio a la sen­sa­ción in­trín­se­ca de ex­hi­bi­cio­nis­mo que con­tie­ne to­do pro­ce­so se­me­jan­te», es­cri­be en el pró­lo­go de Ma­ña­nas ne­gras co­mo el

car­bón (Con­tra), una au­to­bio­gra­fía en­ca­ra­da con emo­ción y ener­gía, ve­ra­ci­dad y fran­que­za.

Es­te li­bro no es una his­to­ria de Sue­de; si aca­so, una prehis­to­ria (al pa­re­cer exis­te una gran po­si­bi­li­dad de se­cue­la). An­der­son es­cri­be a co­ncien­cia so­bre su in­fan­cia en una ca­sa de pro­tec­ción ofi­cial claus­tro­fó­bi­ca en Lind­field, un pue­blo a las afue­ras de la ciu­dad dor­mi­to­rio de Hay­wards Heath, en­tre Lon­dres y Brigh­ton. De­di­ca ca­si más lí­neas a su fa­mi­lia y, en par­ti­cu­lar, a su com­pli­ca­do pa­dre, que a sí mis­mo, y has­ta el ca­pí­tu­lo sie­te no usa el tér­mino Sue­de. Es un có­mo em­pe­zó to­do, o un de dón­de vie­ne to­do, in­te­rrum­pi­do «cuan­do to­dos éra­mos to­da­vía unos ilu­sos y unos in­ge­nuos».

— ¿Por qué ne­ce­si­ta­ba es­cri­bir es­te li­bro aho­ra?

— Du­ran­te mu­cho tiem­po me ha­bía re­sis­ti­do a la idea. Al prin­ci­pio, tam­po­co es que sal­ta­ra de ca­be­za al te­ma. Las pa­la­bras no sa­lie­ron a cho­rro du­ran­te se­sio­nes ca­tár­ti­cas de es­cri­tu­ra. Pri­me­ro es­cri­bí un po­co, lo de­jé re­po­sar, le di al­gu­nas vuel­tas... Y vi que po­día ser un pro­ce­so in­tere­san­te. Me di­je, ‘¿por qué no aho­ra?’.

— Cuan­do le en­tre­vis­té en el 2013, du­ran­te la gi­ra de Bloods­ports, me ase­gu­ró que ha­cer dis­cos en so­li­ta­rio le ayu­dó a co­no­cer­se me­jor. ¿Di­ría que esos ál­bu­mes alla­na­ron el ca­mino ha­cia la au­to­bio­gra­fía? — To­do en reali­dad ha alla­na­do el ca­mino, por­que to­da la vi­da es un pro­ce­so de aprendizaje. So­lo po­dría ha­ber es­cri­to el li­bro en es­te mo­men­to. Me ha­cía fal­ta te­ner la ha­bi­li­dad pa­ra ha­blar so­bre las co­sas de for­ma in­tere­san­te. Y so­bre to­do, te­ner la pers­pec­ti­va ne­ce­sa­ria. Aho­ra ya pue­do es­cri­bir so­bre mí con la dis­tan­cia ade­cua­da. Mien­tras lo ha­cía ca­si te­nía la sen­sa­ción de es­tar ha­blan­do de otra per­so­na.

— Más que una his­to­ria de Sue­de, se­ría una prehis­to­ria, pe­ro a lo lar­go del ca­mino se­ña­la có­mo se ori­gi­na­ron al­gu­nas can­cio­nes fa­mo­sas. ¿Lle­gó a en­ten­der me­jor los orí­ge­nes de sus pro­pios te­mas mien­tras es­cri­bía? — Tam­po­co de­ma­sia­do. Es­cri­bir­lo me ayu­dó a po­ner or­den a las co­sas. La sor­pre­sa fue, qui­zá, en­ten­der que

The next li­fe iba so­bre mi ma­dre, San­dra [fa­lle­ci­da de cán­cer cuan­do An­der­son te­nía 21 años], aun­que en su mo­men­to la com­pu­sie­ra co­mo una re­fle­xión más abs­trac­ta so­bre la pér­di­da.

— Es­te li­bro es so­bre sus pa­dres, en esen­cia.

— La idea ori­gi­nal era es­cri­bir al­go so­bre mi pa­dre. Es un hom­bre muy com­ple­jo y ca­paz de re­sul­tar ado­ra­ble en un mo­men­to y des­agra­da­ble al si­guien­te. Real­men­te so­fis­ti­ca­do. En ca­sa so­lo po­nía clá­si­ca, ra­zón por la que yo de­tes­té esa mú­si­ca sien­do ado­les­cen­te (ri­sas).

— Sin em­bar­go, Wag­ner y Liszt pa­re­cen im­preg­na­dos en el ADN de Sue­de.

— De for­ma su­til esa mú­si­ca, es cier­to, siem­pre ha es­ta­do ahí. En par­ti­cu­lar en nues­tros co­mien­zos, cuan­do éra­mos más som­bríos y dra­má­ti­cos.

— Su her­ma­na ma­yor le abrió un nuevo mun­do mu­si­cal. O va­rios.

—Yo me ha­bía he­cho fa­ná­ti­co del punk, por­que aque­llo era el po­lo opues­to de la clá­si­ca de mi pa­dre. Mi her­ma­na Blan­di­ne me in­tro­du­jo en el pop y el rock an­te­rio­res al punk. Re­cor­de­mos que por en­ton­ces, en los 80, no ha­bía re­vis­tas re­vi­sio­nis­tas co­mo Mo­jo. La gen­te bá­si­ca­men­te se ha­bía ol­vi­da­do de los 60 y los 70 y vi­vía pen­dien­te de la ac­tua­li­dad. No mi her­ma­na, que me en­se­ñó mu­cho.

«Mi pa­dre en ca­sa so­lo po­nía clá­si­ca, ra­zón por la que de­tes­té ese ti­po de mú­si­ca sien­do ado­les­cen­te»

«Me pa­re­ce la­men­ta­ble usar unas me­mo­rias pa­ra ra­jar so­bre la gen­te. Yo que­ría es­cri­bir con to­do el ca­ri­ño»

«To­dos edi­ta­mos nues­tra vi­da, de­ci­di­mos qué es lo que que­re­mos que los de­más se­pan de no­so­tros»

— Es us­ted ge­ne­ro­so con to­do el mun­do. En el li­bro no tie­ne pro­ble­mas

en se­ña­lar que el ta­len­to de Ber­nard Butler [gui­ta­rris­ta de Sue­de en­tre 1989 y 1994] le lle­vó a que­rer ser me­jor ar­tis­ta, aun­que aho­ra no sean los me­jo­res ami­gos. — Me pa­re­ce bas­tan­te la­men­ta­ble usar unas me­mo­rias pa­ra ra­jar so­bre la gen­te. Cuan­do cho­can los egos jó­ve­nes, se pro­du­cen ex­plo­sio­nes. Eso es to­do. Yo que­ría es­cri­bir so­bre la gen­te con ca­ri­ño, con to­do el ca­ri­ño po­si­ble. Lo otro es un mo­do ba­ra­to de cap­tu­rar la aten­ción del lec­tor.

— Tam­bién hay mu­cha hu­mil­dad en su for­ma de ha­blar so­bre los pri­me­ros Sue­de. — Fui­mos muy ma­los du­ran­te mu­cho tiem­po. Si la gen­te creía que éra­mos ba­su­ra, era por un mo­ti­vo. Pe­ro esa es la reali­dad ini­cial de cual­quier ban­da. La gen­te so­lo ve el éxi­to, no la lu­cha an­te­rior. Y esa lu­cha te de­fi­ne, crea el gru­po que aca­bas te­nien­do.

— En el li­bro re­vi­si­ta mu­chos epi­so­dios do­lo­ro­sos, co­mo la muer­te de su ma­dre o su rup­tu­ra con Jus­ti­ne Frisch­mann [fu­tu­ra lí­der de Elas­ti­ca]. ¿En al­gún mo­men­to de la es­cri­tu­ra pen­só ‘Dios, el si­len­cio y el mis­te­rio eran me­jo­res’? —Sí, cla­ro. De to­dos mo­dos, con una au­to­bio­gra­fía tú mar­cas la lí­nea que pre­fie­res no cru­zar. A mí nun­ca me ha gus­ta­do ha­blar de mi vi­da pri­va­da en la pren­sa. Unas me­mo­rias son dis­tin­tas; es mi his­to­ria, o la par­te de la his­to­ria que yo quie­ro con­tar. To­dos ha­ce­mos lo mis­mo ca­da día, edi­ta­mos nues­tra vi­da, de­ci­di­mos qué es lo que que­re­mos que los de­más se­pan so­bre no­so­tros.

— ¿Que­ría que esa his­to­ria fue­ra uni­ver­sal? Bas­tan­tes re­se­ñas del li­bro des­ta­can sus va­lo­res li­te­ra­rios y apun­tan que pue­de ser dis­fru­ta­do por los que no son fans. — Era la in­ten­ción. No que­ría tra­ba­jar so­lo pa­ra los fans. La pa­la­bra Sue­de no sa­le has­ta el ca­pí­tu­lo sie­te. Es to­tal­men­te in­ten­cio­na­do.

— ¿Có­mo se sien­te aho­ra, una vez que ha re­vi­vi­do to­dos esos sen­ti­mien­tos y pues­to or­den a las co­sas? — Me sien­to bien. Me da­ba mie­do po­der arre­pen­tir­me. Pe­ro ha si­do al re­vés, me sien­to or­gu­llo­so, la ver­dad.

— No sé si la es­cri­tu­ra del li­bro ha afec­ta­do mu­cho al nuevo dis­co de Sue­de. ¿Cuán­to se pa­re­cen Ma­ña­nas ne­gras co­mo el car­bón y el ya in­mi­nen­te The blue hour [a la ven­ta el vier­nes, día 21]?

— Es­cri­bí y com­pu­se en fran­jas tem­po­ra­les bas­tan­te su­per­pues­tas. De mo­do que sí, tie­nen mu­cho en co­mún. La can­ción The in­vi­si­bles, por ejem­plo, se ins­pi­ra en los epi­so­dios cen­tra­les, en ese jo­ven per­di­do en­tre la in­fan­cia y la vi­da adul­ta, a la ca­za de al­go a lo que no sa­be po­ner nom­bre.

Brett An­der­son, lí­der de Sue­de, pu­bli­ca ‘Ma­ña­nas ne­gras co­mo el car­bón’, su au­to­bio­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.