Ma­lu­ma triun­fa en BCN pe­se a las crí­ti­cas de ma­chis­mo

El pú­bli­co que lle­nó ano­che el Sant Jor­di era abru­ma­do­ra­men­te fe­me­nino

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - JUAN MA­NUEL FREIRE

Ma­yo­ría abru­ma­do­ra­men­te fe­me­ni­na, la no­che de ayer, en­tre el pú­bli­co de Ma­lu­ma en el Sant Jor­di, a pe­sar de las po­lé­mi­cas por le­tras e ima­gi­ne­ría pro­mo­cio­nal con­si­de­ra­das ma­chis­tas. En­tra­das pre­vi­si­ble­men­te ago­ta­das, con­fir­ma­ción del em­pu­je po­pu­lar de Juan Luis Lon­do­ño, re­gue­to­ne­ro pop (o ar­tis­ta de pop ur­bano en su au­to­de­fi­ni­ción) que ha sa­bi­do en­con­trar un equi­li­brio atrac­ti­vo en­tre la lu­ju­ria y el ro­man­ti­cis­mo, el pe­rreo y el li­ris­mo.

El dúo Natalia & Esther (a los pla­tos la pri­me­ra, la se­gun­da vio­lín en ris­tre) ca­len­tó pre­via­men­te el am­bien­te con rit­mos la­ti­nos, al­go de pop épi­co y EDM, to­do ello ador­na­do por apun­tes de cuer­da en vi­vo. Preám­bu­lo de pu­ño en al­to, pe­ro que no lo­gró des­pe­gar al pú­bli­co de sus bu­ta­cas (tam­bién en pis­ta las ha­bía: pla­tea y gra­da su­mes­cal, ex­tra­ña dis­po­si­ción pa­ra un con­cier­to re­gue­tón).

Aca­ba­da es­ta se­sión di­rec­to y des­pués de 38 mi­nu­tos de hi­lo mu­si­cal, o lo que es lo mis­mo, de re­tra­so, lle­gó el mo­men­to. El lo­go de Ma­lu­ma (una gran M, es­ti­lo Mo­town, do­ra­da y co­ro­na­da) to­mó las pan­ta­llas y su ban­da se si­tuó en el es­ce­na­rio al son de na­da me­nos que They don’t ca­re about us de Michael Jack­son. Si­guió un ví­deo so­bre la fa­ma, pri­me­ro de va­rios: su úl­ti­mo dis­co se lla­ma F.A.M.E. y es­tos frag­men­tos au­dio­vi­sua­les apun­ta­lan el mar­co con­cep­tual de la gi­ra de pre­sen­ta­ción.

En­tre los pe­li­gros de la fa­ma es­tá que te sal­gan de­trac­to­res. Y el primer te­ma de la no­che, 23, pa­re­ció cargado de dar­dos a dos de ellos, J Bal­vin y Nicky Jam (Si con 23 el cu­lo les par­tí, no los de­ja­ré dor­mir). Me­nos ten­so se mos­tró en Co­ra­zón, en la que sa­cu­diço ca­de­ras ro­dea­do de ocho bai­la­ri­nas. Unos scrat­ches dig­nos de Mix Mas­ter Mi­ke in­tro­du­je­ron el éxi­to Ven­te pa’ ca, dan­ce-pop que no cues­ta ima­gi­nar can­ta­do en in­glés por Ky­lie.

Si­guie­ron éxi­tos com­par­ti­dos, Clan­des­tino (ori­gi­nal con Sha­ki­ra, sus­ti­tui­da por una ins­pi­ra­da co­ris­ta) y Me lla­mas (de Pi­so 21, con él co­mo in­vi­ta­do en un re­mix), an­tes del mo­men­to de­li­ca­do de Ma­la mía, sen­ci­llo cu­ya por­ta­da y vi­deo­clip cau­sa­ron pol­va­re­da en las re­des. No im­por­ta lo que di­gas / en el fon­do me quie­ren / y por eso me in­vi­tan, can­tó el ído­lo des- preo­cu­pa­do, an­te más (bue­nas) pa­sio­nes que opo­si­cio­nes.

Am­bien­ta­ción yacht rock pa­ra anun­ciar que es­ta no­che (en reali­dad son to­das) Ma­lu­ma quie­re su­bir a una chi­ca al es­ce­na­rio pa­ra el pró­xi­mo te­ma. Las vo­lun­ta­rias fue­ron mul­ti­tud, pe­ro el ído­lo so­lo bus­ca­ba a Lo­re­na, una jo­ven con sín­dro­me de Down. Le can­tó una en­tre­ga­da El per­de­dor, pri­me­ro de pie, lue­go sen­ta­do en su re­ga­zo, fi­nal­men­te de ro­di­llas, mos­tran­do do­tes de as­tu­to cor­te­ja­dor. Y pa­ra ter­mi­nar de ale­grar la no­che a su in­vi­ta­da, le re­ga­ló las ga­fas.

Las vo­lun­ta­rias pa­ra sa­lir al es­ce­na­rio fue­ron mul­ti­tud pe­ro el can­tan­te bus­có a una jo­ven con sín­dro­me de Down

SA­CAN­DO LOS TAN­QUES Ce­rró el in­ter­lu­dio ba­la­dís­ti­co con Ma­ri­ne­ro y, tras otro ví­deo con­cep­tual, sa­có su ar­ti­lle­ría más pe­sa­da: la sal­se­ra El prés­ta­mo; el me­ga­éxi­to Bo­rro cas­set­te otro hit (Chan­ta­je, si­nuo­so y mag­né­ti­co) com­par­ti­do ori­gi­nal­men­te con Sha­ki­ra... Lás­ti­ma que Ma­lu­ma tien­da a alar­gar de­ma­sia­do las can­cio­nes, o a ha­blar bas­tan­te en­tre ellas, rom­pien­do un po­co el rit­mo de lo que po­dría (de­be­ría) ser una fies­ta sin res­pi­ro.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, a Ma­lu­ma to­da­vía le fal­ta­ban se­rios car­tu­chos por que­mar en el es­ce­na­rio, en­tre ellos Fe­li­ces los 4 y esa oda a la po­li­ga­mia lla­ma­da Cua­tro babys, la que pro­cla­ma: es­toy enamo­ra­do de cua­tro babys [sic] / siem­pre me dan lo que quie­ro / chin­gan cuan­do yo les di­go / nin­gu­na me po­ne pe­ro.

ADRIA­NA DO­MÍN­GUEZ

Ma­lu­ma, en un mo­men­to del con­cier­to que ofre­ció ayer en el Pa­lau Sant Jor­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.