«Te­mo por la vi­da de mi hi­ja»

Ve­ró­ni­ca ase­gu­ra que se sien­te «mo­rir» ca­da vez que de­be de­jar a su ni­ña con su ex­pa­re­ja, con­de­na­da por vio­len­cia ma­chis­ta El agre­sor lle­va una pul­se­ra que con­tro­la sus pa­sos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Domingo - J. G. AL­BA­LAT

Vi­ve en una ur­ba­ni­za­ción con vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad. El mie­do con­ti­núa me­ti­do en su cuer­po. Des­de ha­ce unas dos se­ma­nas lle­va siem­pre en­ci­ma un te­lé­fono con GPS. La po­li­cía la tie­ne lo­ca­li­za­da en to­do mo­men­to, pe­ro lo que es más im­por­tan­te: a tra­vés de una pul­se­ra te­le­má­ti­ca los agen­tes con­tro­lan los pa­sos de su ex­pa­re­ja, con­de­na­do a dos años y nue­ve me­ses de pri­sión por mal­tra­to ha­bi­tual. Por aho­ra, él no ha pi­sa­do la cár­cel. A pe­sar de la pe­na im­pues­ta, una jue­za le sus­pen­dió el in­gre­so a cam­bio de par­ti­ci­par en un cur­so con­tra la vio­len­cia so­bre la mu­jer. Es­te au­to ha si­do anu­la­do y Ve­ró­ni­ca, la víc­ti­ma, no sa­be qué pa­sa­rá al fi­nal. Te­me por su in­te­gri­dad, pe­ro, so­bre to­do, por su hi­ja, a la que tie­ne la obli­ga­ción de en­tre­gar al pa­dre da­do el ré­gi­men de vi­si­tas fi­ja­do. «Mue­ro ca­da día que en­tre­go a mi hi­ja a la per­so­na que me mal­tra­tó du­ran­te años», ex­pli­ca.

Ve­ró­ni­ca es in­ge­nie­ra in­dus­trial. Co­no­ció en el gim­na­sio al que fue su pa­re­ja du­ran­te tres años y me­dio y pa­dre de su se­gun­da hi­ja. Aca­ba­ba de se­pa­rar­se de su pri­mer ma­ri­do. «Me en­ga­tu­só y se apro­ve­chó de mi vul­ne­ra­bi­li­dad», re­la­ta. Al po­co tiem­po de con­vi­ven­cia, el que era su amor sa­có su la­do ocul­to. Co­men­zó a con­tro­lar­la, a apar­tar­la de sus ami­gas («me de­cía que eran unas pu­tas») y vi­gi­la­ba su for­ma de ves­tir («re­pe­tía que iba pro­vo­ca­ti­va y me obli­ga­ba a ir re­ca­ta­da, con pan­ta­lo­nes y sin blu­sas con es­co­te»). No so­por­ta­ba que na­die la mi­ra­ra o un des­co­no­ci­do ha­bla­ra con ella. Ce­los en­fer­mi­zos.

De re­pen­te, apa­re­ció la vio­len­cia: «Cuan­do se en­fa­da­ba, da­ba golpes en las puer­tas y en los arun ma­rios». El mal­tra­to psi­co­ló­gi­co se hi­zo des­pia­da­do: «Me me­nos­pre­cia­ba y me de­ni­gra­ba de­lan­te de su fa­mi­lia». Has­ta que lle­gó la pri­me­ra vez, esa que, se­gún es­ta víc­ti­ma, «nun­ca se ol­vi­da, se te que­da gra­ba­da». Es­ta­ba em­ba­ra­za­da de tres me­ses. Su pa­re­ja le lan­zó un si­llón de mim­bre. Le im­pac­tó en el bra­zo. «Me en­ce­rré en el co­che», re­cuer­da. Ve­ró­ni­ca acu­dió al hos­pi­tal, pe­ro min­tió y ex­pli­có que se ha­bía caí­do. «Yo no que­ría de­nun­ciar, es­ta­ba ab­du­ci­da por él. Al día si­guien­te le per­do­né», ad­mi­te. «Él me de­cía que si le de­ja­ba se sui­ci­da­ría. Yo, idio­ta mí, le creí. Una vez, se cor­tó una mano con va­so», afir­ma. Los em­pu­jo­nes y za­ran­deos no ce­sa­ron. «Has­ta el día en que na­ció mi hi­ja fue ho­rri­ble. Yo que­ría ha­cer­me una li­ga­du­ra de trom­pas y, cuan­do se en­te­ró, em­pe­zó a in­sul­tar­me en el mis­mo pa­ri­to­rio. A pe­sar de que fir­mé el pa­pel de con­sen­ti­mien­to, le su­pli­qué al doc­tor que no me lo hi­cie­ra», re­cuer­da.

Ver­güen­za

El agre­sor tam­po­co so­por­ta­ba que se reunie­ra con su ex­ma­ri­do, con el que fun­dó una em­pre­sa con­jun­ta. «Tu­ve que mal­ven­der las ac­cio­nes y aca­bé tra­ba­jan­do en ca­sa», sub­ra­ya. Su pa­re­ja ya la te­nía con­tro­la­da y do­mi­na­da, has­ta tal pun­to que le ha­cía de se­cre­ta­ria pa­re re­co­ger los en­car­gos de su tra­ba­jo. Así, una in­ge­nie­ra aca­bó sien­do la te­le­fo­nis­ta de su agre­sor. «Me da­ba ver­güen­za re­co­no­cer a mi fa­mi­lia y amis­ta­des que me pe­ga­ba la per­so­na que me te­nía que que­rer», in­sis­te.

La vio­len­cia ver­bal era con­ti­nua. Pe­ro en abril del 2014, tras años de in­sul­tos, ame­na­zas y me­nos­pre­cios, di­jo bas­ta ya. No po­día más. «Es­ta­ba mi hi­ja en­fer­ma y yo ago­ta­da. Le di­je a mi pa­re­ja si po­día ayu­dar­me a re­co­ger la co­ci­na y se pu­so co­mo un ener­gú­meno. Co­gió una ca­ña de

ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar cuan­do ellas mis­mas mi­ni­mi­zan por mie­do. Y es pre­ci­so que los hom­bres con­de­na­dos sean obli­ga­dos a re­ci­bir te­ra­pia in­me­dia­ta pa­ra que es­ta cons­ti­tu­ya un cau­ce pa­ra de­tec­tar si el ries­go de la víc­ti­ma pue­de ir a más.

Re­sul­ta­do ne­fas­to

bam­bú y me gol­peó por to­do el cuer­po. Le di­je: ‘Se aca­bó, ve­te de ca­sa. Da­me las lla­ves, si no lla­mo a la po­li­cía’. Me ti­ró al sue­lo e in­ten­tó es­tran­gu­lar­me. Su mi­ra­da era te­rro­rí­fi­ca. Pen­sé que me ma­ta­ba, pe­ro en­con­tré la ca­ña de bam­bú e in­ten­té de­fen­der­me. Le di a su co­che nue­vo y se le­van­tó. Al fi­nal yo me re­fu­gié en la vi­vien­da y él hu­yó», re­me­mo­ra.

Con­tra­de­nun­cia

«To­da­vía me re­sis­tía a de­nun­ciar, pe­ro al fi­nal lo hi­ce. Sin em­bar­go, la pe­sa­di­lla si­guió en otros ni­ve­les. La jue­za no me cre­yó a pe­sar de mis he­ri­das. Mi pa­re­ja uti­li­zó la es­tra­te­gia de la con­tra­de­nun­cia y aca­ba­mos los dos impu­tados y con una or­den de ale­ja­mien­to mu­tua. Pe­ro esa mis­ma tar­de, tu­ve que en­tre­gar a mi be­bé al pa­dre por las me­di­das

La jue­za no la cre­yó pe­se a sus he­ri­das y no im­pi­dió la re­la­ción pa­ter­no­fi­lial

cau­te­la­res es­ta­ble­ci­das por la jue­za. Fue ho­rro­ro­so. Era co­mo un cas­ti­go. No pa­ré de llo­rar».

A los dos días, la abue­la pa­ter­na le en­vió un men­sa­je co­mu­ni­cán­do­le que la pe­que­ña es­ta­ba in­gre­sa­da en un hos­pi­tal. «No po­día ir por­que es­ta­ba el pa­dre y te­nía­mos una or­den de ale­ja­mien­to mu­tua. Su­pli­qué a la jue­za ver a mi ni­ña y es­ta anu­ló la me­di­da. Lo peor fue que esas dos se­ma­nas las pa­sé en una ha­bi­ta­ción de hos­pi­tal jun­to a mi mal­tra­ta­dor», se­ña­la Ve­ró­ni­ca. Cuan­do la pe­que­ña me­jo­ró, se vol­vió a ac­ti­var el ale­ja­mien­to.

En abril del 2017 se ce­le­bró el jui­cio y des­pués se dic­tó la sen­ten­cia con­de­na­to­ria con­tra la pa­re­ja de Ve­ró­ni­ca. En ella se re­co­gen las agre­sio­nes que su­frió y los in­sul­tos y ame­na­zas que re­ci­bió. «Eres una des­gra­cia­da», «tú vas a ame­na­zar­me a mí, te co­jo y te ma­to», «sin mí vas a ser una muer­ta de ham­bre», en­tre otros im­pro­pe­rios.

su nom­bre. Es­to lo re­cuer­do, so­bre to­do, pa­ra quie­nes acu­san a las mu­je­res de men­tir y de que su pa­la­bra pro­vo­ca de in­me­dia­to que me­tan a un hom­bre en la cár­cel. So­lo hay que ver có­mo ellos que­dan li­bres pa­ra ter­mi­nar ase­si­nan­do, y ellas aca­ban ba­jo tie­rra, cuan­do no son sus hi­jos e hi­jas.

En nues­tro te­rreno pri­va­do, con­vie­ne una or­den de ale­ja­mien­to a cual­quier ma­ni­fes­ta­ción de ma­chis­mo y con­de­nar­la. Las nue­vas me­di­das del Go­bierno son, al me­nos, un cau­ce de es­pe­ran­za, aun­que so­lo la edu­ca­ción fe­mi­nis­ta pue­de re­sol­ver es­te asun­to a me­dio-lar­go pla­zo. La pe­na es que no he­mos po­di­do ha­cer na­da por las mu­je­res, ni­ñas y ni­ños que ya no vi­ven por­que un mal­tra­ta­dor así lo qui­so, por­que es­cu­char or­den de ale­ja­mien­to, pa­ra él, fue­ron pa­la­bras va­cías.

JO­SÉ LUIS RO­CA

El GPS en­se­ña el dis­po­si­ti­vo que siem­pre lle­va en­ci­ma pa­ra aler­tar si su agre­sor se acer­ca a ella

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.