In­quie­tud an­te la ley

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Domingo -

Con­te­ner la res­pi­ra­ción cuan­do se es­cu­chan unos pa­sos. Mi­rar ha­cia atrás cuan­do abre la puer­ta de ca­sa. El do­lor de es­cu­char en la ra­dio una nue­va mu­jer ase­si­na­da y pre­gun­tar­te, na­da más le­van­tar­te, si hoy tu mal­tra­ta­dor se­gui­rá cum­plien­do la or­den de ale­ja­mien­to o si ven­drá a por ti.

Así vi­ven las mu­je­res que han de­nun­cia­do ma­los tra­tos, que han pe­di­do am­pa­ro al sis­te­ma y que, con suer­te, lo­gran una or­den de ale­ja­mien­to de su agre­sor. Vi­ven con in­quie­tud por­que sa­ben que es­tán ex­pues­tas, co­mo otras ase­si­na­das. No hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, pe­ro cuan­do no ve­mos que han ase­si­na­do a una mu­jer mien­tras quie­bran la or­den, ve­mos que la quie­bran pa­ra in­ti­mi­dar o pa­ra aco­sar. Al­gu­nas ni lo con­si­guen, por­que la va­lo­ra­ción del ries­go pue­de mi­ni­mi­zar el mal­tra­to, a pe­sar de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo dic­tó es­te ve­rano que el mal­tra­to sin le­sio­nes de­be con­lle­var la or­den de ale­ja­mien­to.

Pe­ro, ¿por qué al­gu­nos mal­tra­ta­do­res ig­no­ran es­ta or­den? Por­que sa­ben que, has­ta aho­ra, pue­den. Es­tas ór­de­nes han si­do y son una me­di­da di­sua­so­ria, una ad­ver­ten­cia de la jus­ti­cia, un to­que. Pe­ro, a la ho­ra de la ver­dad, si el agre­sor es­tá dis­pues­to a ma­tar ha­rá lo que sea por con­se­guir­lo, aún más cuan­do sa­be que no es­tá vi­gi­la­do, que na­die le pa­ra los pies. Tras cum­plir su me­ta, las mu­je­res ase­si­na­das y la fra­se de «te­nía or­den de ale­ja­mien­to» apa­re­cen en los ti­tu­la­res sin re­me­dio. Nos pre­gun­ta­mos los por­qués y la úni­ca res­pues­ta es que no he­mos si­do ca­pa­ces de pro­te­ger­las. Es ne­ce­sa­rio creer lo que cuen­tan, es Lue­go es­tá el te­ma de las pul­se­ras que, has­ta aho­ra, die­ron un re­sul­ta­do ne­fas­to, con aler­tas in­ne­ce­sa­rias que an­gus­tian a las víc­ti­mas. O, in­clu­so, con mal­tra­ta­do­res que han sa­bi­do usar­las pa­ra crear más in­quie­tud y mie­do co­mo ven­gan­za. Po­co se ha­bla de que mien­tras mu­chos agre­so­res han vi­vi­do con to­tal li­ber­tad, otras mu­je­res se han vis­to obli­ga­das a re­du­cir su vi­da a cua­tro pa­re­des en una ca­sa de aco­gi­da, en otra pro­vin­cia o cam­bian­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.