‘Stop’ a la vio­len­cia ma­chis­ta

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Nin­gún hom­bre con pul­se­ras de con­trol ha ma­ta­do a una mu­jer. Por el con­tra­rio, son de­ce­nas los que bur­lan las ór­de­nes de ale­ja­mien­to. Las úl­ti­mas cin­co mu­je­res ase­si­na­das y la ma­dre de las dos ni­ñas apu­ña­la­das por su pa­dre en sep­tiem­bre ha­bían in­ter­pues­to de­nun­cias con­tra sus agre­so­res. El Es­ta­do no su­po pro­te­ger­las. Aho­ra, ellas han su­ma­do sus nom­bres a la in­so­por­ta­ble lis­ta de las víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta. Aho­ra, más mu­je­res te­men de­nun­ciar a sus agre­so­res.

Edu­ca­ción, más re­cur­sos pa­ra co­mi­sa­rías y juz­ga­dos, pe­ro, so­bre to­do, más pro­tec­ción. Es­tas son las prin­ci­pa­les lí­neas en las que tra­ba­ja el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez pa­ra com­ba­tir la vio­len­cia ma­chis­ta. Co­mo prio­ri­dad ab­so­lu­ta, evi­tar más muer­tes. An­te la in­efi­ca­cia de las ór­de­nes de ale­ja­mien­to, la pul­se­ra se im­po­ne. Los errores en los sis­te­mas de aler­ta son la prin­ci­pal cau­sa de que ha­ya si­do un re­cur­so in­fra­uti­li­za­do. So­lo hay ac­ti­vos 1.108 bra­za­le­tes de los 3.000 dis­po­ni­bles. Aho­ra, me­jo­ra­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te, es prio­ri­ta­rio que los jueces ac­ce­dan a su co­lo­ca­ción.

Pre­ci­sa­men­te, en juz­ga­dos y co­mi­sa­rías es don­de hay más re­co­rri­do pa­ra me­jo­rar. No pue­de se­guir ocu­rrien­do que na­die com­prue­be los re­la­tos de las mu­je­res víc­ti­mas. La po­li­cía no ci­ta a los agre­so­res y los jueces se ven for­za­dos a de­ci­dir en juz­ga­dos sa­tu­ra­dos y con fal­ta de me­dios. Se pre­vé in­cluir en el cues­tio­na­rio que re­lle­nan las víc­ti­mas en las co­mi­sa­rías más pre­gun­tas que ayu­den a va­lo­rar el ries­go. Pe­ro re­sul­ta im­pres­cin­di­ble ma­yor pre­pa­ra­ción de los agen­tes de po­li­cía y que, tan­to en co­mi­sa­rías co­mo en juz­ga­dos, ha­ya pro­fe­sio­na­les que den apo­yo psi­co­ló­gi­co in­me­dia­to a las víc­ti­mas. Ur­ge con­tar con más uni­da­des fo­ren­ses (mé­di­cos, psi­có­lo­gos y tra­ba­ja­do­res so­cia­les) que ayu­den a de­ter­mi­nar los ries­gos. El Go­bierno es­tá re­suel­to a im­pul­sar­las y a re­cla­mar­las a las au­to­no­mías con com­pe­ten­cias.

Pe­ro na­da de es­to es su­fi­cien­te si no se com­ba­te la ba­se del ice­berg: la fuer­te de­pen­den­cia que mu­chas mu­je­res sien­ten ha­cia su agre­sor y, en mu­chos ca­sos, la po­ca con­cien­cia de que son mal­tra­ta­das. El alar­man­te da­to del CIS del año 2015 en el que el 33% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les con­si­de­ra­ban acep­ta­ble la de­no­mi­na­da vio­len­cia de con­trol da la jus­ta me­di­da de to­do el ca­mino que que­da por re­co­rrer. La es­pi­ral de la do­mi­na­ción y el mie­do de­be rom­per­se de­fi­ni­ti­va­men­te.

Na­da es su­fi­cien­te si no se com­ba­te la fuer­te de­pen­den­cia que mu­chas mu­je­res sien­ten ha­cia su agre­sor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.