El me­sías Puig­de­mont

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EN­RIC Her­nàn­dez @En­ri­c_Her­nan­dez

Uno tras otro, los cas­ti­llos que Car­les Puig­de­mont le­van­ta en el ai­re aca­ban vi­nién­do­se aba­jo. Pro­me­tió un «re­fe­rén­dum vin­cu­lan­te» or­ga­ni­za­do por la Ge­ne­ra­li­tat y aca­bó en­do­san­do el mon­ta­je de otro 9-N tes­ti­mo­nial a la ma­sa in­de­pen­den­tis­ta, que fue la que al ca­bo se lle­vó los po­rra­zos po­li­cia­les. Pre­su­mió de es­truc­tu­ras de es­ta­do y de re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les pa­ra aca­bar asu­mien­do que no te­nía ni las unas, ni los otros. Fan­ta­seó con una ofer­ta de me­dia­ción eu­ro­pea que ja­más ha­bía exis­ti­do. Pi­dió el vo­to con el com­pro­mi­so de aban­do­nar su au­to­exi­lio y sigue afin­ca­do en una man­sión de Wa­ter­loo. Y per­ge­ñó un fan­tas­ma­gó­ri­co Con­sell de la Re­pú­bli­ca con se­de en Bru­se­las, del que si­guen sin lle­gar no­ti­cias.

Sin exi­mir al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, que en vez de ges­tio­nar po­lí­ti­ca­men­te el con­flic­to ca­ta­lán op­tó

La cla­ve

por ju­di­cia­li­zar­lo y ex­plo­tar­lo elec­to­ral­men­te, los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de los actuales ma­les de Ca­ta­lun­ya son Ar­tur Mas y Puig­de­mont, su su­ce­sor. El pri­me­ro, por plan­tear por in­tere­ses es­pu­rios un pul­so con el Es­ta­do a sa­bien­das de que no po­día ga­nar­lo, y de que la fac­tu­ra la pa­ga­rían to­dos los ca­ta­la­nes. El se­gun­do, por em­pren­der la hui­da ha­cia ade­lan­te del 1-O, en la que no se de­tu­vo has­ta lle­gar a Bél­gi­ca.

Na­die me­jor que quien as­pi­ra a fun­dar un es­ta­do pro­pio de­be sa­ber de qué ins­tru­men­tos coer­ci­ti­vos dis­po­ne un Es­ta­do que se sien­te agre­di­do. Mas ha pa­ga­do los errores con su de­rro­ca­mien­to, la in­ha­bi­li­ta­ción ju­di­cial y su pro­pio pa­tri­mo­nio. Puig­de­mont, con un lar­go ex­tra­ña­mien­to. Pe­ro, mien­tras el pri­me­ro se ha re­ti­ra­do de la es­ce­na po­lí­ti­ca, el se­gun­do pre­ten­de se­guir re­gen­tan­do el país a dis­tan­cia, me­dian­te su vi­ca­rio Quim To­rra y otros adic­tos si­tua­dos en pues­tos cla­ve.

Con las grandes em­pre­sas en fu­ga, la so­cie­dad ca­ta­la­na frac­tu­ra­da y el blo­que re­pu­bli­cano res­que­bra­ja­do, se­ría ho­ra de que los in­de­pen­den­tis­tas sen­sa­tos, que a buen se­gu­ro son la ma­yo­ría, se pre­gun­ta­ran si en ver­dad Puig­de­mont es el me­sías que les es­tá con­du­cien­do a la Tie­rra Pro­me­ti­da o si con des­leal­tad y pa­tra­ñas los ha aban­do­na­do a su suer­te en un pá­ra­mo sin sa­li­da. A ellos y a to­dos los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.