Valls y la cir­cu­la­ción de las éli­tes

El ex­pri­mer mi­nis­tro fran­cés re­pre­sen­ta a esa mi­no­ría con vi­sión glo­bal y vo­lun­tad de con­ci­liar in­tere­ses

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - AS­TRID Ba­rrio

La de­ci­sión de Ma­nuel Valls –ex­pri­mer mi­nis­tro fran­cés, ex­mi­nis­tro del In­te­rior, exal­cal­de de Evry y aho­ra tam­bién exdiputado a la Asam­blea Na­cio­nal y ex­con­ce­jal de la mis­ma ciu­dad– de ser can­di­da­to a la al­cal­día de Bar­ce­lo­na, su ciu­dad de na­ci­mien­to, ha sus­ci­ta­do dos ti­pos de reac­cio­nes, unas muy crí­ti­cas y otras muy en­tu­sias­tas.

Los crí­ti­cos, am­pa­rán­do­se en el de­cli­ve de su pro­ta­go­nis­mo en Fran­cia, han cen­su­ra­do su de­ci­sión ta­chán­do­la de opor­tu­nis­ta. Efec­ti­va­men­te, per­dió las pri­ma­rias so­cia­lis­tas y no lo­gró ser can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pe­ro an­tes ha­bía os­ten­ta­do las más al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en el país ve­cino, por lo que con­si­de­rar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en Fran­cia un fra­ca­so es fal­tar a la ver­dad.

Se le re­pro­cha tam­bién que a ocho me­ses de las elec­cio­nes ca­re­ce de pro­yec­to pa­ra Bar­ce­lo­na y, vin­cu­la­do a ello, se le ha afea­do su con­di­ción, has­ta aho­ra, de no re­si­den­te en la ciu­dad, de lo que se de­ri­va­ría un es­ca­so co­no­ci­mien­to de la reali­dad bar­ce­lo­ne­sa. Tras es­ta crí­ti­ca sub­ya­ce la fal­sa asun­ción de que el he­cho de vi­vir en un mu­ni­ci­pio apor­ta co­no­ci­mien­to acer­ca de sus pro­ble­mas que se de­be ad­qui­rir por ós­mo­sis. Pe­ro lo re­se­ña­ble de es­ta crí­ti­ca es que en el fon­do re­en­vía a la es­pi­no­sa cues­tión acer­ca de quién es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos: si en vir­tud del prin­ci­pio de re­pre­sen­ta­ción cual­quier per­so­na que no es­té pri­va­da del de­re­cho de su­fra­gio pa­si­vo, con in­de­pen­den­cia de sus co­no­ci­mien­tos o ca­pa­ci­ta­cio­nes, o si so­lo aque­llos con co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos y al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos, lo que re­du­ce mu­cho las op­cio­nes dis­po­ni­bles. En es­te ca­so, se des­vir­túa el men­cio­na­do prin­ci­pio de re­pre­sen­ta­ción y es sus­ti­tui­do por el prin­ci­pio ca­pa­ci­ta­rio, en cu­yo ca­so Valls, y en con­tra de las crí­ti­cas a las que se le so­me­te, es­ta­ría si­tua­do en muy bue­na po­si­ción res­pec­to a otros can­di­da­tos por su ex­pe­rien­cia pre­via acu­mu­la­da, in­clui­da la de al­cal­de. EN UN SEN­TI­DO

opues­to ra­di­cal­men­te, los en­tu­sias­tas sos­tie­nen pre­ci­sa­men­te que el he­cho de que una per­so­na con la tra­yec­to­ria de Valls de­ci­da con­cu­rrir a la al­cal­día de Bar­ce­lo­na es una bue­na no­ti­cia. Ar­gu­men­tan que es una opor­tu­ni­dad pa­ra que la ciu­dad dis­pon­ga de un ges­tor sol­ven­te, de un buen co­no­ce­dor de los pro­ble­mas glo­ba­les y de un li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­do, que ayu­de, se­gún su opi­nión, a vol­ver a si­tuar a Bar­ce­lo­na en el ma­pa mun­dial. En ese sen­ti­do, su re­co­rri­do pre­vio, más que co­mo un hán­di­cap es vis­to co­mo una for­ta­le­za de la que no pue­den ha­cer ga­la to­dos los can­di­da­tos.

El otro gran ar­gu­men­to que se ha es­gri­mi­do en fa­vor de Valls por par­te de sec­to­res can­sa­dos de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca a la que ha con­du­ci­do el ‘pro­cés’ es que su irrup­ción pue­de con­tri­buir a des­pro­ce­sar las elec­cio­nes lo­ca­les y a si­tuar la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal en torno a sus pro­ble­mas par­ti­cu­la­res.

Pe­ro más allá de la di­ná­mi­ca lo­cal, no se pue­de per­der de vis­ta que las elec­cio­nes van a te­ner lu­gar el mis­mo día que las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo, en las que se van a en­fren­tar las grandes op­cio­nes po­lí­ti­cas de nues­tro tiem­po: los de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia li­be­ral y los que, con prác­ti­cas ili­be­ra­les, po­pu­lis­tas de dis­tin­to signo, la ame­na­zan. Y no ha­bién­do­se apro­ba­do aún la po­si­bi­li­dad de ela­bo­rar lis­tas trans­na­cio­na­les ca­ra a las elec­cio­nes del 2019 –idea im­pul­sa­da por Em­ma­nuel Ma­cron, que no ha pros­pe­ra­do por la opo­si­ción del PPE–, el es­pa­cio de com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca con un de­mos (co­mu­ni­dad de elec­to­res) más eu­ro­pei­za­do no es el eu­ro­peo sino el mu­ni­ci­pal, ya que es allí don­de los eu­ro­peos go­zan de de­re­cho de su­fra­gio ac­ti­vo y pa­si­vo. Por ello, la ini­cia­ti­va de Valls no tie­ne na­da de anor­mal. Lo que ha­ce sin­gu­lar su can­di­da­tu­ra es que, por su ba­ga­je, cons­ti­tu­ye un pri­mer y for­mi­da­ble ejem­plo, con per­mi­so de Vil­fre­do Pa­re­to, de cir­cu­la­ción de las éli­tes a ni­vel eu­ro­peo que pue­de ser­vir de pre­ce­den­te.

La cons­truc­ción de Eu­ro­pa co­mo un es­pa­cio po­lí­ti­co no so­lo pue­de ba­sar­se en la exis­ten­cia de unas ins­ti­tu­cio­nes y po­lí­ti­cas co­mu­nes, en la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes si­mul­tá­neas al Par­la­men­to Eu­ro­peo y en la re­ci­pro­ci­dad en el ejer­ci­cio de los de­re­chos de su­fra­gio a ni­vel lo­cal. Pa­sa tam­bién por­que, al igual que hay li­bre cir­cu­la­ción de ciu­da­da­nos, ha­ya li­bre cir­cu­la­ción de éli­tes po­lí­ti­cas y que es­tas pue­dan con­cu­rrir en los di­fe­ren­tes ni­ve­les de Go­bierno en Eu­ro­pa.

Valls no es el can­di­da­to de las éli­tes, es éli­te, esa mi­no­ría con vi­sión glo­bal, res­pon­sa­ble, con vo­lun­tad de con­ci­liar in­tere­ses y acos­tum­bra­da a to­mar de­ci­sio­nes y a asu­mir los cos­tes. Ese seg­men­to de la so­cie­dad tan in­jus­to y de­ma­gó­gi­ca­men­te de­nos­ta­do en tiem­pos del po­pu­lis­mo, pe­ro tan ne­ce­sa­rio, que en vez de me­nos­pre­ciar ha­bría que em­pe­zar a reivin­di­car.

Su pa­so ade­lan­te ha sus­ci­ta­do dos ti­pos de reac­cio­nes: muy crí­ti­cas o muy en­tu­sias­tas

MA­RÍA TITOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.