Los mo­ros son us­te­des

El con­cep­to que Vox tie­ne del ser es­pa­ñol co­mo una ema­na­ción pri­mi­ge­nia obra de Dios es equi­vo­ca­do

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - NAJAT El Hach­mi

Se­ño­res de Vox, les voy a dar una ma­la no­ti­cia. Sé que es­tán us­te­des eu­fó­ri­cos des­pués de ha­ber reuni­do a to­dos esos mi­les de per­so­nas en Vis­ta­le­gre, sé que son una fuer­za nue­va que di­ce las co­sas sin ta­pu­jos y se plan­tan sin com­ple­jos an­te to­do es­te bue­nis­mo y la de­bi­li­dad de una cla­se po­lí­ti­ca que es­tá de­jan­do que Es­pa­ña se hun­da. Los veo muy ani­ma­dos con la im­por­ta­ción de es­ló­ga­nes ame­ri­ca­nos y con un dis­cur­so cla­ro, trans­pa­ren­te, sin do­ble len­gua­je ni tan­ta ton­te­ría de co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Con es­ta ale­gría que es­tán vi­vien­do aho­ra la­men­to te­ner que ser yo la que les agüe la fies­ta, pe­ro no me que­da otra que de­cir­les la ver­dad: us­te­des, se­ño­res, no son es­pa­ño­les de pu­ra san­gre, us­te­des lle­van san­gre con­ta­mi­na­da de ese «otro» que creen ajeno, ex­tran­je­ro, del to­do ampu­tado de su pro­pia iden­ti­dad y su pa­sa­do. O di­cho de otro mo­do, el con­cep­to que tie­nen del ser es­pa­ñol co­mo una ema­na­ción pri­mi­ge­nia obra de Dios es un con­cep­to equi­vo­ca­do.

Les va a do­ler sa­ber­lo, pe­ro mu­cho me te­mo que los his­to­ria­do­res lo han de­mos­tra­do: se­ño­res de Vox, us­te­des son tam­bién un po­co mo­ros, un po­co ju­díos, in­clu­so un po­co ca­ta­la­nes, quién sa­be si un po­co ne­gros, un po­co in­dios. ¿Sa­ben por qué? Pues por­que es­ta fron­te­ra que us­te­des di­bu­jan tan ní­ti­da en­tre los unos y los otros es una sim­ple y pu­ra ar­bi­tra­rie­dad, un in­ven­to, por­que uno no pue­de sen­tir­se su­pe­rior si no es en re­la­ción a otro que con­si­de­ra in­fe­rior. Y, por cier­to, que a es­to que ha­cen de sa­car la ban­de­ra, de enal­te­cer to­do lo que con­si­de­ran pro­pia­men­te es­pa­ñol, se le lla­ma na­cio­na­lis­mo.

EL SE­ÑOR

San­tia­go Abas­cal, lí­der de su for­ma­ción, di­jo en su dis­cur­so que son eu­ro­peís­tas por­que los es­pa­ño­les «sal­va­mos a Eu­ro­pa del avan­ce is­lá­mi­co en sie­te si­glos de re­con­quis­ta». ¿No les pa­re­ce una de­fen­sa un po­co len­ta? ¿No les cos­tó a us­te­des de­ma­sia­do tiem­po qui­tar­se de en­ci­ma a los in­va­so­res? Tar­dar ca­si ocho si­glos no es pre­ci­sa­men­te pa­ra po­ner­se una me­da­lla, ¿ver­dad? Es­to se ex­pli­ca por­que, en reali­dad, la­men­to ser yo quien les ten­ga que de­cir que, an­tes de la lle­ga­da de los mu­sul­ma­nes a la Pe­nín­su­la, Es­pa­ña no exis­tía: la en­ti­dad po­lí­ti­ca que hoy co­no­ce­mos y que con­for­ma es­te gran y no­ble te­rri­to­rio que us­te­des quie­ren de­fen­der no na­ció has­ta mu­cho más tar­de. Lo que en­ton­ces ha­bía era un reino vi­si­go­do, don­de los no­bles se pe­lea­ban en­tre ellos, un si­tio don­de cam­pa­ban el des­or­den y el ham­bre. Por eso la con­quis­ta por par­te del pio­ne­ro Ta­riq y su je­fe Mus­sa no se en­con­tró con re­sis­ten­cia al­gu­na y la pe­ne­tra­ción fue re­la­ti­va­men­te fá­cil. Pien­sen que no lle­ga­ron más que 20.000 hom­bres so­bre una po­bla­ción de 20 mi­llo­nes. Los tex­tos ana­li­za­dos por ex­per­tos his­to­ria­do­res de­mues­tran que bue­na par­te de la po­bla­ción pe­nin­su­lar se con­vir­tió vo­lun­ta­ria­men­te al is­lam.

Ma­ti­ces apar­te, lo cier­to es que no fue­ron los «es­pa­ño­les» de en­ton­ces quie­nes fre­na­ron a los mu­sul­ma­nes, sino los fran­cos en Poi­tiers. Sin fran­cos a lo me­jor sí que Eu­ro­pa se­ría hoy mu­sul­ma­na, pe­ro es­to es una me­ra con­je­tu­ra anacró­ni­ca, his­to­ria-fic­ción pa­ra pa­sar el ra­to. Lo que en cam­bio sí es tan­gi­ble, evi­den­te, es el le­ga­do de la pre­sen­cia de los se­gui­do­res de Maho­ma du­ran­te to­dos esos años en los que «ellos» es­tu­vie­ron en­tre «no­so­tros».

Les voy a con­tar la ver­dad que no quie­ren ver, se­ño­res de Vox, el «no­so­tros» de aho­ra, los es­pa­ño­les que creen pu­ra ema­na­ción del to­rren­te au­tóc­tono, en reali­dad, es un «no­so­tros» con­ta­mi­na­do de mu­chos ele­men­tos que us­te­des creen aje­nos. Uno no se que­da ocho si­glos en un si­tio sin de­jar ras­tro, sin sem­brar la pro­pia si­mien­te en la tie­rra que pi­sa. Ya co­no­cen el di­cho: «El ro­ce ha­ce el ca­ri­ño» y, cla­ro, con el ca­ri­ño, es inevi­ta­ble la mez­cla, la amal­ga­ma que da fru­tos hí­bri­dos de im­po­si­ble cla­si­fi­ca­ción.

SÉ QUE A

us­te­des es­ta idea de mes­ti­za­je les in­co­mo­da, que no re­co­no­ce­rán nun­ca que es­te pa­sa­do mo­ro for­ma par­te de su ADN, pe­ro ha­gan una prue­ba: mí­ren­se al es­pe­jo. Esa tez oli­vá­cea, ese pe­lo cas­ta­ño os­cu­ro, ¿no les pa­re­cen sos­pe­cho­sos? Pa­séen­se un día de es­tos por cual­quier ciu­dad nor­te­afri­ca­na y dí­gan­me si sus ha­bi­tan­tes no po­drían ser sus pri­mos her­ma­nos. ¿Us­te­des a quién se pa­re­cen más? ¿A un ma­rro­quí o a un no­rue­go? Esas me­le­nas en­sor­ti­ja­das, esos ojos co­lor al­ga­rro­ba, ¿no son los mis­mos que en­con­tra­mos en la ori­lla sur? Ya sé que us­te­des tie­nen vo­ca­ción de ex­tre­ma de­re­cha eu­ro­pea, esen­cia­lis­ta y su­pre­ma­cis­ta, pe­ro si se mi­ran en el es­pe­jo ve­rán que an­dan un po­co cor­tos de ojos azu­les y me­le­nas ru­bias, que su piel aguan­ta mu­cho me­jor el sol que sus ho­mó­lo­gos del nor­te.

No, us­te­des no son pu­ros y lle­van en la san­gre y en la cul­tu­ra y en la len­gua ese ex­tran­je­ro que pin­tan co­mo el de­mo­nio. Re­vi­sen su idio­ma, el es­pa­ñol, cla­ro, y en él van a en­con­trar un 8% de lé­xi­co de ori­gen ára­be. Re­co­rran su gran país de pun­ta a pun­ta y ve­rán que es­tá lleno de to­pó­ni­mos de los an­te­pa­sa­dos que us­te­des pre­sen­tan co­mo vi­si­tan­tes tem­po­ra­les, ca­si un ac­ci­den­te en la in­ma­cu­la­da his­to­ria de la Es­pa­ña Vi­va [sic].

Ha­gan una sim­ple prue­ba: mí­ren­se al es­pe­jo; esa tez oli­vá­cea, ese pe­lo cas­ta­ño os­cu­ro, ¿no les pa­re­cen sos­pe­cho­sos?

LEO­NARD BEARD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.