El 1-O el Es­ta­do de­ci­dió rom­per Es­pa­ña

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la se ca­rac­te­ri­za, apar­te de por una ne­fas­ta ges­tión, por la to­tal ca­ren­cia de au­to­crí­ti­ca, que es la me­jor manera de en­quis­tar los pro­ble­mas y no de re­sol­ver­los, al con­tra­rio de lo que pa­sa en las em­pre­sas, don­de si no lo re­vi­sas to­do, es­tás con­de­na­do.

Di­go to­do es­to por­que el pa­sa­do día 2 de oc­tu­bre, to­dos los po­lí­ti­cos y me­dia­nos es­pa­ño­les, es­tos que ase­gu­ran no ser na­cio­na­lis­tas, la­men­ta­ron la con­me­mo­ra­ción del 1-O en Ca­ta­lun­ya , ol­vi­dan­do que to­das las de­ci­sio­nes que to­ma­mos y, por su­pues­to, la po­lí­ti­ca no pue­de ser me­nos, tie­nen con­se­cuen­cias. Ya no re­cuer­dan que el ‘pro­cés’ lo em­pe­za­ron el Par­ti­do Po­pu­lar y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con la re­co­gi­da de fir­mas y la sen­ten­cia con­tra el Es­ta­tut, cuan­do ya lo ha­bían vo­ta­do los ca­ta­la­nes, me­nos­pre­cian­do la so­be­ra­nía po­pu­lar ca­ta­la­na y des­tru­yen­do el sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal de apro­bar es­ta­tu­tos.

El 1-O vi­nie­ron a cas­ti­gar­nos por el he­cho de que­rer vo­tar, a pe­sar de que es pre­ci­sa­men­te vo­tan­do co­mo se re­suel­ven los con­flic­tos en de­mo­cra­cia, y lo hi­cie­ron pe­gan­do a nues­tras ma­dres y abue­las. ¿De ver­dad es­pe­ra­ban que les pu­sié­ra­mos una al­fom­bra ro­ja o lo hu­bié­ra­mos ol­vi­da­do? El 1-O el Es­ta­do de­ci­dió rom­per Es­pa­ña, echan­do a Ca­ta­lun­ya. Lo de­ci­dió a so­las y no du­dó en ha­cer­lo de manera cla­ra y con­tun­den­te an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión de to­do el mun­do. Y el 3-O lo ra­ti­fi­có el Je­fe del Es­ta­do. ¿De qué se la­men­tan aho­ra? Pue­do acep­tar que Ca­ta­lun­ya les mo­les­te o que nos quie­ran echar por ha­blar dos len­guas, pe­ro no pue­do acep­tar que ti­ren la pie­dra y es­con­dan la mano. El cul­pa­ble de que Ca­ta­lun­ya es­té co­mo es­tá es el Es­ta­do y su po­lí­ti­ca cla­ra con­tra to­do lo que es ca­ta­lán. Por eso, aho­ra, los ca­ta­la­nes te­ne­mos que de­ci­dir si que­re­mos que­dar­nos en un lu­gar don­de no nos quie­ren y en el que ya nos han di­cho que nos tra­ta­rán co­mo a súb­di­tos de ter­ce­ra, o si que­re­mos ser ciu­da­da­nos li­bres en una re­pú­bli­ca nue­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.