Esperpento y de­li­rio de los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Los ca­ta­la­nes es­ta­mos en gue­rra, se­gún el ‘pre­si­dent’ de la Ge­ne­ra­li­tat. Nues­tro enemi­go es el Es­ta­do es­pa­ñol, a es­te en­gen­dro le de­be­mos to­das nues­tras des­gra­cias, so­mos el pue­blo ca­ta­lán: un pue­blo lim­pio de de­fec­tos y co­rrup­cio­nes que ati­zan a otras so­cie­da­des, so­bre to­do a la es­pa­ño­la. De­be­mos ha­cer caer el Es­ta­do es­pa­ñol, ya que de su caí­da sur­gi­rá una Ca­ta­lun­ya triun­fan­te lle­na de re­cur­sos eco­nó­mi­cos que las fuen­tes fi­nan­cie­ras ex­ter­nas nos da­rán a ma­nos lle­nas. Sol­ven­ta­re­mos la emi­gra­ción des­con­tro­la­da en la lar­ga fron­te­ra con Es­pa­ña co­lo­can­do a un mos­so d’es­qua­dra ca­da 10 o 15 me­tros con bue­nos ele­men­tos di­sua­si­vos. La elec­tri­ci­dad y el gas los fa­bri­ca­re­mos no­so­tros mis­mos si nos fa­lla el su­mi­nis­tro del Es­ta­do es­pa­ñol. To­tal, da­re­mos ór­de­nes de de­te­ner y me­ter en la cár­cel cual­quier atis­bo con­tra nues­tros sa­gra­dos sím­bo­los, in­clu­so los la­zos ama­ri­llos. So­mos el pue­blo es­co­gi­do por el des­tino pa­ra re­gir, no ya en Ca­ta­lun­ya sino en Va­len­cia, en Ba­lea­res y en el sur de Fran­cia. La ra­zo­nes pa­ra de­nos­tar a Es­pa­ña que in­ven­tan ilu­mi­na­dos gu­rús del na­cio­na­lis­mo be­li­ge­ran­te es in­fi­ni­ta: se­rán de man­te­qui­lla los puen­tes de las au­to­pis­tas del Es­ta­do de Ca­ta­lun­ya.

No sé a dón­de va­mos, pe­ro el esperpento y el de­li­rio se apo­de­ran, no de par­te de la ciu­da­da­nía, sino de los su­pues­tos y bien for­ma­dos di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas a ni­vel au­to­nó­mi­co. Exis­te un ries­go de que nos cai­ga­mos al abis­mo de pro­por­cio­nes ci­cló­peas, mien­tras una gran ma­yo­ría del pue­blo ca­ta­lán no quie­re ver, oír ni es­cu­char otras pa­la­bras que no sean el via­je que nos han pro­me­ti­do al pa­raí­so.

Pa­ra suer­te de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, tie­nen un im­pa­ra­ble alia­do en la ruin i mez­qui­na po­lí­ti­ca en­tre los su­pues­tos par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que ri­gen el Es­ta­do. Su de­bi­li­dad es en­dé­mi­ca de aho­ra y a lo lar­go de la his­to­ria. La rui­na de Es­pa­ña, si acon­te­ce, se­rá tam­bién la de Ca­ta­lun­ya.

To­rra y Ara­go­nès se sa­lu­dan, el pa­sa­do mar­tes, al fi­nal del pleno del Par­la­ment.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.