Soy in­de­pen­den­tis­ta y de­fien­do la con­vi­ven­cia

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Con­vi­ven­cia es una pa­la­bra muy nom­bra­da úl­ti­ma­men­te en los di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción y di­vul­ga­da co­mo un he­cho inexis­ten­te en la so­cie­dad ca­ta­la­na. No obs­tan­te, ven­go a des­men­tir es­te he­cho que, no so­lo ha es­ta­do sien­do re­pe­ti­do por los mis­mos me­dios sino tam­bién por los res­pec­ti­vos di­ri­gen­tes de los di­fe­ren­tes par­ti­dos. Aun­que es in­ne­ga­ble que exis­ten ca­sos de dispu­ta en­tre los ca­ta­la­nes na­cio­na­lis­tas y no na­cio­na­lis­tas, se tra­ta de ca­sos muy ais­la­dos.

Me gus­ta­ría ex­pre­sar mi ex­pe­rien­cia. Ten­go 17 años y re­si­do en Ca­ta­lun­ya des­de que na­cí; mis ideas po­lí­ti­cas son muy cla­ras: de­fien­do una hi­po­té­ti­ca lle­ga­da a un es­ta­do ca­ta­lán in­de­pen­dien­te y, aun­que mu­chas de mis amis­ta­des son cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y co­no­ce­do­ras de es­te he­cho, nun­ca he­mos te­ni­do nin­gún ti­po de dis­cu­sión al res­pec­to. Al con­tra­rio, siem­pre he­mos apro­ve­cha­do pa­ra rea­li­zar de­ba­tes, con tal de in­ter­cam­biar nues­tras ideas po­lí­ti­cas, siem­pre des­de el res­pe­to y la con­cor­dia. Por úl­ti­mo, vea­mos cuál es el cau­san­te de los ín­fi­mos en­fren­ta­mien­tos en­tre de­fen­so­res de dis­tin­tas ideo­lo­gías. Pa­ra ha­cer­lo, de­be­mos de­fi­nir el tér­mino del ra­di­ca­lis­mo o la ac­ción ex­tre­ma de los ciu­da­da­nos se­gui­do­res de la in­tran­si­gen­cia po­lí­ti­ca. Co­mo en to­das las ideo­lo­gías, del sim­ple sur­gi­mien­to de las mis­mas en su es­ta­do más li­be­ral sur­ge una ver­sión más ra­di­cal de es­tas. Por tan­to, di­chos en­fren­ta­mien­tos sur­gi­rían de la ra­di­ca­li­za­ción su­fri­da por un pe­que­ño por­cen­ta­je de la po­bla­ción se­gui­do­ra de am­bas ideo­lo­gías, y no de to­dos los se­gui­do­res de unas u otras, tal y co­mo se ha da­do a en­ten­der du­ran­te mu­cho tiem­po por par­te de di­fe­ren­tes di­vul­ga­do­res.

En Ca­ta­lun­ya re­si­de una in­gen­te can­ti­dad de po­bla­ción que, al igual que yo, pien­sa que la em­pa­tía y el res­pe­to mu­tuo de­be­rían ser cla­ve ac­tual­men­te, con el sim­ple ob­je­ti­vo de no lle­gar a ac­tuar co­mo los ciu­da­da­nos más ra­di­ca­les que, de­bo re­mar­car, no nos re­pre­sen­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.