El ‘efec­to Ka­va­naugh’ sa­cu­de las elec­cio­nes

Trump aren­ga a sus ba­ses pa­ra fre­nar a los de­mó­cra­tas La con­fir­ma­ción del juez del Su­pre­mo mar­ca las le­gis­la­ti­vas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - IDO­YA NOAIN

En po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se tres se­ma­nas son una eter­ni­dad, más en los vo­lá­ti­les e im­pre­de­ci­bles tiem­pos de Do­nald Trump. Pe­ro a esa dis­tan­cia de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 6 de no­viem­bre, en las que se re­nue­va la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y un ter­cio del Se­na­do ade­más de a 36 go­ber­na­do­res, la tor­men­to­sa y tras­cen­den­tal con­fir­ma­ción del juez Brett Ka­va­naugh pa­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha pren­di­do fue­go a la cam­pa­ña. Los re­pu­bli­ca­nos la han trans­for­ma­do en una au­tén­ti­ca gue­rra tri­bal y se es­fuer­zan por man­te­ner­la vi­va has­ta la ci­ta con las ur­nas. Esa ci­ta se plan­tea­ba des­de ha­ce tiem­po co­mo un re­fe­rén­dum so­bre la pre­si­den­cia de Trump, un fac­tor que ha in­yec­ta­do grandes do­sis de ener­gía en­tre los vo­tan­tes pro­gre­sis­tas y ha­cía an­ti­ci­par una ola azul, con los de­mó­cra­tas lis­tos pa­ra re­cu­pe­rar al me­nos la Cá­ma­ra Ba­ja. La ra­bia y la in­dig­na­ción cre­cie­ron con la con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh pe­se a las acu­sa­cio­nes en su con­tra de abu­so se­xual, el ta­lan­te que mos­tró en su tes­ti­mo­nio, la in­su­fi­cien­te in­ves­ti­ga­ción del FBI y el des­pre­cio y has­ta la mo­fa de Trump ha­cia Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, la mu­jer que acu­só a Ka­va­naugh.

En unos co­mi­cios en los que la par­ti­ci­pa­ción es la cla­ve y en los que his­tó­ri­ca­men­te el par­ti­do en el po­der es cas­ti­ga­do, no obs­tan­te, el pre­si­den­te y los re­pu­bli­ca­nos han en­con­tra­do en la re­sis­ten­cia de­mó­cra­ta a la con­fir­ma­ción del juez un ca­mino. Y lo con­fir­man los son­deos, que apun­tan a un acer­ca­mien­to en los ni­ve­les de en­tu­sias­mo de vo­tan­tes de los dos par­ti­dos.

Trump y los su­yos aren­gan a sus ba­ses in­cen­dia­ria­men­te y con len­gua­je apo­ca­líp­ti­co so­bre qué re­pre­sen­ta­ría la re­con­quis­ta de una o las dos cá­ma­ras por los de­mó­cra­tas, re­tra­ta­dos co­mo «ra­di­ca­les», «ex­tre­ma iz­quier­da», «lo­cos» o, en pa­la­bras del pro­pio Trump, «gen­te ma­la» que abri­ría un pro­ce­so de im­peach­ment al juez Ka­va­naugh y al pre­si­den­te. Pe­ro ade­más agi­tan los fan­tas­mas de gue­rras cul­tu­ra­les, mu­chas de las cua­les aca­ban li­brán­do­se en el Su­pre­mo, sa­bien­do que eso mo­vi­li­za a al­gu­nos de los con­ser­va­do­res que has­ta aho­ra han si­do es­cép­ti­cos con Trump.

UNI­DOS CO­MO NUN­CA Co­mo le ex­pli­ca­ba a The New York Ti­mes el ul­tra­de­re­chis­ta Ste­ve Ban­non, «es­to ha uni­do al apa­ra­to del par­ti­do y a la ex­tre­ma de­re­cha por pri­me­ra vez en años», ce­rran­do la bre­cha que abrió ha­ce una dé­ca­da la irrup­ción del Tea Party. Y tam­bién Mitch McCon­nell, lí­der de la ma­yo­ría con­ser­va­do­ra en el Se­na­do y ce­re­bro y eje­cu­tor de las es­tra­ta­ge­mas po­lí­ti­cas que han per­mi­ti­do a Trump in­cli­nar a la de­re­cha y por dé­ca­das el Al­to Tri­bu­nal, apun­tó a esa reali­dad. «No hay na­da que uni­fi­que más a los re­pu­bli­ca­nos de to­dos los co­lo­res que una ba­ta­lla por el Su­pre­mo», ha di­cho. «Es­tú­pi­da­men­te los de­mó­cra­tas nos han da­do el me­jor te­ma que po­dían de ca­ra a las elec­cio­nes».

El de­ba­te so­bre Ka­va­naugh se ha na­cio­na­li­za­do, aun­que hay más rui­do so­bre el pro­ce­so de con­fir­ma­ción que con­ver­sa­ción so­bre pro­ble­má­ti­cas pos­tu­ras de un juez con una vi­sión ex­pan­si­va del po­der eje­cu­ti­vo (que po­dría blin­dar a Trump en la in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te) y re­duc­ti­va de de­re­chos ci­vi­les y avan­ces so­cia­les. Y sal­pi­ca ca­si to­das las ca­rre­ras, in­clu­yen­do las más dis­cu­ti­das pa­ra el Se­na­do en es­ta­dos de fuer­te pe­so del vo­to ru­ral co­mo Da­ko­ta del Nor­te, Mi­su­ri o Mon­ta­na, don­de los

La ci­ta elec­to­ral sir­ve pa­ra re­no­var la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y un ter­cio del Se­na­do

Ka­va­naugh ju­ra co­mo juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo an­te su fa­mi­lia y el pre­si­den­te Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.