Ba­vie­ra se pre­pa­ra pa­ra de­jar atrás la he­ge­mo­nía de la CDU

Los so­cios de Mer­kel per­de­rán su his­tó­ri­ca ma­yo­ría ab­so­lu­ta, se­gún los son­deos La ul­tra­de­re­cha sa­ca ta­ja­da de una cam­pa­ña cen­tra­da en la in­mi­gra­ción

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - CAR­LES PLA­NAS BOU BER­LÍN

Ba­vie­ra es pro­ba­ble­men­te el bas­tión más sin­gu­lar de los con­ser­va­do­res ale­ma­nes. El se­gun­do es­ta­do más ri­co de Ale­ma­nia es tam­bién el que tie­ne una iden­ti­dad na­cio­na­lis­ta más mar­ca­da. Así, se en­tien­de la exis­ten­cia de la Unión So­cial­cris­tia­na de Ba­vie­ra (CSU), un par­ti­do re­gio­nal que des­de 1962 tan so­lo ha per­di­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en una oca­sión. Sin em­bar­go, to­do apun­ta a que esa in­dis­cu­ti­ble ma­yo­ría se des­mo­ro­na­rá hoy, día en que se celebran unas elec­cio­nes que es­tán mar­can­do el pul­so del país.

El ba­ta­ca­zo pa­ra los con­ser­va­do­res es­tá ase­gu­ra­do. Se­gún apun­tan to­do los son­deos, la CSU pa­sa­rá del 47,7% de los vo­tos ob­te­ni­do en el 2013 a al­re­de­dor del 35%, una caí­da que no im­pe­di­rá que si­ga sien­do el par­ti­do más vo­ta­do pe­ro que lo for­za­rá a ne­go­ciar pa­ra en­con­trar un so­cio de coa­li­ción de go­bierno.

Fun­da­da tras la se­gun­da gue­rra mun­dial por una amal­ga­ma de co­rrien­tes de­re­chis­tas que aglu­ti­nó a an­ti­guos na­zis, la CSU se­lló su alian­za fe­de­ral con la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU), que con­cu­rría en el res­to del te­rri­to­rio sin me­ter­se en Ba­vie­ra. Ese pac­to vi­ve sus mo­men­tos más crí­ti­cos de­bi­do a la irrup­ción de la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti-

va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), que apun­ta a en­tre el 10%-14% de los vo­tos.

Los co­mi­cios en los län­der ale­ma­nes sue­len con­tar con fac­to­res re­gio­na­les di­fí­cil­men­te ex­tra­po­la­bles a

es­ca­la fe­de­ral. No obs­tan­te, y co­mo avi­só, pa­ra el pri­mer mi­nis­tro bá­va­ro Mar­kus Sö­der, es­tos van a ser «una ad­ver­ten­cia pa­ra Ber­lín». En un es­ta­do con re­la­ti­va­men­te po­cos pro­ble­mas

co­mo Ba­vie­ra —con los sa­la­rios más al­tos y la ta­sa de des­em­pleo más ba­ja del país—, la cam­pa­ña ha es­ta­do mar­ca­da por la crí­ti­ca a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la can­ci­lle­ra An­ge­la Mer­kel, otro lo­gro ul­tra­de­re­chis­ta. Las elec­cio­nes fe­de­ra­les del año pa­sa­do fue­ron la pri­me­ra aler­ta. El vo­to pa­ra la CSU en Ba­vie­ra ca­yó el 10,5% res­pec­to al 2013, al­go que ca­pi­ta­li­zó AfD cre­cien­do 8,1 pun­tos. Sö­der no du­dó en mi­me­ti­zar el dis­cur­so de la for­ma­ción xe­nó­fo­ba pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar el vo­to fu­ga­do e im­pul­só una cam­pa­ña en la que ha apro­ba­do la ley po­li­cial más du­ra de Ale­ma­nia y se ha ser­vi­do del po­pu­lis­mo na­cio­nal-ca­tó­li­co pa­ra vol­ver a co­lo­car cru­ces cris­tia­nas en los edi­fi­cios pú­bli­cos.

La es­tra­te­gia ha si­do un fra­ca­so. El vo­tan­te más an­ti­in­mi­gra­ción in­dig­na­do con Mer­kel apun­ta a la ul­tra­de­re­cha co­mo vo­to de cas­ti­go a la CSU. «Vo­ta­rán an­tes al ori­gi­nal, AfD, que a la co­pia», ex­pli­ca Ste­fan Wurs­ter, pro­fe­sor de aná­li­sis po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Apli­ca­das de Mú­nich. Así, del 47% de los bá­va­ros que es­tán con­ten­tos con la la­bor del Go­bierno, el 14% no vo­ta­rá a la CSU.

VO­TO DE CAS­TI­GO Por otro la­do, ese gi­ro a la de­re­cha ha de­ja­do un va­cío en el cen­tro po­lí­ti­co del que la CSU se nu­tría. Pa­ra par­te del elec­to­ra­do con­ser­va­dor más mo­de­ra­do el vi­ra­je na­cio­na­lis­ta de Sö­der es inacep­ta­ble y, así, se es­pe­ra que co­mo cas­ti­go aban­do­ne el bar­co ha­cia las po­si­cio­nes cen­tris­tas de Los Ver­des, el par­ti­do re­gio­nal Vo­tan­tes Li­bres o los li­be­ra­les. Es­tos tres par­ti­dos apun­tan al 18%, 11% y 6% de los vo­tos res­pec­ti­va­men­te. Los so­cial­de­mó­cra­tas (SPD), con un pro­nós­ti­co del 10% de las pa­pe­le­tas, se pre­pa­ran tam­bién pa­ra un fuer­te re­tro­ce­so. «La CSU ya do­mi­na­ba ese de­ba­te iden­ti­ta­rio pe­ro, erró­nea­men­te, gi­ró su dis­cur­so de­ma­sia­do a la de­re­cha, de­jan­do huér­fa­nos al sec­tor con­ser­va­dor cris­tiano que tie­ne co­mo lí­mi­te mo­ral la asi­mi­la­ción con AfD», se­ña­la Fran­co De­lle Don­ne, con­sul­tor en co­mu­ni­ca­ción.

Con una san­gría de vo­tos en am­bos flan­cos, los con­ser­va­do­res bá­va­ros te­men aho­ra los que po­drían ser sus peo­res re­sul­ta­dos des­de 1950. Un cis­ma que, se­gún ar­gu­men­ta Wurs­ter, for­za­rá a la CSU a mo­de­rar el tono de su dis­cur­so pa­ra lle­gar a un pac­to de coa­li­ción pe­ro que no evi­ta­rá que crez­can las ten­sio­nes den­tro del par­ti­do y que es­tas afec­ten a la es­ta­bi­li­dad de Ber­lín.

AP / MAR­KUS SCHREI­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.