Odio li­bre de impuestos

Ser fa­cha es­tá de mo­da. No re­pre­sen­ta un in­sul­to, aho­ra es un pro­gra­ma elec­to­ral Nor­ma­li­zar la xe­no­fo­bia ayu­da a des­hu­ma­ni­zar a to­do aquel al que cree­mos di­fe­ren­te

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - RA­MÓN Lo­bo

Ser fa­cha es­tá de mo­da. Ya no re­pre­sen­ta un in­sul­to, aho­ra es un pro­gra­ma elec­to­ral. No exi­gen pen­sar, bas­ta con ser an­ti­to­do: in­mi­gran­tes, fe­mi­nis­tas, ro­jos, LGTB, ateos, (ca­ta­la­nes). Pue­de aña­dir lo que desee, es odio li­bre de impuestos. Jair Bol­so­na­ro, Do­nald Trump, Mat­teo Sal­vi­ni y Vox son la con­se­cuen­cia per­ni­cio­sa de la dis­tan­cia en­tre los di­ri­gen­tes y una ciu­da­da­nía que se sien­te es­ta­fa­da. La cri­sis del 2008 y sus re­ce­tas (an­ti­so­cia­les) han que­bra­do el pac­to de con­fian­za. Sa­be­mos que la mano que da (los mer­ca­dos) es­tá por en­ci­ma de la que re­ci­be (los es­ta­dos en­deu­da­dos). El po­der fi­nan­cie­ro mar­ca el rum­bo se­gún sus in­tere­ses. Ed­mond Thiau­diè­re lo ex­pli­có así: «La po­lí­ti­ca es el ar­te de dis­fra­zar de in­te­rés ge­ne­ral lo que es in­te­rés par­ti­cu­lar». El asun­to es que aho­ra se no­ta mu­cho más.

El tri­le­ris­mo es tan bur­do que pa­re­ce men­ti­ra que la res­pues­ta so­cial es­té en la ex­tre­ma de­re­cha y no en una Re­vo­lu­ción fran­ce­sa 2.0. La pro­pues­ta eco­nó­mi­ca de Bol­so­na­ro es pri­va­ti­zar y re­cor­tar las ayu­das so­cia­les. Se ven­de co­mo una cru­za­da con­tra la co­rrup­ción, co­mo si fue­ra un lle­ga­do. Lle­va des­de 1993 en la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña ba­jo nue­ve si­glas di­fe­ren­tes. Su ve­cino Mau­ri­cio Ma­cri ha pro­cla­ma­do su pa­sión por los pla­nes del bra­si­le­ño. Ha­bla­mos de una au­to­ri­dad en la ma­te­ria que ven­día cre­ce­pe­los pa­ra el PIB y aca­ba de me­ter al FMI por la puer­ta de atrás de Ar­gen­ti­na. Es­te es el dis­cur­so do­mi­nan­te: ni ver­güen­za ni me­mo­ria.

El po­lé­mi­co pro­ce­so de elec­ción del juez Brett Ka­va­naugh ha ro­to la tra­di­ción del pac­to en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas de EEUU. La bús­que­da del be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad es­tá fue­ra de la po­lí­ti­ca. El ar­te del com­pro­mi­so se ha sus­ti­tui­do por el aplas­ta­mien­to y el in­sul­to. Trump lla­mó tur­ba a los de­mó­cra­tas y ata­có a la Re­ser­va Fe­de­ral.

Es­ta­mos ro­dea­dos de lí­de­res irres­pon­sa­bles que han vul­ne­ra­do un prin­ci­pio bá­si­co del buen go­bierno: no abrir el baúl del odio, no agi­tar los fan­tas­mas co­lec­ti­vos. Hay pre­ce­den­tes de lo que su­ce­de cuan­do se des­pier­ta a la bes­tia que to­dos lle­va­mos den­tro. En los años 30 en Eu­ro­pa, el enemi­go eran los ju­díos, con­ver­ti­dos en mo­tor de to­dos los ma­les; hoy son los in­mi­gran­tes, el fe­mi­nis­mo, la di­fe­ren­cia.

La gran pa­ra­do­ja

Vi­vi­mos en un mun­do glo­bal, en la so­cie­dad de la ima­gen y las re­des so­cia­les, en la que pri­ma el ma­cho al­fa, el ma­tón, el que pa­re­ce vi­vir por en­ci­ma de la ley. Ese es el mo­de­lo an­ti­de­mo­crá­ti­co que se pro­yec­ta. De él sur­gi­rán mi­les de Trumps y Bol­so­na­ros que aca­pa­ra­rán el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Cos­ta­rá años re­pa­rar el da­ño cau­sa­do y por cau­sar.

Es una pa­ra­do­ja que las nue­vas tec­no­lo­gías y la ro­bó­ti­ca po­ten­cien es­ta in­vo­lu­ción de la de­mo­cra­cia, si po­drían po­ten­ciar­la al abrir la par­ti­ci­pa­ción y el de­ba­te. Otra pa­ra­do­ja es que, en un mun­do en apa­rien­cia hi­per­in­for­ma­do, los ciu­da­da­nos es­tén más ex­pues­tos que nun­ca. Siem­pre exis­tió la men­ti­ra, es con­sus­tan­cial al po­der; la di­fe­ren­cia es que aho­ra es ma­si­va, una llu­via tó­xi­ca cons­tan­te que cae so­bre una ciu­da­da­nía más preo­cu­pa­da por el sel­fi que por la ver­dad.

Char­les Bu­kows­ki ya era pe­si­mis­ta an­tes de que to­do es­to lle­ga­ra: «La di­fe­ren­cia en­tre una de­mo­cra­cia y una dic­ta­du­ra con­sis­te en que en la de­mo­cra­cia pue­des vo­tar an­tes de obe­de­cer las ór­de­nes». Los par­ti­dos de iz­quier­da pa­re­cen des­co­lo­ca­dos en es­ta gran mu­dan­za, no ter­mi­nan de acer­tar con el len­gua­je por­que fra­ca­san en lo esen­cial: la ac­ti­va­ción de una so­cie­dad, co­mo la fran­ce­sa, ca­paz de pe­lear ca­da cen­tí­me­tro de li­ber­tad. Pa­ra lo­grar­lo son ne­ce­sa­rios tres pi­la­res: edu­ca­ción, me­dios sa­nos y trans­ver­sa­li­dad.

La de­re­cha de­mo­crá­ti­ca es más di­rec­ta y sim­ple. Se de­fien­de del tsu­na­mi ul­tra co­pian­do las re­ce­tas y, a me­nu­do, las pa­la­bras. Su­ce­dió en Ho­lan­da en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Ganó el con­ser­va­dor Mark Rut­te y lo­gró for­mar un Go­bierno mo­de­ra­do, pe­ro el ver­da­de­ro ga­na­dor fue el xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders. Im­pu­so su de­ba­te so­bre la iden­ti­dad. No se fre­na la ola ul­tra gi­ran­do to­dos a la de­re­cha, ni mi­nus­va­lo­ran­do su ame­na­za. El pe­li­gro es real. Tam­po­co ayu­da con­ver­tir el lleno en Vis­ta­le­gre de Vox, un gru­púscu­lo has­ta aho­ra in­trans­cen­den­te en los son­deos, en la es­tre­lla del fin de se­ma­na. La ba­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca ter­mi­na por en­tre­gar el po­der a los ba­na­les. Fun­cio­na co­mo el di­cho de no dis­cu­tas nun­ca con un im­bé­cil por­que te obli­ga­rá a po­ner­te a su al­tu­ra, y en ella él tie­ne más ex­pe­rien­cia.

Nor­ma­li­zar la xe­no­fo­bia ayu­da a des­hu­ma­ni­zar al que con­si­de­ra­mos di­fe­ren­te, y por lo tan­to pe­li­gro­so. Ber­nard Shaw di­jo que «el odio es la ven­gan­za de un co­bar­de in­ti­mi­da­do», y es­te sue­le ser vio­len­to. No se­rá una ba­ta­lla fá­cil. Se per­dió en 1914 y 1939. La pre­gun­ta es: ¿he­mos apren­di­do al­go? Pa­re­ce que po­co. Ser pe­si­mis­ta es la me­jor op­ción, sue­len ser op­ti­mis­tas bien in­for­ma­dos.

AFP / MAU­RO PI­MEN­TEL

►► Fa­vo­ri­to 8Jair Bol­so­na­ro, can­di­da­to de la ex­tre­ma de­re­cha a la pre­si­den­cia de Bra­sil, du­ran­te una rue­da de pren­sa en Río de Ja­nei­ro, el jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.