Ha­cer­se tram­pas ju­gan­do al so­li­ta­rio

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - En­ric Ma­rín PE­RIO­DIS­TA Y PRO­FE­SOR DE LA UAB

La po­lí­ti­ca ca­ta­la­na ya lle­va más de nue­ve me­ses en un ca­lle­jón sin sa­li­da. En par­te, se pue­de en­ten­der por el es­can­da­lo­so «des­ca­be­za­mien­to» del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca y la re­pre­sión de los po­de­res del Es­ta­do no ago­ta la ex­pli­ca­ción.

Las ra­zo­nes más de­ci­si­vas de­ben bus­car­se en el au­to­en­ga­ño en el que se ha ins­ta­la­do una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del ac­ti­vis­mo in­de­pen­den­tis­ta. Un au­to­en­ga­ño cons­trui­do so­bre una apre­cia­ción ilu­so­ria y el uso for­za­do de dos con­cep­tos: le­gi­ti­mi­dad y desobe­dien­cia.

La apre­cia­ción ilu­so­ria es que el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre ge­ne­ró un man­da­to de­mo­crá­ti­co que per­mi­te po­ner en mar­cha la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. Y no. El 1 de oc­tu­bre fue un ac­to épi­co de desobe­dien­cia ma-

El au­to­en­ga­ño se ha ins­ta­la­do en una par­te del ac­ti­vis­mo in­de­pen­den­tis­ta

si­va que ha cam­bia­do la his­to­ria de Ca­ta­lun­ya de for­ma irre­ver­si­ble. Pe­ro sin re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les y sin con­trol efec­ti­vo del te­rri­to­rio, la idea de la ma­te­ria­li­za­ción in­me­dia­ta de la re­pú­bli­ca es pu­ro ilu­sio­nis­mo.

Pe­ro es un ilu­sio­nis­mo que ha per­mi­ti­do ali­men­tar la fic­ción del le­gi­ti­mis­mo, que es la pie­dra an­gu­lar del au­to­en­ga­ño.

De acuer­do con el le­gi­ti­mis­mo, el pre­si­den­te le­gí­ti­mo de Ca­ta­lun­ya no es el sur­gi­do de las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias de­ri­va­das de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 2017, sino de los del 2015. Se tra­ta de un ab­sur­do po­lí­ti­co: una co­sa es afir­mar que el pre­si­den­te Puig­de­mont y su Go­bierno fue­ron des­alo­ja­dos del po­der de for­ma es­can­da­lo­sa­men­te ile­gí­ti­ma y otra muy dis­tin­ta ac­tuar co­mo si las elec­cio­nes del 21-D no fue­ran fuen­te de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca.

Pre­ci­sa­men­te cuan­do, con el 1 de oc­tu­bre, el prin­ci­pal aval de­mo­cráno ti­co con el que cuen­ta el in­de­pen­den­tis­mo en es­tos mo­men­tos son los re­sul­ta­dos del 21-D. Un ex­tra­or­di­na­rio te­so­ro po­lí­ti­co pé­si­ma­men­te ges­tio­na­do. Pe­ro es­te ab­sur­do man­tu­vo pa­ra­li­za­do el Par­la­ment y di­la­tó la for­ma­ción de un go­bierno du­ran­te me­ses. Se mi­re co­mo se mi­re, las obs­ce­nas in­ter­fe­ren­cias an­ti­de­mo­crá­ti­cas del juez ins­truc­tor del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na no pue­den ser ex­cu­sa de la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca ca­ta­la­na.

El ter­cer ele­men­to que com­ple­ta el au­to­en­ga­ño es la re­tó­ri­ca fle­xi­ble de la desobe­dien­cia. Re­tó­ri­ca que vie­ne a de­cir que si Ca­ta­lun­ya aún es re­pú­bli­ca es por­que no hay va­lor pa­ra des­obe­de­cer. Co­mo si to­do se re­du­je­ra a una cues­tión de tes­tos­te­ro­na. Otro ab­sur­do. Se tra­ta, en cual­quier ca­so, de una exi­gen­cia de apli­ca­ción fle­xi­ble: los más exi­gen­tes son los que me­nos se la apli­can; pre­fie­ren exi­gir­la a ter­ce­ros.

Cuan­to an­tes de­je de ha­cer­se tram­pas al so­li­ta­rio, an­tes es­ta­rá el in­de­pen­den­tis­mo en con­di­cio­nes de re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca.

El la­men­ta­ble arran­que de es­te cur­so po­lí­ti­co no ha de­ja­do lu­gar a du­das: sin un re­la­to que rom­pa la fic­ción le­gi­ti­mis­ta, el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta es­tá con­de­na­do a la es­te­ri­li­dad de la ges­tua­li­dad inú­til y a las dispu­tas tác­ti­cas más pa­té­ti­cas. He­cho que con­tras­ta con la pa­ra­do­ja de que la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de­pen­da en­te­ra­men­te de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na.

Mien­tras tan­to, los pre­sos po­lí­ti­cos con­ti­núan a la es­pe­ra de una far­sa ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.