‘Es­ca­near’ a la au­dien­cia

Pro­yec­tar lá­se­res de dis­co­te­ca nor­ma­les ha­cia el pú­bli­co no sue­le en­tra­ñar ries­gos pa­ra la sa­lud vi­sual, aun­que los de al­ta po­ten­cia pue­den re­sul­tar más pe­li­gro­sos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - M. C. BAR­CE­LO­NA

Los pun­te­ros son en reali­dad 100 ve­ces más po­ten­tes que los ha­ces con­ti­nuos

En el 2008, 35 par­ti­ci­pan­tes en el fes­ti­val Aqua­ma­ri­ne, cer­ca de Moscú, per­die­ron par­cial­men­te la vi­sión por­que un lá­ser pul­sa­do, que de­bía apun­tar al cie­lo, se di­ri­gió a la au­dien­cia. Al año si­guien­te, dos per­so­nas su­frie­ron da­ños ocu­la­res en el fes­ti­val To­mo­rrow­land, en Bél­gi­ca: los cul­pa­bles eran unos pun­te­ros lá­ser re­par­ti­dos en­tre el pú­bli­co. En el 2014, un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co re­la­tó el ca­so de dos jó­ve­nes co­rea­nos afec­ta­dos por lá­se­res ver­des en una fies­ta.

«Ha ha­bi­do muy po­cos ca­sos de lá­se­res de dis­co­te­ca que cau­sen da­ños en más de 40 años de em­pleo en es­pec­tácu­los de luz», afir­ma Pa­trick Murphy, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la In­ter­na­tio­nal La­ser Dis­play As­so­cia­tion, que agru­pa las em­pre­sas del sec­tor del lá­ser apli­ca­do al ar­te y al en­tre­te­ni­mien­to.

El tru­co de dis­pa­rar lá­se­res ha­cia el pú­bli­co de una dis­co­te­ca, lla­ma­do «es­ca­neo de au­dien­cia», no tie­ne por qué ser pe­li­gro­so. «Es teó­ri­ca­men­te po­si­ble que un lá­ser con­ti­nuo vi­si­ble de dis­co­te­ca cau­se da­ños, pe­ro hay muy po­cos ca­sos», ex­pli­ca Murphy.

Par­pa­dear y ale­jar la vis­ta

«Un lá­ser vi­si­ble co­mo los que se usan en las dis­co­te­cas atra­vie­sa la cór­nea, que es trans­pa­ren­te, por lo que no pue­de ab­sor­ber la ener­gía del lá­ser y no pue­de le­sio­nar­se», de­ta­lla. Ade­más, si los lá­se­res mo­les­tan, al­go tan sim­ple co­mo par­pa­dear o ale­jar la vis­ta sue­le pro­por­cio­nar su­fi­cien­te pro­tec­ción.

«Al­gu­nas de­nun­cias de da­ños por lá­se­res se de­ben a pro­ble­mas pre­exis­ten­tes en el ojo, por ejem­plo da­ños en la cór­nea, que la per­so­na no­ta cuan­do le ilu­mi­na el lá­ser, o atri­bu­ye erró­nea­men­te al haz», afir­ma Murphy. Es­te su­pues­to que­da­ría ex­clui­do en el ca­so de Z. C., ya que no hay evi­den­cia de con­tu­sio­nes o pe­ne­tra­ción de ob­je­tos pun­zan­tes.

«En otros ca­sos, la cau­sa real no es el lá­ser de la dis­co­te­ca, sino un pun­te­ro lá­ser», pro­si­gue Murphy. Los ca­sos más cer­te­ros sue­len im­pli­car lá­se­res pul­sa­dos. «Esos son mu­cho más pe­li­gro­sos que los con­ti­nuos,

Los ex­per­tos pi­den que las dis­cos aca­ten las nor­mas de for­ma tan es­tric­ta co­mo la in­dus­tria

por­que em­pa­que­tan mu­chí­si­ma más ener­gía en el haz», ex­pli­ca Murphy. Un lá­ser pul­sa­do pue­de pa­re­cer igual de lu­mi­no­so que uno con­ti­nuo, pe­ro sus im­pul­sos pue­den con­cen­trar has­ta 100 ve­ces más ener­gía. La In­ter­na­tio­nal La­ser Dis­play As­so­cia­tion tie­ne re­glas es­tric­tas que prohí­ben di­ri­gir­los ha­cia el pú­bli­co. No obs­tan­te, tam­bién un lá­ser con­ti­nuo po­ten­te pue­de oca­sio­nar da­ños en cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, co­mo en el ca­so de Z. C.

Ru­bén Pas­cual, en­car­ga­do del ser­vi­cio de of­tal­mo­lo­gía in­fan­til del Hos­pi­tal San Pe­dro de Logroño, que ha tra­ta­do los ries­gos de los lá­se­res de dis­co­te­ca en su blog Ocu­la­ris, opi­na que no se re­quie­ren cam­bios le­gis­la­ti­vos. «La re­gla­men­ta­ción es su­fi­cien­te: las nor­mas de se­gu­ri­dad son bas­tan­te res­tric­ti­vas y es­pe­cí­fi­cas», afir­ma Pas­cual. «Creo que en el ám­bi­to in­dus­trial se res­pe­tan a ra­ja­ta­bla. Pro­ba­ble­men­te en las dis­co­te­cas no se man­tie­ne la mis­ma ri­gi­dez con las nor­mas», apun­ta. En re­su­men, un po­co de pru­den­cia por par­te de los dj y de sus fans po­dría ser su­fi­cien­te pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res.

►► Ba­rri­do lu­mí­ni­co 8Mo­men­to en el que la pis­ta de bai­le es ‘es­ca­nea­da’ por un lá­ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.