Goo­gle dic­ta­rá tus co­rreos

Gmail ana­li­za­rá la es­cri­tu­ra del usua­rio pa­ra pro­po­ner fra­ses co­mu­nes en los ‘e-mails’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - CAR­MEN JANÉ

La apues­ta de Goo­gle por apli­car in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a to­dos sus pro­duc­tos se va a ver aún más en Gmail, con un nue­vo sis­te­ma que su­gie­re fra­ses com­ple­tas al con­tes­tar los co­rreos. No se tra­ta so­lo del «Sí, gra­cias», «No, gra­cias» o«Más tar­de» que apa­re­ce des­de ha­ce unos me­ses. El ser­vi­cio, que se pon­drá en mar­cha a fi­na­les de oc­tu­bre en cas­te­llano, fran­cés, ita­liano y por­tu­gués, ofre­ce fra­ses co­mu­nes ca­pa­ces de re­la­cio­nar la in­for­ma­ción del usua­rio con aque­llo que quie­re es­cri­bir. Por ejem­plo, si es­cri­bes un vier­nes, te su­gie­re que te des­pi­das con un «Fe­liz fin de se­ma­na» y si has pues­to la di­rec­ción de al­guien, es­cri­be un sa­lu­do con su nom­bre.

Smart Com­po­se (Re­dac­ción in­te­li­gen­te), que es­tá en prue­bas en in­glés des­de el pa­sa­do ju­lio, quie­re ser «la he­rra­mien­ta má­gi­ca» pa­ra agi­li­zar pro­ce­sos, se­gún la de­fi­nió Amy Loc­key, vi­ce­pre­si­den­ta de usa­bi­li­dad de Goo­gle Cloud, el pa­sa­do miér­co­les en Lon­dres, en la ver­sión eu­ro­pea del Goo­gle Cloud Next, el con­gre­so pa­ra pro­mo­ver su tec­no­lo­gía de la nu­be (al­ma­ce­na­mien­to re­mo­to) a las em­pre­sas. Aun­que de mo­men­to so­lo fun­cio­na­rá pa­ra el Gmail de em­pre­sas (G Sui­te).

La nue­va fun­cio­na­li­dad su­gie­re fra­ses com­ple­tas al usua­rio a par­tir de lo que es­cri­be y de la in­for­ma­ción que tie­ne de la com­pa­ñía. Y es­tas pue­den ser tan­to des­de fra­ses de des­pe­di­da co­mo di­rec­cio­nes, pro­pues­tas de ci­tas, nú­me­ros de pe­di­dos, días de la se­ma­na, pre­vi­sio­nes… To­ma la in­for­ma­ción de con­tex­to, co­rri­ge los errores de es­cri­tu­ra y apli­ca el len­gua­je for­mal de ne­go­cios, que en in­glés se uti­li­za mu­cho más.

Re­des neu­ro­na­les

«Es co­mo si lo es­cri­bie­ras tú, pe­ro me­jo­ra­do, por­que ade­más te co­rri­ge si no es­cri­bes bien», afir­ma Loc­key. En in­glés, la ver­sión an­te­rior gra­tui­ta, que ofre­ce tres res­pues­tas pre­fi­ja­das (si, no y qui­zás), ha te­ni­do tan­to éxi­to que, se­gún Loc­key, «el 10% de los co­rreos de Gmail ya se res­pon­den de for­ma au­to­má­ti­ca». Pa­ra en­tre­nar al sis­te­ma, que es­tá ba­sa­do en las re­des neu­ro­na­les, Goo­gle ha tra­ta­do los tex­tos de Gmail que, des­de su lan­za­mien­to en el 2004, lle­va años apli­can­do tam­bién el re­co­no­ci­mien­to automático de pa­la­bras y con­tex­to pa­ra in­cluir pu­bli­ci­dad re­la­cio­na­da con los tex­tos en el ser­vi­cio. Aho­ra va más allá ofre­cien­do to­do ti­po de pro­gra­mas em­pre­sa­ria­les de pa­go (co­rreo, ofi­má­ti­ca, ser­vi­do­res, aná­li­sis de big da­ta, in­te­li­gen­cia de ne­go­cio, pla­ta­for­mas pa­ra pro­bar pro­gra­mas, vi­deo­te­cas, pre­dic­cio­nes…)

«El 10% de los co­rreos de Gmail ya se res­pon­den de for­ma au­to­má­ti­ca», afir­ma la com­pa­ñía

con los que pre­ten­de com­pe­tir con Ama­zon Web Ser­vi­ces, Mi­cro­soft o Ali­ba­ba. La mis­ma tec­no­lo­gía de apren­di­za­je me­cá­ni­co la in­te­gra tam­bién en las fo­tos, don­de lo apren­di­do usan­do los bi­llo­nes de imá­ge­nes que tra­ta Goo­gle Images ha ser­vi­do pa­ra me­jo­rar de for­ma au­to­má­ti­ca las ins­tan­tá­neas que se to­man con la cá­ma­ra de sus mó­vi­les. La úl­ti­ma ver­sión de su te­lé­fono, el Pixel 3, sua­vi­za la ima­gen si fal­tan pí­xe­les, re­lle­na las par­tes con­fu­sas o pre­sen­ta la me­jor ver­sión de una fo­to, que pue­de ser muy dis­tin­ta de la que ha to­ma­do el usua­rio.

La em­pre­sa lan­zó un ma­ni­fies­to es­te ve­rano por el que se com­pro­me­tía a uti­li­zar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de for­ma res­pon­sa­ble y no con fi­nes vio­len­tos, de con­trol o con­tra los de­re­chos hu­ma­nos y las le­yes in­ter­na­cio­na­les. Aun­que po­co des­pués tuvo que ad­mi­tir que tra­ba­ja­ba pa­ra el De­par­ta­men­to de De­fen­sa es­ta­dou­ni­den­se con un pro­gra­ma de dro­nes y que no iba a aban­do­nar­lo.

Goo­gle fue la pri­me­ra em­pre­sa en po­ner a dis­po­si­ción de los desa­rro­lla­do­res su soft­wa­re de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, Ten­sor Flow. Aho­ra ha lan­za­do tam­bién Au­toML y Cloud Machine Lea­ning En­gi­ne, una ver­sión lla­ve en mano pa­ra ha­cer pro­yec­tos de machine learning so­bre Goo­gle Cloud y que in­clu­ye fil­tros pa­ra que las em­pre­sas res­pon­dan co­rreos y atien­dan a sus clien­tes a tra­vés de cen­tros de lla­ma­das «cua­tro ve­ces más rá­pi­do», pro­me­ten, con la tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to de voz y de tex­tos. En el Reino Uni­do, una em­pre­sa sir­ve fru­tas y ver­du­ras a ca­sa en po­cas ho­ras des­de los su­per­mer­ca­dos y fil­tran­do in­ci­den­cias de for­ma au­to­má­ti­ca.

GOO­GLE

De­mos­tra­ción de ro­bots 8Prue►as en un pues­to de la fe­ria Goo­gle Next en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.