La gen­te nor­mal de Sant Il­de­fons

A Àlex Ra­ven­tós le gus­ta la gen­te, y por eso la fo­to­gra­fía, la di­bu­ja y la guarda Hu­ma­ni­za has­ta la mé­du­la los re­tra­tos de un ba­rrio que ha su­fri­do to­dos los ci­clo­nes An­tes de ex­po­ner la se­rie en La Re­tra­te­ria qui­so lle­var­la a Cor­ne­llà, pe­ro no le hi­cie

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona - JA­VIER Pé­rez An­dú­jar

La ga­le­ría tie­ne for­ma de ele y fue al prin­ci­pio una car­pin­te­ría. En­ton­ces Grà­cia era un ba­rrio re­bo­san­te de ar­te­sa­nos que es­ta­lla­ba can­do­ro­sa­men­te en sus fies­tas po­pu­la­res. Ya no. A la en­tra­da del lo­cal hay una vi­tri­na con ma­de­ras de de­ri­va, pe­ro no son res­tos de la car­pin­te­ría, sino que las ha ido re­co­gien­do el due­ño, Car­les Roig, por­que ade­más de ser fo­tó­gra­fo le gus­ta la es­cul­tu­ra, y le gus­ta có­mo son las co­sas, y por eso las fo­to­gra­fía y las guarda. Lue­go el si­tio se con­vir­tió en una tien­da de se­gun­da mano que se lla­ma­ba Zoo, pe­ro ya ha­ce 10 años que La Re­tra­te­ria es­tá ins­ta­la­da en es­ta ca­sa de la ca­lle de Mo­zart, 14, y en ella tie­ne Car­les Roig su es­tu­dio fo­to­grá­fi­co, don­de tam­bién ce­le­bra pre­sen­ta­cio­nes de li­bros y ex­po­si­cio­nes. Sus pa­re­des son blan­cas co­mo las ca­sas de los pue­blos y las cue­vas an­da­lu­zas, y el te­cho es un mar in­ver­ti­do, su­mer­gi­do so­bre el olea­je de apre­ta­das bó­ve­das que se su­ce­den, y que nues­tros ar­qui­tec­tos lla­man la vol­ta ca­ta­la­na. Den­tro de la ele sur­ge una vi­da dis­tin­ta lo mis­mo que ocu­rre con las ma­yús­cu­las, las ca­pi­tu­la­res, de aque­llos ma­nus­cri­tos me­die­va­les. Aquí se tra­ta de un pa­tio al ai­re li­bre lleno de plan­tas, que cul­ti­va la com­pa­ñe­ra del fo­tó­gra­fo, y con una ca­se­ta pa­ra los pá­ja­ros.

Has­ta el 31 de oc­tu­bre, ex­po­ne sus pin­tu­ras Àlex Ra­ven­tós en es­ta ga­le­ría. No he con­ta­do cuan­tas pin­tu­ras hay. Mu­chas. Es­tán las pa­re­des lle­nas, y ade­más so­bre las me­sas se mues­tran más di­bu­jos y fo­tos. Lo que le gus­ta a Àlex Ra­ven­tós es la gen­te, y tam­bién por eso la fo­to­gra­fía, la di­bu­ja y la guarda. Es­ta vez se ha pa­sa­do tres o cua­tro años yen­do al ba­rrio de Sant Il­de­fons, en Cor­ne­llà, y así ha di­bu­ja­do un con­mo­ve­dor re­tra­to co­lec­ti­vo de sus ha­bi­tan­tes (la ma­yo­ría gen­te ma­yor, cla­se tra­ba­ja­do­ra fue­ra de jue­go), y de sus blo­ques (me­dia­ne­ras de ce­men­to, ura­li­ta en las pa­re­des, ce­lo­sías de la­dri­llo). Àlex Ra­ven­tós tie­ne su es­tu­dio en la zo­na de Les­seps, salió de Be­llas Ar­tes y se ga­na la vi­da co­mo pro­fe­sor téc­ni­co de ar­tes grá­fi­cas en la FP. Va­mos, que se pa­re­ce co­mo un hue­vo a una cas­ta­ña a la gen­te que ama y ha pin­ta­do.

Bol­sas del sú­per y mu­le­tas

–¿Quién va a col­gar un cua­dro así en su ca­sa? –di­ce el ar­tis­ta se­ña­lan­do ca­da una de las pin­tu­ras que re­co­rre­mos. Lo que se ve en ellas son mu­je­res con bol­sas del sú­per que lle­van ves­ti­dos con es­tam­pa­dos de mercadillo, gen­te que an­da con una mu­le­ta del mé­di­co, que lle­va la ga­rra­fa de plás­ti­co del agua y la ha pues­to en el sue­lo pa­ra des­can­sar, y que por el bol­so de la com­pra le aso­ma el pack con los ro­llos de pa­pel hi­gié­ni­co, que nun­ca hay manera de me­ter en nin­gu­na par­te; hom­bres que po­san con el ca­rri­to de la com­pra, aún va­cío, an­te la por­te­ría de su blo­que (car­pin­te­ría de alu­mi­nio, cris­tal es­me­ri­la­do, pa­re­des re­cu­bier­tas de te­rra­zo), se­ño­res que pa­san jun­to a un lo­cu­to­rio con el abri­go acol­cha­do abier­to, el jer­sey ver­de de­ba­jo y las ga­fas pa­ra ver bien, que es pa­ra lo úni­co que se ne­ce­si­tan unas ga­fas.

Àlex Ra­ven­tós vi­ve en la con­tra­dic­ción de que el te­ma que ha ele­gi­do pa­ra su pin­tu­ra, el len­gua­je en el que cree co­mo ar­tis­ta, no le gus­ta al pú­bli­co del ar­te por­que no obe­de­ce a nin­guno de los cá­no­nes es­té­ti­cos, ni aca­so mo­ra­les, que se es­pe­ran de un pin­tor de Bar­ce­lo­na de 57 años, y que no pre­ten­de ser un­der­ground ni so­cio­ló­gi­co, ni quie­re na­da más que ha­cer re­tra­tos mi­ran­do de cer­ca, com­pren­dien­do los ros­tros y lo que los ro­dea co­mo pa­sa­ba en los cua­dros de aque­llos fla­men­cos y ho­lan­de­ses que re­tra­ta­ron a la pri­me­ra bur­gue­sía. ¿Se acuer­dan de Van Eyck, del ma­tri­mo­nio Ar­nol­fi­ni en su ca­sa con el pe­rri­to, la ca­ma, la lám­pa­ra do­ra­da, el es­pe­jo re­don­do, los zue­cos, to­do lo que era su­yo y les ha­cía ser ellos? Pues lo mis­mo.

Otra vez, an­tes de tra­ba­jar en es­ta se­rie, Àlex Ra­ven­tós pu­so un anun­cio en la re­vis­ta Se­go­na Mà pi­dien­do «gen­te co­rrien­te» pa­ra que le hi­cie­se de mo­de­lo. Pa­ga­ba a 300 pe­se­tas la ho­ra y se pre­sen­ta­ron un mon­tón de per­so­nas nor­ma­les. Al­gu­nos de aque­llos re­tra­tos for­man par­te de es­ta ex­po­si­ción. Co­mo pa­ga­ba por ho­ras, pin­ta­ba muy rá­pi­do pa­ra aho­rrar­se pas­ta. La gen­te, en ge­ne­ral, se re­co­no­cía, pe­ro tam­po­co se iba con­ven­ci­da de gus­tar­se. Qui­zá sea por­que el ar­tis­ta mues­tra el la­do de la vi­da que me­nos so­por­ta­mos, en el que más nor­ma­les y co­rrien­tes so­mos, es de­cir, más reales y frágiles.

Àlex Ra­ven­tós ex­pli­ca que bus­ca pin­tar a la manera de Giot­to, de los her­ma­nos Lo­ren­zet­ti, de los pri­mi­ti­vos ita­lia­nos. En gran me­di­da se re­fie­re a que no tie­ne en cuen­ta las re­glas de la pers­pec­ti­va y de las pro­por­cio­nes que se im­plan­ta­ron des­pués, en el Re­na­ci­mien­to. Pe­ro esa na­tu­ra­li­dad, esa emo­ción, ese ha­cer gran­de lo que más se va­lo­ra in­de­pen­dien­te­men­te de lo gran­de que sea to­do lo que lo en­vuel­ve, es lo que hu­ma­ni­za has­ta la mé­du­la los re­tra­tos de es­te ba­rrio so­bre el que han pa­sa­do to­dos los ci­clo­nes (el del la emi­gra­ción, el de la ex­plo­ta­ción, el del pa­ro, el de dro­ga, el de las ilu­sio­nes, el de la cri­sis, el de ha­cer­se vie­jos...). An­tes de ex­po­ner en La Re­tra­te­ria, qui­so pre­sen­tar la se­rie en Cor­ne­llà pa­ra de­vol­ver a la gen­te lo que les ha­bía ro­ba­do, pe­ro no le hi­cie­ron ca­so.

DANNY CAMINAL

Àlex Ra­ven­tós, jun­to a al­gu­nos de los re­tra­tos de ve­ci­nos del ba­rrio de Sant Il­de­fons, en Cor­ne­llà, que ex­po­ne has­ta el 31 de oc­tu­bre en la ga­le­ría La Re­tra­te­ría de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.