Val­ver­de, sin red de­fen­si­va

Pi­qué y Len­glet, los úni­cos cen­tra­les pa­ra me­dir­se a Se­vi­lla, In­ter y Ma­drid en so­lo 9 días

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - MAR­COS LÓ­PEZ

Más di­fí­cil to­da­vía. Más aún pa­ra Val­ver­de, quien no ha­bía en­con­tra­do re­me­dio a los pro­ble­mas de­fen­si­vos que sa­cu­dían a su Bar­ce­lo­na en es­te ini­cio de tem­po­ra­da. Más pro­ble­mas to­da­vía por­que se que­da sin red de se­gu­ri­dad de­bi­do a las le­sio­nes de Um­ti­ti (esas «mo­les­tias» en la ro­di­lla iz­quier­da le pue­de aca­bar en­vian­do al qui­ró­fano) y Ver­mae­len, a quien sus frágiles múscu­los no le de­jan vi­vir tran­qui­la­men­te.

La si­tua­ción del Ba­rça es pre­ca­ria, muy pre­ca­ria. Tie­ne cin­co de­fen­sas pa­ra cua­tro pues­tos. No hay más. Tie­ne dos la­te­ra­les de­re­chos (Ser­gi Ro­ber­to jue­ga más ahí que en su rol na­tu­ral de cen­tro­cam­pis­ta y Se­me­do), un cen­tral dies­tro, Pi­qué es el úni­co de la plan­ti­lla, un cen­tral zur­do (Len­glet) y un la­te­ral iz­quier­do Jor­di Al­ba es tam­bién el úni­co es­pe­cia­lis­ta de esa zo­na de­fen­si­va que hay en un ves­tua­rio en el que ha­bi­tan 23 ju­ga­do­res. A Val­ver­de, que bas­tan­te te­nía con pa­liar las de­fi­cien­cias del equi­po (12 go­les en­ca­ja­dos en los pri­me­ros 11 par­ti­dos), se le acu­mu­la aho­ra más tra­ba­jo.

Jus­to cuan­do se em­pi­na el ca­len­da­rio, a la vuel­ta de los com­pro­mi­sos de las di­ver­sas se­lec­cio­nes. Jus­to cuan­do en una mis­ma se­ma­na pe­lea­rá con el Se­vi­lla (ac­tual lí­der de la Li­ga), In­ter, su gran ri­val en la Cham­pions (azul­gra­nas e ita­lia­nos han su­ma­do seis pun­tos de seis), y Ma­drid en un clá­si­co que pue­de has­ta de­ci­dir el fu­tu­ro de Lo­pe­te­gui, te­rri­ble­men­te cues­tio­na­do en el Ber­na­béu. Jus­to aho­ra se que­da sin op­cio­nes en la de­fen­sa.

Vi­vir en la es­ca­sez

Val­ver­de, en cam­bio, pa­sa de ad­mi­nis­trar la abun­dan­cia (te­nía a to­da la plan­ti­lla ca­si al com­ple­to) a vi­vir en la es­ca­sez, so­bre to­do, en la par­ce­la de­fen­si­va. La si­tua­ción de Um­ti­ti co­mien­za a ser un mis­te­rio por­que el Ba­rça no ha que­ri­do con­fir­mar más allá de esas «mo­les­tias» que le han he­cho cau­sar ba­ja en los tres úl­ti­mos par­ti­dos: Ath­le­tic, Tot­ten­ham y Va­len­cia. No ha pre­ci­sa­do el club có­mo se en­cuen­tra el de­fen­sa fran­cés, que se ex­po­ne in­clu­so al pe­li­gro de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que di­la­ta­ría en tres o cua­tro me­ses su re­torno al cam­po.

Con Ver­mae­len, que pa­só en­ton­ces de la cuar­ta op­ción a la ter­ce­ra, se ha re­pro­du­ci­do el vie­jo e irre­so­lu­ble pro­ble­ma de las le­sio­nes mus­cu­la­res. Val­ver­de lo ha­bía ido pro­te­gien­do de tal manera que so­lo ju­gó an­te el Leganés (ejer­ció de la­te­ral iz­quier­do du­ran­te 70 mi­nu­tos), Tot­ten­ham (un mi­nu­to) y en Mes­ta­lla con­tra el Va­len­cia: ti­tu­lar de cen­tral zur­do com­ple­tan­do su úni­co par­ti­do del cur­so. O sea, 161 mi­nu­tos de 990 po­si­bles con la ca­mi­se­ta azul­gra­na. Ape­nas el 16%. Pe­ro se fue con la se­lec­ción

Con me­nos re­cur­sos, el téc­ni­co de­be re­sol­ver vie­jos pro­ble­mas atrás

bel­ga y se rom­pió. En nue­ve días, tres par­ti­dos cla­ves y so­lo dos cen­tra­les a las ór­de­nes del Txin­gu­rri.

Ade­más, Pi­qué lo ha ju­ga­do to­do. To­do es to­do. 990 mi­nu­tos de 990 sien­do co­mo es el úni­co cen­tral dies­tro de la plan­ti­lla. Y el equi­po, que no de­fien­de bien de manera co­lec­ti­va por mu­cho que sean los za­gue­ros quie­nes apa­re­cen en la fo­to fi­nal, lle­va cin­co par­ti­dos con­se­cu­ti­vos sin de­jar su por­te­ría a ce­ro. Ha en­ca­ja­do ocho go­les en esa ma­la ra­cha ne­ga­ti­va, que obli­ga al téc­ni­co a ir con ex­tre­mo cui­da­do. Atrás no tie­ne más re­cur­sos.

FIR­MA DE FO­TO

Er­nes­to Val­ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.