Luis En­ri­que da for­ma a la re­ge­ne­ra­ción

Las cer­te­zas se im­po­nen a las in­cer­ti­dum­bres en la nue­va Es­pa­ña tras el fra­ca­so del Mun­dial

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - ALEJANDRO GAR­CÍA

La in­cer­ti­dum­bre que ro­dea­ba a la se­lec­ción que te­nía pro­yec­ta­da Luis En­ri­que an­tes de su pri­me­ra lis­ta se ha di­si­pa­do tres par­ti­dos des­pués. Más allá del de­ba­te en torno a la evo­lu­ción del es­ti­lo, de la in­ten­si­dad o la ver­ti­ca­li­dad que in­ten­ta im­pri­mir a su equi­po, la apues­ta en cuan­to a nom­bres es­tá he­cha, el equi­po ha de­fi­ni­do su co­lum­bra ver­te­bral y las res­pon­sa­bi­li­da­des Es­pe­ren un se­gun­do an­tes de bus­car mi nom­bre en Goo­gle pa­ra in­sul­tar­me a gus­to en las re­des so­cia­les. No lo di­go yo. Es co­sa de la fe­de­ra­ción in­gle­sa. En 1921 se sa­có de la man­ga (de las pe­lo­tas se­ría más cer­te­ro) una prohi­bi­ción pa­ra cor­tar por lo sano la des­fa­cha­tez de las jo­ven­zue­las de la épo­ca que se creían hom­bres y co­rrían tras el ba­lón co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na, ca­sas que ba­rrer, ca­mi­sas que plan­char, gui­sos que co­ci­nar e hi­jos que con­ce­bir o edu­car.

Se les prohi­bió ju­gar en los cam­pos de equi­pos fe­de­ra­dos (los úni­cos que re­par­ti­das, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes.

Des­de la por­te­ría, con la per­ti­naz elec­ción de De Gea, el nue­vo se­lec­cio­na­dor ha ido re­sol­vien­do du­das pues­to a pues­to. En el la­te­ral iz­quier­do, la cer­te­za es que no va a ser Jor­di Al­ba, pe­ro sí Ga­yà y Alon­so, los que se van a dispu­tar el pues­to.

Tras la re­nun­cia a la se­lec­ción de Pi­qué e Inies­ta, los dos grandes va­cíos que to­da­vía que­dan por lle­nar son el del ter­cer cen­tro­cam­pis­ta y el de uno de los cen­tra­les. Con la au­sen­cia de Íñi­go Mar­tí­nez, la in­cor­po­ra­ción de Bar­tra abre una nue­va vía, ade­más de la del re­tor­na­do Al­biol, más de dos años des­pués de su úl­ti­ma con­vo­ca­to­ria, y la de Na­cho, sin asen­tar en un pues­to de ti­tu­lar en el Real Ma­drid.

«No es­tá Pi­qué, pe­ro sigue ha­bien­do mu­cha com­pe­ten­cia», con­tes­ta­ba ayer Marc Bar­tra con una me­dia son­ri­sa so­bre sus op­cio­nes de ser

ti­tu­lar el lu­nes en el Be­ni­to Vi­lla­ma­rín an­te In­gla­te­rra (20.45 h.), en el úni­co par­ti­do ofi­cial de Es­pa­ña en es­ta ven­ta­na de par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les.

Ya en ple­na ma­du­rez, tras ha­ber cre­ci­do con di­fi­cul­ta­des en el Bar­ce­lo­na y ha­ber pa­sa­do por el Bo­rus­sia Dort­mund, Bar­tra ha lo­gra­do en el Be­tis, ba­jo las ór­de­nes de Se­tien, el me­jor ren­di­mien­to de su ca­rre­ra. Trans­mi­te el po­so de un ju­ga­dor ma­du­ro, que ex­plo­ta con cri­te­rio sus vir­tu­des, so­bre to­do en sa­li­da de ba­lón, y que ha li­ma­do sus ca­ren­cias.

Los galones en el cen­tro del cam­po, más allá de la co­exis­ten­cia de Bus­quets y Ro­dri­go, han si­do en­tre­ga­dos con ho­no­res a Saúl. Pa­ra el ter­cer ele­men­to, Luis En­ri­que ha usa­do a Ce­ba­llos, co­mo en el amis­to­so an­te Ga­les (14), y a Thia­go. Con la irrup­ción de Ko­ke, au­sen­te en la pri­me­ra lis­ta, las du­das se arre­mo­li­nan en torno a un pues­to cla­ve, im­pli­ca­do en el equi­li­bro del equi­po, la cons­truc­ción de la ju­ga­da y el pa­se de­fi­ni­to­rio.

DE­LAN­TE­RO CEN­TRO / El va­len­cia­nis­ta Ro­dri­go Mo­reno ha apro­ve­cha­do la do­ble au­sen­cia de Die­go Cos­ta (por pa­ter­ni­dad y por le­sión) y el ba­jo ren­di­mien­to de Mo­ra­ta pa­ra apo­de­rar­se de un pues­to siem­pre com­pli­ca­do y cam­bian­te en la se­lec­ción es­pa­ño­la, el de de­lan­te­ro cen­tro. Ade­más del hue­co re­ser­va­do pa­ra Is­co, cuan­do re­ci­ba el al­ta, el otro pues­to en ata­que co­men­zó sien­do pa­ra Asen­sio, pe­ro su irrup­ción en la tem­po­ra­da se ha atem­pe­ra­do. Ia­go As­pas, el hom­bre que con­ven­ció a Luis En­ri­que en los en­tre­na­mien­tos, es la al­ter­na­ti­va.

Sea co­mo fue­re, el nue­vo se­lec­cio­na­dor im­pri­me una ten­den­cia au­tár­qui­ca a unas con­vo­ca­to­rias ten­den­tes al con­ti­nuis­mo. Ha in­sis­ti­do en asi­mi­lar a la se­lec­ción el tra­ba­jo ha­bi­tual de un club, con una la­bor in­ten­si­va pa­ra que sus ju­ga­do­res asi­mi­len los con­cep­tos de un sis­te­ma com­ple­jo en el que ca­da vez va a ser más com­pli­ca­do in­tro­du­cir ele­men­tos ex­ter­nos.

JA­MES WI­LLIAM­SON / AMA / GETTY IMAGES

Marc Bar­tra ce­le­bra su gol, el 4-0 con­tra Ga­les, el jue­ves en Car­diff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.