El ‘bluf’ de Wis­mi­chu desata una bron­ca

►Án­gel Sa­la pi­de per­dón por el es­treno de ‘Bo­ca­di­llo’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - EL PE­RIÓ­DI­CO

La pri­me­ra pe­lí­cu­la del ‘you­tu­ber’ era una úni­ca es­ce­na pa­sa­da en bu­cle sin ce­sar du­ran­te ho­ra y me­dia

Án­gel Sa­la, di­rec­tor del Fes­ti­val de Sit­ges, pi­dió ayer dis­cul­pas al pú­bli­co que pa­gó 11 eu­ros por la pro­yec­ción de Bo­ca­di­llo, anun­cia­da co­mo la pri­me­ra pe­lí­cu­la del you­tu­ber Ismael Pre­go, alias Wis­mi­chu, no so­lo por­que la pe­lí­cu­la no exis­tía (era sim­ple­men­te una es­ce­na de po­cos mi­nu­tos pa­sa­da en bu­cle du­ran­te ho­ra y me­dia), sino por­que el enojo de los es­pec­ta­do­res em­pe­zó a sa­lir­se del cau­ce cuan­do em­pe­za­ron a in­sul­tar a los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción. «No con­vir­ta­mos es­to en un As­se­si­na­tion na­tion», pi­dió Sa­la en la rue­da de pren­sa de ba­lan­ce del fes­ti­val, en alu­sión al fil­me de Sam Le­vin­son en el que unas jó­ve­nes se lan­zan a una san­grien­ta ven­gan­za des­pués de ser acu­sa­das de ha­ber fil­tra­do por in­ter­net to­da la in­ti­mi­dad de los ha­bi­tan­tes de su co­mu­ni­dad.

Bo­ca­di­llo lle­ga­ba a la pan­ta­lla de Sit­ges con trái­ler y to­do. Con mi­llo­nes de se­gui­do­res, Wis­mi­chu po­día con­tar se­gu­ro con un lleno en la sa­la. A los po­cos mi­nu­tos de que co­men­za­ra la se­sión se com­pro­bó ya que aque­llo era una to­ma­du­ra de pe­lo con ín­fu­las de pro­vo­ca­ción, co­mo Banksy tri­tu­ran­do una de sus obras en Sot­heby’s, pe­ro con me­nos vue­lo.

El pro­pio di­rec­tor acla­ró des­pués, cuan­do el ci­ne Re­ti­ro ya era un pol­vo­rín, que la pro­yec­ción era so­lo par­te de un pro­yec­to ma­yor, que su pro­pó­si­to era gra­bar la reacción del pú­bli­co y ela­bo­rar con ello un do­cu­men­tal.

«Vo­so­tros sois mi pe­lí­cu­la», di­jo a tra­vés de las re­des so­cia­les. Efec­ti­va­men­te, a la sa­li­da del ci­ne ha­bía un equi­po que re­co­gía las im­pre­sio­nes del pú­bli­co. Su mo­nu­men­tal enojo, va­mos.

El di­rec­tor del fes­ti­val jus­ti­fi­có la de­ci­sión de abrir las puer­tas a es­ta ci­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca por­que con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio ten­der «un puen­te con los you­tu­bers y ser re­cep­ti­vo con las nue­vas ideas».

¿CO­MO ‘BLACK MI­RROR’? Du­ran­te la pre­sen­ta­ción de su pe­lí­cu­la o sea, an­tes de la bron­ca, el pro­pio Wis­mi­chu de­jó pa­ra la pren­sa y pa­ra sus fans una fra­se que, se­gún y co­mo ter­mi­ne es­ta aven­tu­ra, se le pue­de vol­ver en con­tra: «El mun­do de hoy en día se mi­de por el nú­me­ro de se­gui­do­res y no por el ta­len­to de ca­da uno». Aña­dió que ya hay un ca­pí­tu­lo de la se­rie Black Mi­rror que abor­da esa cues­tión. Cier­to. El pro­ble­ma es que Black Mi­rror sí que es una fic­ción ta­len­to­sa y Bo­ca­di­llo, has­ta nue­va or­den, pa­re­ce que no.

TWIT­TER

Ismael Pre­go, ‘Wis­mi­chu’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.