«Sin­ce­ra­men­te, no asi­mi­lo la muer­te de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé»

JO­SEP CA­RRE­RAS Te­nor

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - PA­BLO MELÉNDEZ-HAD­DAD

Jo­sep Ca­rre­ras to­da­vía no ha di­ge­ri­do la muer­te de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé. El te­nor la con­si­de­ra­ba una her­ma­na. Apren­dió mu­cho con ella. Du­ran­te años fue­ron pa­re­ja ar­tís­ti­ca y ac­tua­ron en nu­me­ro­sas ópe­ras y con­cier­tos. Le gus­ta­ría par­ti­ci­par en el ho­me­na­je a la di­va que pre­pa­ra el Li­ceu en no­viem­bre siem­pre que no coin­ci­da con sus con­cier­tos de des­pe­di­da de los es­ce­na­rios o con sus com­pro­mi­sos con la Fun­da­ción Jo­sep Ca­rre­ras con­tra la leu­ce­mia.

— Días atrás inau­gu­ró fi­nal­men­te el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de Ba­da­lo­na que ha fi­nan­cia­do la fun­da­ción pa­ra la lu­cha con­tra la leu­ce­mia que lle­va su nom­bre. ¿Des­de cuán­do es­tá en ac­ti­vi­dad?

—Lo inau­gu­ra­mos el 5 de oc­tu­bre, ca­si un año des­pués de lo pla­nea­do, ya que que­ría­mos ha­ber­lo he­cho el 20 de oc­tu­bre del año pa­sa­do. No se pu­do por, di­ga­mos, «pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les»: es­ta­do li­ga­do por mi tra­yec­to­ria, y cuan­do co­men­za­mos es­ta gi­ra –A li­fe in mu­sic (Una vi­da en la mú­si­ca)– te­nía­mos co­mo ob­je­ti­vo ter­mi­nar a fi­na­les de es­te 2018, pe­ro no he­mos po­di­do evi­tar con­ti­nuar por­que me ha pa­sa­do en va­rios si­tios: me des­pi­do ¡y me vuel­ven a in­vi­tar! Por eso me he plan­tea­do que, mien­tras pue­da y me en­cuen­tre bien, se­gui­re­mos con ello du­ran­te los pró­xi­mos dos o tres años. Aho­ra via­jo a Chi­na y a cua­tro ciu­da­des de Ja­pón. El 22 de di­ciem­bre es­ta­ré en Bar­ce­lo­na con un con­cier­to na­vi­de­ño en San­ta Ma­ria del Mar.

— Ha­bien­do si­do una per­so­na fun­da­men­tal en su ca­rre­ra, ¿có­mo lle­va la muer­te de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé?

— Es que es una mu­jer que nos ha da­do tan­to. Y a mí en lo per­so­nal... Me pa­sa co­mo cuan­do mue­re al­guien muy cer­cano, un ami­go ín­ti­mo o un fa­mi­liar: ten­go que de­cir, muy sin­ce­ra­men­te, que to­da­vía no asi­mi­lo que Mon­tse­rrat ya no es­té. Ade­más de la pe­na pro­fun­da que me ha pro­vo­ca­do su muer­te, co­mo ami­go y co­mo co­le­ga, es una pér­di­da irre­pa­ra­ble por to­do lo que ha re­pre­sen­ta­do en mi vi­da y en mi tra­yec­to­ria. He per­di­do un re­fe­ren­te. Siem­pre he di­cho que era co­mo una her­ma­na ma­yor y nun­ca po­dré ol­vi­dar to­do lo que hi­zo por mí en el co­mien­zo de mi ca­rre­ra. Na­die co­mo ella cre­yó en mí, en mi po­si­ble ta­len­to, en mi voz. Me ayu­dó dán­do­me mil con­se­jos téc­ni­cos y por eso siem­pre es­ta­ré en deu­da con ella. Ha si­do un gol­pe muy du­ro y creo que me pa­sa co­mo le su­ce­de a mu­cha de la gen­te que la co­no­cía, que no aca­bas de en­ca­jar su muer­te. Ade­más es tan re­cien­te... Es­cu­cho una gra­ba­ción su­ya y me dan ga­nas ins­tin­ti­vas de lla­mar­la pa­ra de­cir­le lo es­tu­pen­da que es­tá. Es que tu­ve la gran suer­te de ha­ber can­ta­do tan­to con ella, en­tre ópe­ras, con­cier­tos, gra­ba­cio­nes y re­ci­ta­les –yo di­ría que en­tre 200 a 300 ve­ces– y lle­gué a co­no­cer muy bien su voz. En ca­da oca­sión ella sa­bía en­fren­tar el per­so­na­je «a lo Ca­ba­llé», siem­pre le da­ba el acen­to ade­cua­do, su real sig­ni­fi­ca­do. Era una mu­jer que sa­bía re­pre­sen­tar el per­so­na­je y fá­cil­men­te te po­días enamo­rar

de ella. Nos en­can­ta­ba can­he tar jun­tos y com­par­tir los mo­men­tos fe­li­ces en el es­ce­na­rio, pe­ro tam­bién las di­fi­cul­ta­des.

— ¿Qué ele­men­tos de la pro­fe­sión apren­dió a su la­do en los pri­me­ros pa­sos de su ca­rre­ra?

—So­bre to­do que es­ta es un pro­fe­sión que exi­ge una gran vo­ca­ción, co­mo la que ella te­nía. Que hay que te­ner un gran sen­ti­do del ofi­cio y, ade­más, sa­ber que­rer­lo y cui­dar­lo. Can­tan­do con ella era im­po­si­ble no de­jar de ad­mi­rar esa voz úni­ca, tan pu­ra, con una téc­ni­ca per­fec­ta y un so­ber­bio do­mi­nio so­bre el fia­to, al­go que so­lo con­si­guió ella. Nin­gu­na más. Era ca­paz de ha­cer­lo to­do con la voz. Can­tó des­de Gluck has­ta Wag­ner, Strauss, Puc­ci­ni y ópe­ra contemporánea, sin ol­vi­dar su gran apor­ta­ción al bel can­to, con ese so­ni­do tan su­yo, flo­ta­do, irre­pe­ti­ble.

— En el funeral de­cla­ró que la Ca­ba­llé in­clu­so le cui­da­ba.

— Por eso di­go que era co­mo una her­ma­na más. So­bre to­do al co­mien­zo de la ca­rre­ra. Cual­quier pro­ble­ma que te­nía a ni­vel téc­ni­co lo con­sul­ta­ba con ella, que me da­ba el con­se­jo más opor­tuno. Y sin áni­mo de ser pre­ten­cio­so, con el co­rrer del tiem­po, yo tam­bién le co­men­ta­ba a ella al­gu­nos de­ta­lles cuan­do can­tá­ba­mos jun­tos y ella me pe­día una opi­nión de mú­si­co a mú­si­co, co­mo cuan­do hi­ci­mos La for­za del des­tino en Mi­lán. Yo lo asu­mía co­mo un ha­la­go: ¡Es co­mo si Mes­si te pre­gun­ta­ra có­mo chu­tar una fal­ta!

«Lle­gué a co­no­cer muy bien su voz: creo que can­té con ella en­tre 200 y 300 ve­ces»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.