Ac­ci­den­tes vi­ta­les

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - PA­BLO MELÉNDEZ-HAD­DAD Al­bert Es­pi­no­sa

El ci­clo Pa­lau-Grans Veus arran­có el miér­co­les con Si­mon Keenly­si­de, au­sen­te de la tem­po­ra­da bar­ce­lo­ne­sa des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das. Aho­ra re­gre­só con un re­ci­tal que for­ma­ba par­te del Fes­ti­val de Lied Li­fe Vic­to­ria y con va­rios re­ga­los en el re­per­to­rio, co­mo las His­toi­res na­tu­re­lles de Ra­vel y Le tra­vail du pein­tre de Pou­lenc, tan po­co pro­gra­ma­das.

De­di­ca­da a la me­mo­ria de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, la ve­la­da co­men­zó in­vo­can­do rui­se­ño­res de la mano de Brahms y seis de sus can­cio­nes en las que se apre­ció a un Keenly­si­de frío e in­có­mo­do. En es­te gé­ne­ro el in­tér­pre­te que­da muy ex­pues­to y has­ta que la voz no se le tem­pe­ró no pu­do lu­cir esa emi­sión gran­de que le ca­rac­te­ri­za, ex­pan­si­va y con un pa­sa­je tan bien tra­ba­ja­do. Ayu­dó su cla­ra dic­ción y el sen­ti­do dra­má­ti­co brin­da­do a las poe­sías. Va­rios pia­ní­si­mos con sa­bor a fal­se­te fue­ron la tó­ni­ca en un Brahms que su­po a po­co, in­clu­so en los fi­na­les al­go des­con­cer­tan­tes y con fra­ses apa­ren­te­men­te in­có­mo­das y fal­tas de apo­yo.

To­do cam­bió con los Cua­tro poe­mas de Apo­lli­ner de Pou­lenc, un re­per­to­rio que per­mi­te una voz ás­pe­ra que el ba­rí­tono acom­pa­ñó de una ac­ti­tud ad hoc, con las ma­nos en los bol­si­llos y mo­men­tos ca­si re­ci­ta­dos.

To­do el ba­ga­je tea­tral del can­tan­te bri­tá­ni­co se hi­zo pre­sen­te en las can­cio­nes de Ra­vel, de fan­tás­ti­co en­fo­que. En la se­gun­da par­te lle­ga­ron las pic­tó­ri­cas can­cio­nes de Pou­lenc ins­pi­ra­das en pin­to­res, cual de to­das más ex­pre­si­vas. Mal­colm Mar­ti­neau, ma­ra­vi­llo­so, acom­pa­ñó con su ha­bi­tual de­vo­ción, re­ga­lan­do en so­li­ta­rio una dan­za de la Sui­te fran­ce­sa de Pou­lenc. Am­bos ar­tis­tas des­pi­die­ron el ge­ne­ro­so pro­gra­ma con una se­lec­ción de ocho Lie­der de Schu­bert, con un Keenly­si­de con el so­ni­do ya muy bien re­suel­to, con voz ple­na y a pun­to y con un Mar­ti­neau sen­ci­lla­men­te ma­gis­tral, alcanzando al­gu­nos mo­men­tos de una gran in­ten­si­dad en, por ejem­plo, Nachts­tück, de gran emo­ti­vi­dad. So­bró el atril y lla­mó la aten­ción la ac­ti­tud a lo Shel­don Coo­per del can­tan­te, que no pa­ró de to­car el bo­tón de su ame­ri­ca­na ni en Brahms ni en Schu­bert.

Ar­tícu­lo 609. Un ami­go mío siem­pre me di­ce que to­do el mun­do tie­ne en su vi­da un «ac­ci­den­te vi­tal». Él de­no­mi­na así a ese ins­tan­te don­de tu vi­da pe­li­gra. Pue­de ser por­que res­ba­las por la ca­lle y un co­che te pa­sa a un mi­lí­me­tro o por­que cae al­go de un pi­so jus­to cuan­do tú es­ta­bas ca­si de­ba­jo.

Cuan­do co­no­ce a al­guien, lo pri­me­ro que le pre­gun­ta es so­bre sus ac­ci­den­tes vi­ta­les. Cree que esos ins­tan­tes son los que más te de­fi­nen por­que te ha­cen abrir los ojos y te obli­gan a res­pi­rar di­fe­ren­te. El otro día le pre­gun­té por el su­yo y me con­tó que fue en… Ca­si os lo cuen­to des­pués de lo me­jor de mi se­ma­na.

Ter­cer pues­to. Codi de ba­rres (Be­te­vé). Un fa­bu­lo­so pro­gra­ma de te­le­vi­sión que te en­gan­cha. To­dos los pre­sen­ta­do­res lo­gran tras­mi­tir­te su pa­sión y con­si­guen in­for­mar con di­ver­sión.

Se­gun­do lu­gar. 22 de ju­lio (Net­flix), es­cri­ta y di­ri­gi­da por Paul Green­grass. Una pe­lí­cu­la que se cue­ce a fue­go len­to y cu­yo do­lor se te in­crus­ta y te obli­ga a en­con­trar res­pues­tas a pre­gun­tas que no desea­rías ha­cer­te.

Pri­me­ra po­si­ción. La ley del me­nor, fil­me es­cri­to por Ian McE­wan y di­ri­gi­do por Ri­chard Eyre. Una pe­que­ña obra maes­tra so­bre la pa­sión, el tra­ba­jo y los ex­tra­ños ca­mi­nos que es­co­ge uno en es­ta vi­da.

Y él me con­tó que su ac­ci­den­te vi­tal lo vi­vió en Nue­va York. Lo tuvo cuan­do te­nía 19 años y se en­con­tra­ba vi­si­tan­do la ciu­dad en la plan­ta de arri­ba de un bus tu­rís­ti­co. En un mo­men­to de emo­ción, se le­van­tó de su asien­to y de re­pen­te un se­má­fo­ro le pa­só a es­ca­sos dos cen­tí­me­tros de su ore­ja iz­quier­da y jus­to des­pués un se­gun­do se­má­fo­ro le ro­zó la de­re­cha.

Di­ce que aquel pre­ci­so día sin­tió su ac­ci­den­te vi­tal por par­ti­da do­ble y su exis­ten­cia cam­bió. Cu­rio­sa­men­te, aquel se­má­fo­ro dio luz ver­de a su ex­tra­ña for­ma de ver el mun­do.

Me pa­re­ció be­llo có­mo se le ilu­mi­nó to­do el ros­tro al ha­blar de la vez en que sal­vó su vi­da. Es­toy con él en al­go: cuan­do sien­tes la muer­te tan cer­ca, la vi­da te inun­da ¿Y pa­ra ti, cuál fue tu ac­ci­den­te vi­tal?

¡Fe­liz do­min­go!

Cuan­do sien­tes la muer­te pa­sar tan cer­ca de ti, la vi­da te inun­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.