Sán­chez se to­ma la re­van­cha

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - JO­SÉ AN­TO­NIO Zar­za­le­jos

Cues­tión pre­via: an­tes de es­car­char dia­léc­ti­ca­men­te al PP por la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Go­bierno de

Ma­riano Ra­joy, so­cia­lis­tas y po­pu­lis­tas de­bie­ran re­cor­dar que el 12 de ma­yo del 2010 fue Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro el que anun­ció y lue­go eje­cu­tó un re­cor­te his­tó­ri­co del gas­to so­cial (pen­sio­nes in­clui­das) e im­pul­só la re­for­ma del ar­tícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­tro­du­cir la lla­ma­da «re­gla de gas­to», que se apro­bó con los vo­tos del PSOE en sep­tiem­bre del 2011. En­ton­ces em­pe­zó la era de la aus­te­ri­dad.

El Go­bierno po­pu­lar ad­mi­nis­tró la cri­sis de tal manera que fue el as­pec­to más va­lo­ra­do de la ges­tión del de­fe­nes­tra­do Ra­joy, aun­que no evi­tó que de­ter­mi­na­das ca­ren­cias, muy la­ce­ran­tes, se ins­ta­la­sen en nues­tro país co­mo ese fe­nó­meno de los tra­ba­ja­do­res po­bres, el es­can­da­lo­so pa­ro ju­ve­nil y la bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res. Y co­me­tió aten­ta­dos a la equi­dad co­mo la in­cons­ti­tu­cio­nal am­nis­tía fis­cal. Ade­más, Es­pa­ña es el país del eu­ro con el dé­fi­cit más al­to y con una deu­da pú­bli­ca que es­tá en el 100% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB).

El acuer­do sus­cri­to el jue­ves por

Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias y que ha si­do de­no­mi­na­do «pre­su­pues­ta­rio», tra­ta de re­ver­tir al­gu­nos de esos re­cor­tes con una se­rie de me­di­das so­cia­les cu­ya fi­nan­cia­ción se con­fía a una ba­te­ría de in­cre­men­tos fis­ca­les de muy grue­so ca­li­bre. El pac­to en­tre el PSOE y Uni­dos Po­de­mos, sin em­bar­go, no es, es­tric­ta­men­te, un acuer­do pa­ra sa­car ade­lan­te unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

En­ten­di­mien­to elec­to­ral

Se tra­ta más bien de un en­ten­di­mien­to preelec­to­ral y pa­ra lo que res­te de le­gis­la­tu­ra que ade­más de re­fe­rir­se a las prio­ri­da­des en las cuen­tas pú­bli­cas in­tro­du­ce mo­di­fi­ca­cio­nes de va­rias le­yes, co­mo el Có­di­go Pe­nal, y di­bu­ja el mo­de­lo so­cio-eco­nó­mi­co des­de el que una even­tual coa­li­ción de iz­quier­das go­ber­na­ría Es­pa­ña. Lo más im­por­tan­te del do­cu­men­to fir­ma­do en la Mon­cloa es el com­pro­mi­so pro­gra­má­ti­co ade­más del acuer­do pre­su­pues­ta­rio. Pri­me­ro, por­que lo ex­ce­de; y se­gun­do, por­que am­bos fir­man­tes sa­ben que di­fí­cil­men­te se plas­ma­rá en unos nue­vos Pre­su­pues­tos que re­quie­ren, ade­más de la apro­ba­ción de Bru­se­las, el vo­to fa­vo­ra­ble de gru­pos par­la­men­ta­rios que di­fí­cil­men­te se lo da­rán, sea ERC o PDECat, e in­clu­so el PNV que sue­le ser re­ti­cen­te a tam­bo­rra­das fis­ca­les en con­so­nan­cia con el per­fil me­dio de su elec­tor en Eus­ka­di.

Los par­ti­dos ca­ta­la­nes in­tro­du­cen en la transac­ción pre­su­pues­ta­ria cues­tio­nes de na­tu­ra­le­za ex­cén­tri­ca a las que el Go­bierno no po­dría aten­der, co­mo es la pe­ti­ción de que ins­tru­ya a la fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do pa­ra que de­cai­ga la acu­sa­ción del de­li­to de re­be­lión atri­bui­do a los po­lí­ti­cos en pri­sión pre­ven­ti­va o que se pro­duz­ca un im­po­si­ble acuer­do so­bre un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción, sin que fal­te la agre­sión a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do que in­co­mo­da aún más a un Go­bierno que se des­li­za por el alam­bre y sin red. La im­per­tur­ba­bi­li­dad de Sán­chez es tan te­naz co­mo la te­me­ri­dad de los in­de­pen­den­tis­tas.

La con­se­cuen­cia del acuer­do, efec­tis­ta co­mo to­das las de­ci­sio­nes que adop­ta es­te Go­bierno con in­de­pen­den­cia de su suer­te fi­nal, se­lla una vin­cu­la­ción en­tre so­cia­lis­tas y po­pu­lis­tas que cul­mi­na el plan de

Sán­chez es­bo­za­do des­de el 2016 y abor­ta­do por el co­mi­té fe­de­ral de su par­ti­do, que le des­ti­tu­yó en oc­tu­bre de aquel año. Aho­ra el otra vez se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE y ya je­fe del Go­bierno se to­ma la re­van­cha y con­su­ma en bue­na me­di­da la fór­mu­la que Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba ca­li­fi­có co­mo «Fran­kens­tein».

Sán­chez ha ido re­po­nien­do, pa­so a pa­so, to­do lo que ha­ce dos años su pro­pio par­ti­do des­mon­tó a tra­vés de la ges­to­ra pre­si­di­da por el as­tu­riano

Ja­vier Fer­nán­dez. Es­te acuer­do dis­po­ne pues de una in­ter­pre­ta­ción in­ter­na en el so­cia­lis­mo es­pa­ñol. Nun­ca ha­brá gran coa­li­ción y sí una coa­li­ción de iz­quier­das a la por­tu­gue­sa.

El pre­si­den­te ha ol­vi­da­do, si es que Sán­chez ol­vi­da al­go, la re­pre­sen­ta­ción jac­tan­cio­sa de Igle­sias cuan­do en enero del 2016 le re­cla­mó la vi­ce­pre­si­den­cia del Go­bierno y la mi­tad de los mi­nis­tros pa­ra vo­tar fa­vo­ra­ble­men­te su in­ves­ti­du­ra, res­pal­da­da en­ton­ces por Ciu­da­da­nos.

Pe­dro a se­cas

El lí­der de Po­de­mos se pa­seó por los me­dios el jue­ves re­fi­rién­do­se al pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo co­mo Pe­dro, a se­cas, sin ape­lli­do y sin car­go. De igual a igual y dan­do por he­cho que en el 2020 –acuer­do fir­ma­do me­dian­te– ha­brá una coa­li­ción de iz­quier­das go­ber­nan­do en Es­pa­ña. Y con él en el Go­bierno. En Fe­rraz y la Mon­cloa mo­les­tan esas ín­fu­las.

Es po­si­ble que la ob­se­quio­si­dad con la que Sán­chez tra­ta a se­gún quien ha­ya per­mi­ti­do a Igle­sias su­po­ner que al je­fe del Eje­cu­ti­vo pue­de lla­mar­le sim­ple­men­te Pe­dro cuan­do se re­fie­re pú­bli­ca­men­te a él. En to­do ca­so, esa cer­ca­nía evo­ca a aquel enero del 2016 cuan­do Igle­sias se pa­só de fre­na­da.

El lí­der mo­ra­do –que se ha ins­ti­tu­cio­na­li­za­do en vez de in­ten­tar im­pro­ba­bles asal­tos al cie­lo, im­po­nién­do­se así el mo­de­lo de re­la­ción con el PSOE que pro­pug­na Íñi­go Erre­jón– cree que con el acuer­do ha to­ma­do oxí­geno, y el pre­si­den­te su­po­ne que le ha da­do ja­que ma­te. Equi­li­brio de­li­ca­dí­si­mo en un pac­to que es po­lí­ti­ca­men­te más de lo pa­re­ce y pre­su­pues­ta­ria­men­te mu­chos me­nos de lo que es po­si­ble con­se­guir en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

De mo­men­to, es­ta­mos en esa fa­se de las de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les – pro­pias o aso­cia­das– que go­zan de la pre­sun­ción de bon­dad y de via­bi­li­dad, aun­que los me­dios ha­yan va­lo­ra­do de for­ma muy es­cép­ti­ca las cuen­tas de Sán­chez e Igle­sias.

Va­mos a ver –sin aprio­ris­mos apo­ca­líp­ti­cos– qué re­co­rri­do tie­ne es­te pac­to que, in­sis­to, es más de fu­tu­ro que de pre­sen­te, más po­lí­ti­co que fi­nan­cie­ro. Hay que te­ner en cuen­ta que en Sán­chez ca­si to­do es efí­me­ro con­di­cio­na­do co­mo es­tá por la es­ca­sez de su gru­po par­la­men­ta­rio; ca­si to­do me­nos su vo­lun­tad de per­ma­ne­cer. En ese pro­pó­si­to es tan te­naz co­mo Ra­joy.

El lí­der del PSOE ha re­pues­to, pa­so a pa­so, lo que ha­ce dos años su par­ti­do des­mon­tó

Igle­sias con­si­de­ra que con el acuer­do pre­su­pues­ta­rio ha to­ma­do oxí­geno

JO­SÉ LUIS RO­CA

Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias, en la fir­ma del pac­to pre­su­pues­ta­rio, el pa­sa­do jue­ves en la Mon­cloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.