El fút­bol no es ap­to pa­ra las mu­je­res

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - Jo­sep Mar­tí Blanch PE­RIO­DIS­TA

reunían las con­di­cio­nes pa­ra aco­ger pú­bli­co) con la ex­cu­sa de lo inade­cua­do del ba­lom­pié pa­ra las fé­mi­nas, ini­cián­do­se el rei­na­do in­con­tes­ta­ble de los hom­bres. La his­to­ria tes­ti­mo­nia que an­tes de la prohi­bi­ción ha­bía 150 equi­pos fe­me­ni­nos fe­de­ra­dos en In­gla­te­rra y que al­gu­nos de sus par­ti­dos aco­gían mul­ti­tu­des ma­yo­res que las que con­gre­ga­ban los par­ti­dos de ma­cho­tes. Du­ran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial ellas no so­lo sus­ti­tu­ye­ron a ma­ri­dos, pa­dres e hi­jos en las fá­bri­cas. Tam­bién ocu­pa­ron su lu­gar en el cés­ped pa­ra en­tre­te­ner y re­co­ger fon­dos so­li­da­rios. Po­co des­pués de fi­na­li­zar el con­flic­to, la fe­de­ra­ción les pa­ga­ba echán­do­las a pa­ta­das de los cam­pos.

El fut­bol fe­me­nino que­dó arra­sa­do y du­ran­te más de me­dio si­glo el cés­ped se re­gó úni­ca­men­te con tes­tos­te­ro­na. No des­per­ta­ron del in­vierno mi­só­gino has­ta 1969, con el na­ci­mien­to de su pro­pia fe­de­ra­ción. A par­tir de ahí, si uno es muy op­ti­mis­ta, pue­de ha­cer­se un ra­mi­lle­te a me­di­da de he­chos ce­le­bra­dos, co­mo que en el ya le­jano 1989 Chan­nel 4 em­pe­za­ra a dar co­ber­tu­ra re­gu­lar te­le­vi­si­va al fút­bol fe­me­nino.

Hay aho­ra una cla­ra vo­lun­tad de to­dos los es­ta­men­tos de ha­cer vi­si­ble el fút­bol prac­ti­ca­do por se­ño­ras. Des­de la fe­de­ra­ción, que no aho­rra es­fuer­zos en dar no­to­rie­dad a las «leo­nas» de su se­lec­ción na­cio­nal (¡no dis­pa­ren al plu­mi­lla, las lla­man así!), pa­san­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que in­for­man re­gu­lar­men­te y con bas­tan­te de­ta­lle de las an­dan­zas de las com­pe­ti­cio­nes fe­me­ni­nas, has­ta mu­chos de los grandes clubs que vie­nen po­ten­cian­do a sus equi­pos de mu­je­res. Hay más de 100.000 fut­bo­lis­tas fe­de­ra­das en In­gla­te­rra ju­gan­do en 1.500 clubs y has­ta el sa­lón de la fa­ma del mu­seo del fút­bol en Man­ches­ter aco­ge el nom­bre de 14 ju­ga­do­ras que han he­cho his­to­ria. Aun­que, pa­ra ser sin­ce­ro y ha­cien­do ho­nor a otra gran tra­di­ción bri­tá­ni­ca co­mo son las apues­tas, yo aho­ra me ju­ga­ría to­do mi ca­pi­tal, con­ven­ci­do de ob­te­ner su­cu­len­tas ga­nan­cias, re­tán­do­le, no so­lo a us­ted sino a cual­quier in­glés que no fue­ra

John Car­lin o Mi­chael Ro­bin­son, a que me die­ra un so­lo nom­bre de los que fi­gu­ran en esa lis­ta.

¿Es­to del in­te­rés de los in­gle­ses por el fút­bol de mu­je­res va en se­rio o es to­do un tea­tri­llo? No one ca­res. A na­die le importa, res­pon­den las ba­rri­gas cer­ve­ce­ras. Un pan­zón has­ta se atre­ve con­mi­go por­que es­cri­bo de fút­bol fe­me­nino cuan­do ellos, los hom­bres, de­jan el fin de se­ma­na li­bre por el pa­rón de se­lec­cio­nes. Y yo que pen­sa­ba que es­cri­bien­do es­tas lí­neas li­be­ra­ba a mi es­pal­da del pe­so del pa­triar­ca­do y en­tra­ba con ho­no­res en el olimpo de los miem­bros y las miem­bras. Va a ser que no hay re­den­ción po­si­ble ni se­ría jus­to que la hu­bie­ra.

Tras la prohi­bi­ción de 1921, el cés­ped se re­gó úni­ca­men­te con tes­tos­te­ro­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.