Car­pen­ter, sin­te­ti­za­dor fan­tás­ti­co

El le­gen­da­rio di­rec­tor de ‘La co­sa’ to­có te­mas su­yos pa­ra sus pe­lí­cu­las

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Espectáculos - J. M. F.

Al­to gra­do de ex­ci­ta­ción (y muy com­ple­to stand de mer­chan­di­sing) en el Au­di­to­ri del Me­lià pa­ra ver a John Car­pen­ter no pre­sen­tan­do una nue­va pe­lí­cu­la, esa que nos de­be des­de ha­ce tiem­po, sino ex­hi­bien­do los te­mas mu­si­ca­les que ha pro­pues­to pa­ra sus pro­pios clá­si­cos, un po­co co­mo ya hi­zo en el Pri­ma­ve­ra Sound en el 2016.

«Soy John Car­pen­ter. Va­mos a to­car al­gu­nas can­cio­nes de mis pe­lí­cu­las», di­jo tras el do­ble no­caut de los te­mas prin­ci­pa­les de 1997: Res­ca­te en Nue­va York y Asal­to

a la co­mi­sa­ría del Dis­tri­to 13. Na­da que no su­pié­ra­mos, que­ri­do Car­pen­ter. A Car­pen­ter, en el sin­te­ti­za­dor, se une so­bre el es­ce­na­rio una ban­da com­ple­ta y ro­tun­da, en la que des­ta­ca su hi­jo Cody a los te­cla­dos y su ahi­ja­do Da­niel Da­vies en la gui­ta­rra prin­ci­pal; es con ellos con quie­nes gra­ba mú­si­ca úl­ti­ma­men­te.

En la gi­ra que el sá­ba­do pa­só por Sit­ges, el di­rec­tor de La nie­bla pre­sen­ta Ant­ho­logy, dis­co con re­ela­bo­ra­cio­nes de sus sco­res más co­no­ci­dos; los cam­bios no son dra­má­ti­cos, so­lo aña­den un cier­to di­na­mis­mo y un so­ni­do le­ve­men­te más ac­tual. Es de­cir, que quien vi­nie­ra al Au­di­to­ri a es­cu­char aque­llos te­mas tal y co­mo los re­cor­da­ba de oír­los al al­qui­lar una y otra vez cier­tas pe­lí­cu­las del vi­deo­club, no que­da­ría de­frau­da­do. Los ac­ce­sos de nos­tal­gia eran to­ta­les y eu­fó­ri­cos por­que ca­da me­lo­día icó­ni­ca lle­ga­ba acom­pa­ña­da de las imá­ge­nes a las que un día aña­dió fuer­za.

Pe­ro el es­pec­tácu­lo ha­bría si­do fan­tás­ti­co in­clu­so sin las pro­yec­cio­nes. Por esa mú­si­ca, cla­ro: un recordatorio de que, a ve­ces, po­cas co­sas bien dis­pues­tas (una ru­go­sa lí­nea de sin­te, un rit­mo es­que­lé­ti­co, una gui­ta­rra ma­ca­rra) son más que su­fi­cien­te.

Tam­bién por el sim­ple he­cho de ver a Car­pen­ter ahí arri­ba, con su mos­ta­cho, su chi­cle, sus oca­sio­na­les con­to­neos… Y sus golpes de hu­mil­dad: véa­se cuan­do re­cor­dó que las ban­das so­no­ras de Star­man y La co­sa no eran su­yas, sino de Jack Nitzs­che y En­nio Mo­rri­co­ne, res­pec­ti­va­men­te. So­lo fal­tó un re­cuer­do pa­ra Alan Ho­warth, su fiel alia­do du­ran­te mu­chos años en es­ta aven­tu­ra mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.