«Aho­ra la pro­pa­gan­da do­mi­na a la in­for­ma­ción»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Extra - INÉS ÁL­VA­REZ

Cuan­do Jo­sep Cu­ní ha­bía al­can­za­do su sue­ño pro­fe­sio­nal de per­der­se por el mun­do ha­cien­do re­por­ta­jes de la mano de Me­dia­set, va y la ca­de­na SER le pro­po­ne en­ca­be­zar su in­no­va­dor pro­yec­to: SER Ca­ta­lun­ya, una emi­so­ra ha­bla­da y pen­sa­da en ca­ta­lán. Y co­mo le van los re­tos, no pu­do de­cir que no. Con lo que ma­ña­na (7.00 ho­ras) re­to­ma, con Aquí,

amb Jo­sep Cu­ní, ese di­rec­to que ha cul­ti­va­do du­ran­te sus 45 años de pro­fe­sión. Ade­más, so­lo le han pe­di­do ha­cer pe­rio­dis­mo, con lo que po­drá ser él mis­mo. Y eso no tie­ne pre­cio.

— No lo veo ju­bi­lán­do­se, pe­ro de ahí a em­bar­car­se en es­to...

— Su­pon­go que me va la mar­cha. Pe­ro me lo he pen­sa­do mu­cho, por ra­zo­nes vi­ta­les y por­que es­ta­ba con unos re­por­ta­jes que he te­ni­do la suer­te de ha­cer pa­ra Me­dia­set. Es que era co­mo una asig­na­tu­ra pen­dien­te. In­ten­ta­ba co­ger un puen­te lar­go pa­ra ha­cer un re­por­ta­je del re­fe­rén­dum de Es­co­cia, de las elec­cio­nes fran­ce­sas, del bre­xit..., pe­ro no po­día to­mar­me tres se­ma­nas pa­ra pa­tear Ru­sia, por ejem­plo.

— Ha­bla­ba de una cues­tión vi­tal.

— Sí. Por­que yo he he­cho te­le­vi­sión du­ran­te 15 años y 30 años más en la ra­dio to­tal­men­te en di­rec­to. Y vol­ver al di­rec­to, cuan­do has pro­ba­do otras co­sas... Pe­ro me van los re­tos.

— Un re­to y un or­gu­llo, ¿no?

— Por des­con­ta­do. Es la pri­me­ra vez que una ca­de­na es­pa­ño­la de­ci­de ofre­cer en Ca­ta­lun­ya una do­ble vía: la tra­di­cio­nal y otra ca­ta­la­na ha­bla­da y pen­sa­da en ca­ta­lán. Es un pro­yec­to em­pre­sa­rial, del que se pue- den sa­car otras lec­tu­ras, pe­ro su ba­se es es­tric­ta­men­te em­pre­sa­rial.

— ¿Se ha­bla de­ma­sia­do de po­lí­ti­ca?

— Cin­co ho­ras de ra­dio dan pa­ra to­do. Un dia­rio co­mo el su­yo tie­ne mu­chas pá­gi­nas. La po­lí­ti­ca tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te, pe­ro no es ni el 40% de to­do el dia­rio, ¿ver­dad? En la te­le es una par­te im­por­tan­te de los in­for­ma­ti­vos, pe­ro no del res­to. Y en la ra­dio pa­sa igual. Un téc­ni­co his­tó­ri­co de es­ta ca­sa, de cuan­do es­tu­ve en 1976, Ig­na­si Vi­ves, te­nía fra­ses sen­sa­cio­na­les. Una era: «Hay vi­da des­pués de la SER, e in­clu­so vi­da in­te­li­gen­te». Yo eso lo he ido adap­tan­do a otras si­tua­cio­nes. Por eso aho­ra pue­do de­cir: «Hay vi­da de­trás del pro­cés, e in­clu­so vi­da in­te­li­gen­te». Si que­re­mos ser uni­ver­sa­les, abrá­mo­nos.

— Com­pi­ten con Hoy por hoy, tam­bién de la SER. La ce­na de em­pre­sa de Na­vi­dad se­rá com­pli­ca­da…

— Nooo. Yo ten­go una gran re­la­ción de ad­mi­ra­ción pro­fe­sio­nal y per­so­nal con Pe­pa Bueno. Y le es­toy muy agra­de­ci­do por­que ha en­ten­di­do es­ta ini­cia­ti­va de la em­pre­sa co­mún y se ha pues­to a dis­po­si­ción del pro­gra­ma. Que sea­mos una do­ble ofer­ta de una mis­ma em­pre­sa no nos en­fren­ta.

— Pe­ro sí a Mò­ni­ca Te­rri­bas y Jor­di Bas­té. Ha­bla­ba de con­tra­tar un se­gu­ro de vi­da...

— Lo de­cía por la du­re­za da la com­pe­ten­cia, por­que yo sien­to por Jor­di y Mò­ni­ca, ade­más de una amis­tad a prue­ba de cual­quier co­sa, una ad­mi­ra­ción pro­fe­sio­nal pro­fun­da. Con Bas­té coin­ci­dí en Ca­ta­lun­ya Rà­dio. Y Mò­ni­ca fue mi di­rec­to­ra en TV-3 y nos en­ten­de­mos con la mi­ra­da. To­dos nos res­pe­ta­mos y los tres sa­be­mos que cuan­tos más sea­mos pro­mo­cio­nan­do y po­ten­cian­do la nor- ma­li­za­ción de la len­gua ca­ta­la­na en la ra­dio, más po­dre­mos ayu­dar a em­pu­jar al país a una si­tua­ción que de­be­ría ser mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción glo­bal. Quien quie­ra es­tar de­fen­dien­do Ca­ta­lun­ya des­de cual­quier pun­to de vis­ta es­ta ini­cia­ti­va no pue­de más que fe­li­ci­tar­la .

— Su pro­duc­to no es de mar­ca blan­ca: el tí­tu­lo lle­va Jo­sep Cu­ní.

— Eso rom­pre una lí­nea tra­di­cio­nal. La SER se ha re­sis­ti­do siem­pre a po­ner los nom­bres de los pe­rio­dis­tas en sus pro­gra­mas. Aquí ha­ce una ex­cep­ción. Al­go que me hon­ra pe­ro me son­ro­ja, por­que me pro­du­ce un cier­to pu­dor. Pe­ro es que en­tien­den que es­ta mar­ca pue­de ayu­dar a ven­der.

— ¿Qué sig­ni­fi­ca el se­llo Cu­ní?

— No sé si ten­go un se­llo, pe­ro sí unas cons­tan­tes a lo lar­go de mi vi­da pro­fe­sio­nal. Me han col­ga­do las eti­que­tas de di­na­mi­za­dor de nue­vos pro­yec­tos, de ser muy tra­ba­ja­dor… Pe­ro de lo que es­toy más sa­tis­fe­cho, y es in­na­to, es que mis es­tu­dios de ra­dio y pla­tós de te­le sean un pun­to de en­cuen­tro de to­dos, pien­sen lo que pien­sen. Es­ta­mos en una so­cie­dad po­lié­dri­ca y he­mos de ser ca­pa­ces de mos­trar to­das las ca­ras de ese poliedro. Si no, la fun­ción so­cial que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción te­ne­mos in­he­ren­te a nues­tro tra­ba­jo des­apa­re­ce. Y el ries­go que hay es que tra­ba­je­mos más la pro­pa­gan­da que la in­for­ma­ción.

— ¿Y qué de­ben ha­cer los me­dios?

— Hay que vol­ver a reivin­di­car la in­for­ma­ción en con­tra de la pro­pa­gan­da. Es cier­to que siem­pre ha ha­bi­do pro­pa­gan­da y sec­to­res que quie­ren im­po­ner­la, pe­ro me te­mo que, en es­te mo­men­to, la pro­pa­gan­da do­mi­na a la in­for­ma­ción y eso, co­mo pe­rio­dis­ta, me preo­cu­pa.

«Ten­go una gran re­la­ción con Pe­pa Bueno. Ser una do­ble ofer­ta de una mis­ma em­pre­sa no nos en­fren­ta» «Lo de ‘Jo­sep Cu­ní’ en el tí­tu­lo me hon­ra y me cau­sa pu­dor, pe­ro es que pien­san que es­ta mar­ca ayu­da a ven­der»

CA­DE­NA SER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.