La fis­ca­lía re­nun­cia a pe­dir las pe­nas má­xi­mas por re­be­lión

La ley pre­vé san­cio­nes de en­tre 15 y 25 años de cár­cel pa­ra los lí­de­res El es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción pro­vi­sio­nal pue­de va­riar se­gún la evo­lu­ción del jui­cio

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - ÁN­GE­LES VÁZ­QUEZ

To­rra re­cha­za la ofer­ta «au­to­no­mis­ta» de Sán­chez e in­sis­te en el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia

Ala es­pe­ra de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo se pro­nun­cie so­bre las nu­me­ro­sas prue­bas so­li­ci­ta­das por las de­fen­sas y dic­te la aper­tu­ra de jui­cio oral a los lí­de­res del ‘pro­cés’, la fis­ca­lía ul­ti­ma su es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción, en el que, se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas, se in­cli­na por man­te­ner la acu­sa­ción de re­be­lión pa­ra to­dos los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas pro­ce­sa­dos por es­te de­li­to, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te en el mar­gen más al­to pre­vis­to en el Có­di­go Pe­nal, que lle­ga has­ta los 25 años de cár­cel pa­ra los ca­be­ci­llas, sino más bien en el con­tra­rio, que si­túa las pe­nas en un mí­ni­mo de 15 años de pri­sión.

La ley cas­ti­ga a los que ha­yan pro­mo­vi­do o sos­ten­gan la re­be­lión y sean sus je­fes prin­ci­pa­les a pe­nas de 15 a 25 años de pri­sión e in­ha­bi­li­ta­ción ab­so­lu­ta por el mis­mo tiem­po; a los que ejer­zan un man­do sub­al­terno, con de 10 a 15 años de cár­cel e in­ha­bi­li­ta­ción ab­so­lu­ta du­ran­te esos años, y a los me­ros par­ti­ci­pan­tes, con pri­sión de cin­co a 10 años e in­ha­bi­li­ta­ción es­pe­cial pa­ra em­pleo o car­go pú­bli­co des­de seis.

En su es­cri­to, la fis­ca­lía tie­ne que di­fe­ren­ciar en­tre las dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en las que pu­die­ron in­cu­rrir ca­da uno de los 18 pro­ce­sa­dos a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia es­pa­ño­la, que se­rán los que se­rán juz­ga­dos a par­tir del pró­xi­mo enero por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Car­les Puig­de­mont y los de­más hui­dos (los cin­co ‘ex­con­se­llers’ que le acom­pa­ña­ron a Bru­se­las, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ERC, Mar­ta Ro­vi­ra, y la ex­dipu­tada de la CUP An­na Ga­briel) es­tán en una pie­za se­pa­ra­da, pa­ra­li­za­da a la es­pe­ra de que re­gre­sen a Es­pa­ña y pue­dan ser juz­ga­dos por los de­li­tos por los que fue­ron pro­ce­sa­dos. En el ca­so del ‘ex­pre­si­dent’ y sus ‘ex­con­se­llers’ To­ni Co­mín y Cla­ra Pon­sa­tí, los más gra­ves: re­be­lión y mal­ver­sa­ción.

Fuen­tes fis­ca­les atri­bu­yen una má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad en lo ocu­rri­do en Ca­ta­lun­ya a los nue­ve pro­ce­sa­dos que se en­cuen­tran en pri­sión, al­go que es ló­gi­co, da­da la gra­ve me­di­da cau­te­lar que se les im­pu­so ha­ce un año. Se tra­ta del ex­vi­ce­pre­si­den­te

El es­cri­to tie­ne que di­fe­ren­ciar en­tre la res­pon­sa­bi­li­dad en la que pu­do in­cu­rrir ca­da uno de los 18 pro­ce­sa­dos

La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo no se co­no­ce­rá has­ta des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del pró­xi­mo ma­yo

de la Ge­ne­ra­li­tat Oriol Jun­que­ras, el ‘ex­con­se­ller’ de In­te­rior Joa­quim Forn, el ex­pre­si­den­te de la As­sem­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) Jor­di Sàn­chez, el pre­si­den­te de Òm­nium Cul­tu­ral, Jor­di Cui­xart, y los ‘ex­con­se­llers’ Jor­di Tu­rull, Raül Ro­me­va, Do­lors Bas­sa y Jo­sep Rull y la ex­pre­si­den­ta del Par­la­ment Car­me For­ca­dell.

RE­BE­LIÓN SIN MAL­VER­SA­CIÓN For­ca­dell, Sàn­chez y Cui­xart so­lo fue­ron pro­ce­sa­dos por re­be­lión, ya que no for­ma­ban par­te del Go­vern, por lo que no pue­den ser con­si­de­ra­dos res­pon­sa­bles del di­ne­ro pú­bli­co que se pu­do des­ti­nar al re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O. Los de­más su­ma­ron a ese gra­ve de­li­to el de mal­ver­sa­ción. No obs­tan­te, esa di­fe­ren­cia so­lo pue­de tras­la­dar­se en los es­cri­tos de ca­li­fi­ca­ción del fis­cal y del res­to de acu­sa­cio­nes per­so­na­das, Vox y la Abo­ga­cía del Es­ta­do, a una so­li­ci­tud de más o me­nos años de cár­cel por la re­be­lión, por­que es­ta ab­sor­be la mal­ver­sa­ción.

No ocu­rre así con la se­di­ción que sí per­mi­te acu­sar tam­bién por el des­vío del di­ne­ro pú­bli­co, lo que en la prác­ti­ca pue­de su­po­ner más años de cár­cel, si se tie­ne en cuen­ta que quie­nes la in­du­cen, sos­tie­nen o di­ri­gen pue­den ser cas­ti­ga­dos con en­tre ocho y 10 años de cár­cel, y de 10 a 15, si fue­ran per­so­nas cons­ti­tui­das en au­to­ri­dad. Pa­ra los de­más se­di­cio­sos la pe­na pre­vis­ta va de cua­tro a ocho años. La mal­ver­sa­ción, por su par­te, se cas­ti­ga con en­tre dos a seis años de pri­sión, pe­ro pue­de lle­gar has­ta 12 años de cár­cel «si el va­lor del per­jui­cio cau­sa­do o de los bie­nes o efec­tos apro­pia­dos ex­ce­die­re de 250.000 eu­ros». La Guar­dia Ci­vil ele­vó en ju­nio el di­ne­ro pre­sun­ta­men­te mal­ver­sa­do a 3,2 mi­llo­nes de eu­ros, en­tre lo abo­na­do y lo pen­dien­te de pa­go.

En cual­quier ca­so, la fis­ca­lía siem­pre es­tá a tiem­po du­ran­te el jui­cio de mo­di­fi­car su es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción, en fun­ción de la prue­ba prac­ti­ca­da. Tam­bién las acu­sa­cio­nes pue­den ele­var a de­fi­ni­ti­vas sus con­clu­sio­nes pro­vi­sio­na­les o mo­di­fi­car­las. Y esa se­rá la pe­ti­ción de pe­na so­bre la que se pro­nun­cia­rá el tri­bu­nal al dic­tar la co­rres­pon­dien­te sen­ten­cia, que no se co­no­ce­rá has­ta des­pués de las elec­cio­nes de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.