El Apo­ca­lip­sis de Trump

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se tra­ta de mo­vi­li­zar a su elec­to­ra­do con una cam­pa­ña en la que de­mo­ni­za a los can­di­da­tos de­mó­cra­tas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacional - RI­CAR­DO MIR DE FRAN­CIA

Ima­gi­ne­mos por un ins­tan­te el es­ce­na­rio. Es 7 de no­viem­bre del 2018. La no­che elec­to­ral ha que­da­do atrás y los de­mó­cra­tas se fro­tan los ojos tras lo­grar una apa­bu­llan­te vic­to­ria en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. El

«par­ti­do del cri­men» ha re­cu­pe­ra­do las dos cá­ma­ras del Con­gre­so. Es­tá ham­brien­to por trans­for­mar Es­ta­dos Uni­dos con un gi­ro ha­cia el «so­cia­lis­mo ra­di­cal» ins­pi­ra­do «en el mo­de­lo eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la». Co­mo pri­me­ra me­di­da le­gis­la­ti­va, suben los impuestos y «des­tru­yen la

sa­ni­dad» tal y co­mo se co­no­cía has­ta aho­ra. Los mer­ca­dos se hun­den y el pá­ni­co se ins­ta­la en las bol­sas. Mien­tras la ciu­da­da­nía co­rre a sal­var sus aho­rros, los de­mó­cra­tas di­suel­ven la po­li­cía adua­ne­ra y abren las fron­te­ras. Pan­di­lle­ros, dro­gas y mi­llo­nes de ile­ga­les desatan el te­rror. El país es­tá al bor­de de la rup­tu­ra. Ha lle­ga­do la ho­ra del jui­cio fi­nal.

La se­cuen­cia des­cri­ta pa­re­ce sa­ca­da de una no­ve­la apo­ca­líp­ti­ca de cien­cia fic­ción o de la lla­ma­da li­te­ra­tu­ra de su­per­vi­vien­tes, pe­ro es el es­ce­na­rio que des­cri­be en sus mí­ti­nes el pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do con­ser­va­dor ca­ra a las le­gis­la­ti­vas del 6 de no­viem­bre. Si­guien­do el ma­nual de la pro­pa­gan­da clá­si­ca, Trump se ha en­tre­ga­do a la de­mo­ni­za­ción de sus ri­va­les po­lí­ti­cos con una re­tó­ri­ca que re­cuer­da a los mo­men­tos más os­cu­ros del si­glo XX. «Si los de­mó­cra­tas to­man el con­trol, arrui­na­rán nues­tro in­creí­ble pro­gre­so y pa­ra­li­za­rán el país, abo­cán­do­lo a la po­bre­za y fi­nal­men­te al caos», di­jo es­ta

se­ma­na en Io­wa. «Los de­mó­cra­tas quie­ren su­bir los impuestos, im­po­ner

el so­cia­lis­mo y des­man­te­lar las agen­cias del or­den. Quie­ren eli­mi­nar fron­te­ras, quie­ren de­jar­nos sin país». Siem­pre ha si­do un digno re­pre­sen­tan­te del «es­ti­lo pa­ra­noi­co de la

po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na», des­cri­to por el his­to­ria­dor Ri­chard Hofs­tad­ter en su cé­le­bre en­sa­yo de 1964. Sa­be leer con maes­tría la psi­que es­ta­dou­ni­den­se y, des­de el pri­mer día, ha re­cu­rri­do a la re­tó­ri­ca apo­ca­líp­ti­ca y cons­pi­ra­to­ria, que en EEUU tie­ne una es­pe­cial re­so­nan­cia por la in­ter­pre­ta­ción pro­fé­ti­ca que ha­cen de la Bi­blia al­gu­nas co- rrien­tes pro­tes­tan­tes y por la des­con­fian­za se­cu­lar que par­te de la po­bla­ción sien­te ha­cia las au­to­ri­da­des. «La car­ni­ce­ría ame­ri­ca­na se aca­ba aquí», di­jo en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra tras des­cri­bir el le­ga­do de Ba­rack Oba­ma co­mo un ce­men­te­rio de fá­bri­cas aban­do­na­das y ni­ños ham­brien­tos.

Pe­ro en es­ta cam­pa­ña es­tá yen­do más allá. To­do pa­re­ce va­ler pa­ra fo­men­tar el mie­do a sus ri­va­les en la opo­si­ción, a los que aho­ra des­cri­be co­mo «el par­ti­do del cri­men», una «fu­rio­sa mu­che­dum­bre iz­quier­dis­ta» que se cier­ne co­mo una ame­na­za exis­ten­cial so­bre EEUU. «La reali­dad es que el Par­ti­do De­mó­cra­ta cen­tris­ta es­tá muer­to. Los nue­vos de­mó­cra­tas son so­cia­lis­tas ra­di­ca­les que quie­ren im­po­ner el mo­de­lo eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la», es­cri­bió ha­ce unos días en USA To­day.

Los acu­sa­ba de que­rer eli­mi­nar la sa­ni­dad pú­bli­ca pa­ra los pen­sio­nis­tas, cuan­do lo úni­co que quie­re su sec­tor más pro­gre­sis­ta y mi­no­ri­ta­rio es ex­ten­der ese sis­te­ma a to­da la po­bla­ción pa­ra ins­tau­rar un mo­de­lo se­me­jan­te al eu­ro­peo.

Co­mo Hitler

«Trump fo­men­ta el odio ha­cia el otro, que es uno de los ele­men­tos clá­si­cos de la pro­pa­gan­da. Y re­pi­te mil ve­ces una mis­ma men­ti­ra es­pe­ran­do que aca­be sien­do acep­ta­da co­mo una ver­dad, una es­tra­te­gia que Adolf Hitler ex­pu­so en las

pá­gi­nas de Mein Kampf», di­ce el pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Sa­lem, Ro­bert Brown. Esa de­mo­ni­za­ción del otro for­ma par­te de su re­per­to­rio po­lí­ti­co des­de el día en que anun­ció su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia, cuan­do pro­me­tió cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra pa­ra fre­nar la lle­ga­da de me­xi­ca­nos, a los que des­cri­bió co­mo «vio­la­do­res» y «cri­mi­na­les». «Trump no es un de­mó­cra­ta, sino un po­pu­lis­ta au­to­ri­ta­rio y el ries­go de su pro­pa­gan­da es que aca­be ale­jan­do al país de la de­mo­cra­cia».

La arquitectura ins­ti­tu­cio­nal de EEUU se an­to­ja de­ma­sia­do só­li­da pa­ra que pue­da con­se­guir­lo. Pe­ro Trump es­tá ju­gan­do con fue­go. No de­ja de azu­zar el re­sen­ti­mien­to.

«Son so­cia­lis­tas

ra­di­ca­les que quie­ren im­po­ner el mo­de­lo eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la», di­ce

«El ries­go de su

pro­pa­gan­da es que ale­je al país de la de­mo­cra­cia», aler­ta un ana­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.