El de­fec­tuo­so sis­te­ma de opo­si­cio­nes con­lle­va que

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Domingo -

no siem­pre lle­gan los más com­pe­ten­tes al car­go

El se­gun­do pro­ble­ma es de or­den ideo­ló­gi­co. Es un he­cho to­tal­men­te cons­ta­ta­ble que una par­te re­le­van­te de las pocas con­de­nas que Es­pa­ña ha re­ci­bi­do del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos han te­ni­do que ver con el in­de­pen­den­tis­mo vas­co, y al­gu­na vez con el ca­ta­lán. Han si­do ca­sos so­na­dos al­gu­nos de ellos, co­mo el de Inés del Río, que pu­so en li­ber­tad a va­rias de­ce­nas de pre­sos de ETA, y tam­bién el ca­so Atut­xa, el ca­so Cas­tells –uno de los más an­ti­guos–, el re­cien­te ca­so Ote­gi y la pri­me­ra con­de­na a Es­pa­ña por tra­tos de­gra­dan­tes es­te mis­mo año.

VA­RA­PA­LOS EU­RO­PEOS En cuan­to al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, se pue­den re­cor­dar las sen­ten­cias del an­ti­guo ca­so Bul­tó, y la de las de­ten­cio­nes de in­de­pen­den­tis­tas an­tes de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, y la más re­cien­te por la que­ma de fo­tos del Rey. To­dos esos ca­sos tie­nen sus ma­ti­ces y no pue­de de­cir­se, en ab­so­lu­to, que ca­da vez que el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos con­de­na a Es­pa­ña sea por te­mas re­la­cio­na­dos con el in­de­pen­den­tis­mo. Pe­ro la re­pe­ti­ción de con­de­nas re­la­cio­na­das con ese asun­to no de­be­ría pa­sar­se por al­to y ha­bría que es­tu­diar con se­re­ni­dad sus cau­sas. Sea co­mo fue­re, la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca de un juez no de­be tras­cen­der a las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, y hay que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra des­te­rrar cual­quier atis­bo de sos­pe­cha en es­te te­ma.

El ter­cer pro­ble­ma es la for­ma­ción ju­di­cial. El sis­te­ma de opo­si­cio­nes es muy de­fec­tuo­so, an­ti­cua­do, pre­do­mi­nan­te­men­te me­mo­rís­ti­co y con un ex­ce­si­vo pa­pel de una fi­gu­ra no ofi­cial que re­sul­ta di­fí­cil­men­te de­fi­ni­ble en cuan­to a su rol: el pre­pa­ra­dor. El pro­ble­ma es co­mún a otras opo­si­cio­nes que se ce­le­bran en Es­pa­ña y que po­seen un sis­te­ma si­mi­lar de exa­men pa­ra el ac­ce­so a pla­zas fun­cio­na­ria­les de al­ta ca­te­go­ría. El re­sul­ta­do es que no siem­pre lle­gan los que aca­ba­rían sien­do más com­pe­ten­tes en su pues­to.

Lo do­lo­ro­so de la si­tua­ción es que no son una ma­yo­ría los jue­ces con un ses­go tan con­ser­va­dor que les con­di­cio­ne en sus sen­ten­cias. En reali­dad son muy po­cos, pe­ro ha­cen un rui­do tre­men­do. Igual que ni si­quie­ra to­dos los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, pe­se a su de­fec­tuo­sa de­sig­na­ción, pa­de­cen des­pués una mer­ma de su in­de­pen­den­cia. Y, sin du­da, la ma­yo­ría de los jue­ces apro­ba­ron las opo­si­cio­nes con pleno me­re­ci­mien­to. Pe­ro hay que po­ner so­lu­ción a las sos­pe­chas. Es tiem­po de re­for­mas, a fin de que la luz pú­bli­ca re­fle­je de­bi­da­men­te la ex­ce­len­cia y pul­cri­tud de la enor­me ma­yo­ría del co­lec­ti­vo ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.