La sec­ta de los ‘erre que erre’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EN­RIC Her­nàn­dez @En­ri­c_Her­nan­dez

Pa­ra ser buen in­de­pen­den­tis­ta, an­tes bas­ta­ba con vo­tar a fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas. Lue­go ma­ni­fes­tar­se ca­da On­ze de Se­tem­bre, pre­vio pa­go de ca­mi­se­tas y de­más aba­lo­rios. Pron­to to­có abo­nar la cuo­ta a las en­ti­da­des de la co­sa, que no va­mos a ra­ca­near cuan­do los sue­ños es­tán en jue­go. Tam­bién con­tri­buir en las co­lec­tas pa­ra su­fra­gar las mul­tas im­pues­tas a los lí­de­res so­be­ra­nis­tas. Y par­ti­ci­par en tres vo­ta­cio­nes por la in­de­pen­den­cia, a ries­go de re­ci­bir al­gún po­rra­zo. Y vo­tar en tres elec­cio­nes en cin­co años, ca­da una de las cua­les iba a ser la úl­ti­ma de or­den au­to­nó­mi­co. Ni por esas.

Los con­ven­ci­dos no ce­san de con­tar­se y re­con­tar­se, te­nien­do po­co o na­da en cuen­ta a los de­más. De ahí que el úl­ti­mo hit sea, por el mó­di­co pre­cio de 10 eu­ros, alis­tar­se li­te­ral­men­te en la cau­sa, co­mo «fun­da­do­res» de la Cri­da Na­cio­nal per la Re­pú­bli­ca o del Con­sell de la Re­pú­bli­ca, am­bos idea­dos por Car­les Puig­de­mont. Los em­pre­sa­rios que sean bue­nos ca­ta­la­nes de­be­rán tam­bién re­gis­trar­se, a ini­cia­ti­va de la As­sem­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), en un cen­so de com­pa­ñías ami­gas del ‘pro­cés’, pa­ra así iden­ti­fi­car a las pér­fi­das que tras el 1-O mu­da­ron su se­de so­cial y a aque­llas que, las muy equi­dis­tan­tes, pre­ten­den ven­der sus pro­duc­tos a to­dos los con­su­mi­do­res, pien­sen co­mo pien­sen.

«Con­su­mo es­tra­té­gi­co»

El «con­su­mo es­tra­té­gi­co» que alien­ta la ANC, una suer­te de se­llo de ca­li­dad pa­trió­ti­ca, se ase­me­ja de­ma­sia­do a un in­ten­to de boi­cot so­be­ra­nis­ta a las em­pre­sas desafec­tas. Ini­cia­ti­va que, de pros­pe­rar, ca­bría ex­ten­der a otros ám­bi­tos. La tien­das ben­de­ci­das por el pro­ce­sis­mo po­drían lu­cir en su fa­cha­da un to­po ama­ri­llo que las dis­tin­guie­se del res­to, y otro tan­to ha­rían los ta­xis­tas, las fu­ne­ra­rias, las ga­so­li­ne­ras... O los diarios, a ries­go de que al­guno lu­cie­se me­dio to­po o lo mos­tra­se en­te­ro, pe­ro en días al­ter­nos.

Con sus lis­tas blan­cas, que con­de­nan al res­to de los ca­ta­la­nes a una omi­no­sa lis­ta ne­gra, la sec­ta de los erre que erre --re­pú­bli­ca que re­pú­bli­ca--, mi­no­ri­ta­ria pe­ro rui­do­sa en el in­de­pen­den­tis­mo, es­tá cons­tru­yen­do un país ima­gi­na­rio ca­da vez más pe­que­ño y ex­clu­yen­te.

La cla­ve

tLas ins­tan­cias ju­di­cia­les, en en­tre­di­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.