Des­con­cier­to de los jue­ces

Al no cam­biar la ley hi­po­te­ca­ria, los po­lí­ti­cos car­ga­ron so­bre los tri­bu­na­les una fun­ción que no era la su­ya

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - AN­TÓN Cos­tas Ca­te­drá­ti­co de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (UB).

De un tiem­po a es­ta par­te, las más al­tas ins­tan­cias ju­di­cia­les es­pa­ño­las –el Tri­bu­nal Su­pre­mo (TS) y la Au­dien­cia Na­cio­nal (AN)– es­tán su­frien­do un fuer­te de­te­rio­ro de su repu­tación pro­fe­sio­nal y de su le­gi­ti­mi­za­ción so­cial. Es­to no es bueno para el sis­te­ma ju­di­cial en su con­jun­to, pe­ro tam­po­co lo es para la economía, la so­cie­dad y la de­mo­cra­cia.

Lo ocu­rri­do es­tas úl­ti­mas se­ma­nas en el TS con la cues­tión de quién ha de co­rrer con el pa­go del im­pues­to so­bre las hi­po­te­cas ha he­cho que ese de­te­rio­ro ha­ya emer­gi­do con cier­ta vi­ru­len­cia. Pe­ro con an­te­rio­ri­dad su repu­tación ya ha­bía si­do pues­ta en en­tre­di­cho. Par­ti­cu­lar im­por­tan­cia tu­vie­ron los ti­ro­nes de ore­jas del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea por asun­tos re­la­cio­na­dos pre­ci­sa­men­te con la re­gu­la­ción hi­po­te­ca­ria es­pa­ño­la, como las cláu­su­las sue­lo, obli­gan­do al TS a rec­ti­fi­car al­gu­na de sus de­ci­sio­nes. Es­to tie­ne que ha­ber he­ri­do la au­to­es­ti­ma de los jue­ces es­pa­ño­les.

Tam­bién han si­do le­si­vas al­gu­nas co­rrec­cio­nes del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos en cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la ga­ran­tía de los de­re­chos hu­ma­nos y las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, es­pe­cial­men­te en ca­sos con di­men­sión po­lí­ti­ca in­ter­na, como el re­cien­te de Ar­nal­do Ote­gi. Pe­ro con­vie­ne no au­to­fla­ge­lar­nos en de­ma­sía. España no sa­le mal pa­ra­da al com­pa­rar­se con otros paí­ses eu­ro­peos en cuan­to al nú­me­ro de ca­sos, aun­que, eso sí, al­gu­nos con fuer­te re­per­cu­sión pú­bli­ca.

Po­si­ble­men­te el ám­bi­to más pe­li­gro­so para la repu­tación de los jue­ces es la per­cep­ción so­cial so­bre su in­de­pen­den­cia. En ese te­rreno es­ta­mos en los úl­ti­mos lu­ga­res de la cla­si­fi­ca­ción eu­ro­pea (The 2018 EU Jus­ti­ce Sco­re­board). Las cau­sas son tres, por es­te or­den: a) in­ter­fe­ren­cia o pre­sio­nes de go­bier­nos y po­lí­ti­cos, b) in­ter­fe­ren­cia o pre­sio­nes de los po­de­res eco­nó­mi­cos y cor­po­ra­ti­vos, y c) mal di­se­ño de los sis­te­mas de elección de los jue­ces y de los ór­ga­nos de go­bierno. TO­DO ES­TO

ha ex­ten­di­do en­tre los jue­ces es­pa­ño­les un sen­ti­mien­to de ma­les­tar, des­am­pa­ro y des­con­cier­to. Por un la­do, pien­san que la so­cie­dad no com­pren­de bien ni va­lo­ra su fun­ción. Por otro, que no tie­nen la pro­tec­ción y la ayu­da ade­cua­da de los le­gis­la­do­res y go­ber­nan­tes.

Vol­vien­do al TS, ¿cuá­les son las cau­sas de su des­con­cier­to? ¿Es, como di­cen al­gu­nos, porque el TS es un re­duc­to del con­ser­va­du­ris­mo y no en­tien­de que la nor­ma ne­ce­si­ta adap­tar­se al signo de los tiem­pos? ¿Son las desave­nen­cias de cri­te­rio que han sur­gi­do en el seno del TS en re­la­ción con el pa­go del im­pues­to pro­duc­to de las ren­ci­llas en­tre ellos, como afir­man otros? ¿O es el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo de al­gu­nos jue­ces, como di­cen unos ter­ce­ros?

Es pro­ba­ble que ha­ya al­go de to­do es­to. Pe­ro ten­go para mí que la cau­sa prin­ci­pal del des­con­cier­to de los jue­ces es­tá en el can­san­cio de mu­chos de ellos en su ta­rea de su­plir a los le­gis­la­do­res y go­ber­nan­tes de su obli­ga­ción de adap­tar la re­gu­la­ción hi­po­te­ca­ria a las con­se­cuen­cias de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008. Los go­bier­nos y le­gis­la­do­res fue­ron di­li­gen­tes en res­ca­tar a los pres­ta­mis­tas (los ban­cos), pe­ro ab­so­lu­ta­men­te in­do­len­tes a la ho­ra de res­ca­tar tam­bién a los pres­ta­ta­rios (las fa­mi­lias en­deu­da­das de bue­na fe). Te­nían que ha­ber cam­bia­do una le­gis­la­ción hi­po­te­ca­ria es­pa­ño­la muy du­ra con los en­deu­da­dos, en tér­mi­nos com­pa­ra­dos a la de otros paí­ses. Ten­go la im­pre­sión de que, can­sa­dos de re­ci­bir ti­ro­nes de ore­jas de la jus­ti­cia eu­ro­pea, a los jue­ces de la sa­la 3 del TS que cam­bia­ron el cri­te­rio tra­di­cio­nal de ha­cer re­caer el im­pues­to so­bre los hi­po­te­ca­dos se les aca­bó la pa­cien­cia con la in­do­len­cia y de­sidia de los le­gis­la­do­res y go­ber­nan­tes. «¡Has­ta aquí he­mos lle­ga­do. A par­tir de ahora, que ca­da pa­lo aguan­te su ve­la!», de­ben ha­ber pen­sa­do. MU­CHOS

han ha­bla­do de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca al ver có­mo ha ges­tio­na­do el TS es­ta si­tua­ción. Pe­ro, sea­mos se­rios, ¿es ra­zo­na­ble es­pe­rar que una cri­sis como la que es­ta­mos su­frien­do des­de ha­ce diez años no aca­be afec­tan­do a to­das las ins­ti­tu­cio­nes, in­clui­das las ju­di­cia­les? En la me­di­da que los le­gis­la­do­res y go­ber­nan­tes han ac­tua­do de for­ma in­do­len­te han car­ga­do so­bre los jue­ces una fun­ción que no era la su­ya. El re­sul­ta­do ha si­do de­te­rio­rar su repu­tación.

Pe­ro, como di­ce el re­frán, no hay mal que por bien no ven­ga. El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha reac­cio­na­do con di­li­gen­cia y co­ra­je ha­cien­do lo que go­bier­nos an­te­rio­res hu­bie­sen te­ni­do que ha­cer: cam­biar la ley para equi­li­brar las car­gas en­tre pres­ta­mis­tas y pres­ta­ta­rios. Si se hu­bie­se he­cho an­tes ha­bría­mos evi­ta­do el ac­tual des­con­cier­to de los jue­ces.

El ám­bi­to más pe­li­gro­so para la repu­tación de la jus­ti­cia es la per­cep­ción so­bre su in­de­pen­den­cia

MA­RÍA TI­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.