Vi­da de hos­pi­tal

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias atraen a mi­les de es­tu­dian­tes, la ma­yo­ría chi­cas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - Gon­zá­lez-Sin­de Es­cri­to­ra y guio­nis­ta.

ni­mo, José Luis, que no es na­da», le di­ce mien­tras car­ga con las bol­sas de plás­ti­co del hos­pi­tal, esas don­de guar­das tu ro­pa cuan­do que­das in­gre­sa­do, ade­más de su bol­so y el abri­go. Él, des­de la ca­mi­lla, re­zon­ga: «Ya, ya, eso se di­ce muy fá­cil». El ca­mi­lle­ro em­pu­ja y des­apa­re­cen en el as­cen­sor. Ella no se vuel­ve para ver­lo mar­char. Tie­ne pri­sa por sen­tar­se, sol­tar los bul­tos y sa­car el mó­vil: «Soy Pi­li. Ya lo han ba­ja­do a qui­ró­fano». Mien­tras, en la puer­ta de los bo­xes, un ya­yo bas­tan­te ju­ve­nil ex­pli­ca a la nie­ta muy ru­bia y muy pin­ta­da que la ten­sión la tie­ne bien, pe­ro el azú­car a 175, un po­co al­ta. Sub­ra­ya lo prin­ci­pal: la doc­to­ra ha di­cho que la in­ci­sión no de­be mo­jar­la y que ca­da día ten­drá que pin­char­se. Pe­ro él no sa­be pin­char, ¿y có­mo va a pin­char­se la abue­la so­la? Es­to le tie­ne ofus­ca­do. La nie­ta le tran­qui­li­za, tie­ne oí­do que las agu­jas de la in­su­li­na son muy fi­nas, se­rá sen­ci­llo po­ner las in­yec­cio­nes.

La ca­fe­te­ría es gran­de, muy lim­pia, con ven­ta­na­les a la ca­lle que la ha­cen lu­mi­no­sa y ale­gre. A es­ta ho­ra de la ma­ña­na hay cal­ma. So­bre to­do, vie­nen a to­mar un ca­fé y una tos­ta­da per­so­nas ma­yo­res que sa­len de prue­bas y aná­li­sis. El per­so­nal del hos­pi­tal es pa­cien­te y ama­ble. No siem­pre es A me­nu­do los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, ya sean ad­mi­nis­tra­ti­vos, téc­ni­cos, en­fer­me­ros o mé­di­cos, han desa­rro­lla­do una suer­te de ca­pa­ra­zón para mar­car la dis­tan­cia con los pa­cien­tes. No pue­den im­pli­car­se en sus pa­de­ci­mien­tos y el sis­te­ma no ayu­da a que, aun­que qui­sie­ran, pue­dan de­di­car el tiem­po su­fi­cien­te a sol­ven­tar las ne­ce­si­da­des y du­das de ca­da cual, tan­tas ve­ces menores, sub­je­ti­vas. Pe­ro en es­te hos­pi­tal se res­pi­ra tran­qui­li­dad. No in­di­fe­ren­cia, sino esa alegría pru­den­te que vie­ne con la con­fian­za.

A la se­ño­ra des­pis­ta­da que ron­da por los pa­si­llos la en­ca­mi­nan con bue­nas pa­la­bras a la con­sul­ta co­rrec­ta. Los en­fer­me­ros son cor­dia­les y se to­man el tiem­po de mi­rar al pa­cien­te y ex­pli­car­le el pro­ce­di­mien­to. Tran­qui­li­zan con su in­for­ma­ción per­so­na­li­za­da. Sa­ben lo que ha­cen y lo rea­li­zan con sim­pa­tía, in­sis­to, no el ba­nal ex­ce­so de fa­mi­lia­ri­dad o pa­ter­na­lis­mo que otros dis­pen­san a los en­fer­mos re­du­cién­do­nos, des­de el mo­men­to en que vis­tes la ri­dí­cu­la ca­mi­so­la con el cu­lo al ai­re, a la ca­te­go­ría de ni­ños.

NO­TAS

que el hos­pi­tal es bueno por có­mo se tra­tan los pro­fe­sio­na­les en­tre ellos. Una mu­jer ves­ti­da de ca­lle vie­ne a sa­lu­dar a los com­pa­ñe­ros. Ahora tra­ba­ja en otro cen­tro. A me­dio­día, lar­gas me­sas de 10 se lle­nan de ba­tas blan­cas que al­muer­zan en­tre­mez­cla­dos con los ape­sa­dum­bra­dos fa­mi­lia­res de los pa­cien­tes. Es un hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio don­de, ade­más, se in­ves­ti­ga. No sé si la ca­ma­ra­de­ría tie­ne que ver con los MIR que arran­can aquí su ca­rre­ra. In­tu­yo que se­rá la su­ma de unos ho­ra­rios más ra­cio­na­les, equi­pos más es­ta­bles, me­nos ges­to­res apre­tan­do y un desem­pe­ño acor­de con los tiem­pos reales que exi­ge ca­da con­sul­ta o tra­ta­mien­to.

Los mi­ro y pien­so que me gus­tan mé­di­cos/as y en­fer­me­ros/as porque nun­ca son frí­vo­los. Por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal, si no por vo­ca­ción o por con­fi­gu­ra­ción men­tal de fá­bri­ca, tie­nen in­ten­ción de sa­nar lo con­cre­to, de re­es­ta­ble­cer el equi­li­brio de lo des­arre­gla­do, lo cual los ha­ce es­tar más aten­tos y en aler­ta que otros al con­tex­to en el que vi­ven. Hoy ser mé­di­ca/o o en­fer­me­ra/o no es un ofi­cio que go­ce ni de los emo­lu­men­tos ni del pres­ti­gio re­ve­ren­cial de otras épo­cas. Más bien lo con­tra­rio: es es­tar ex­pues­to a la pre­ca­rie­dad de una ca­rre­ra con un as­cen­so muy len­to de­bi­do a mu­cho con­tra­to tem­po­ral, mu­cha su­plen­cia que no ge­ne­ra de­re­chos la­bo­ra­les y po­cos es­pa­cios paa­sí. ra con­so­li­dar ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to.

Pe­ro los hos­pi­ta­les no fun­cio­na­rían sin otro ti­po de per­so­nal que, aun­que no sea li­cen­cia­do en me­di­ci­na, ha­ce la mis­ma fal­ta. Son los ce­la­do­res. So­lo cuan­do es­ca­sean, como ocu­rre úl­ti­ma­men­te de­bi­do a los re­cor­tes, nos da­mos cuen­ta de la po­ca gra­cia que tie­ne es­tar ti­ra­do en una ca­ma en tie­rra de na­die, en­tre el qui­ró­fano y la ha­bi­ta­ción, don­de te es­pe­ra tu an­gus­tia­do acom­pa­ñan­te sim­ple­men­te porque no hay na­die que em­pu­je tu ca­mi­lla al as­cen­sor. Por no ha­blar de las lim­pia­do­ras o los en­car­ga­dos de man­te­ni­mien­to.

PE­SE A

las di­fi­cul­ta­des y al mal hu­mor de pa­cien­tes har­tos de es­pe­rar (las agre­sio­nes a los fa­cul­ta­ti­vos se dis­pa­ra­ron pro­por­cio­nal­men­te a los re­cor­tes), las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias atraen ca­da año a mi­les de es­tu­dian­tes, la ma­yo­ría chi­cas. As­pi­ran a do­mi­nar esa com­bi­na­ción de «co­no­ci­mien­to mé­di­co, in­tui­ción y buen cri­te­rio» que ha­ce de la me­di­ci­na más que una cien­cia: el ar­te de la aten­ción a to­dos los sig­nos en un pro­ce­so so­fis­ti­ca­do de pen­sa­mien­to que be­be de múl­ti­ples fuen­tes. Al res­to so­lo nos que­da dar­les las gra­cias y mos­trar­les apo­yo y res­pe­to en su siem­pre jus­tas, siem­pre sen­sa­tas reivin­di­ca­cio­nes. Tal y como es­tán las co­sas, lo sor­pren­den­te es que los pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad si­gan aten­dién­do­nos y no nos man­den a to­dos al ga­re­te.

Tal y como es­tán las co­sas, sor­pren­de que los pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad si­gan aten­dién­do­nos

LEO­NARD BEARD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.