Una ama­bi­li­dad inusual con un hi­jo especial

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Es­te ve­rano, vi­nie­ron a vi­si­tar­me unos ami­gos de Al­co­ra (Va­len­cia) con su hi­jo, que tie­ne sín­dro­me de Down. De­ci­di­mos su­bir al Pi­ri­neo y nos de­tu­vi­mos en Sort por­que mi ami­go que­ría com­prar lo­te­ría. Mien­tras él y su hi­jo ha­cían co­la en la ven­ta­ni­lla, su mu­jer y un ser­vi­dor es­pe­rá­ba­mos en la ca­lle. Cuan­do ya es­ta­ban a pun­to de ha­cer la com­pra, ob­ser­vé co­mo la ven­de­do­ra de bi­lle­tes abría la puer­ta y ha­cía pa­sar ha­cia den­tro a Er­nest, el hi­jo. Lo ha­bía in­vi­ta­do el se­ñor Xa­vier Ga­briel, pro­pie­ta­rio de la ad­mi­nis­tra­ción, que es­ta­ba sen­ta­do en una me­sa en la trastienda de la ofi­ci­na. Se sen­tó con él y ha­bla­ron un ra­to, con una ama­bi­li­dad e in­te­rés tan ca­ri­ño­so que se po­día per­ci­bir la aten­ción inusi­ta­da que le pres­ta­ba el chi­co. Al ter­mi­nar, el pro­pie­ta­rio lo acom­pa­ñó jun­to a su pa­dre, que te­nía una ex­pre­sión de sor­pre­sa y ale­gría al mis­mo tiem­po.

Des­pués, mi ami­go me di­jo: «No es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que tra­ten así de bien a nues­tro hi­jo». Es­to me do­lió y sor­pren­dió amar­ga­men­te, pues yo creía que es­te ti­po de aten­cio­nes y ama­bi­li­da­des ha­cia un hi­jo con es­ta sin­gu­la­ri­dad era de lo más ha­bi­tual. Ten­go la im­pre­sión de que la fal­ta de em­pa­tía y ge­ne­ro­si­dad de­sin­te­re­sa­da que pa­de­ce­mos co­mo so­cie­dad es un signo de los tiem­pos que co­rren y un mal pre­sa­gio pa­ra el ma­ña­na de to­dos. Nos he­mos ol­vi­da­do de mi­rar a los ojos cuan­do ha­bla­mos, de sa­lu­dar­nos, de dar las gra­cias, de es­cu­char, de desear a los de­más que ten­gan un buen día, de abra­zar­nos y de echar una mano al­truis­ta a los ne­ce­si­ta­dos. Si al­guien co­me­te un error, en lu­gar de ayu­dar­le se lo re­pro­cha­mos. No ha­ce­mos au­to­crí­ti­ca y si erramos no rec­ti­fi­ca­mos e in­sis­ti­mos en te­ner ra­zón, a pe­sar de ser cons­cien­tes del error co­me­ti­do y del mal cau­sa­do. Sin em­bar­go, no to­do el mun­do ac­túa así. Por eso es­cri­bo es­ta car­ta, con la es­pe­ran­za de que al­gún día es­ta anéc­do­ta vi­vi­da se con­vier­ta en ca­te­go­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.