Un Va­llès más ver­de

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Vi­vo en una ciu­dad ca­da vez más po­bla­da, que quie­re dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, que pi­de a gri­tos más zo­nas ver­des don­de desaho­gar­se. Des­de ha­ce unos años, pa­re­ce que la prio­ri­dad no son los ciu­da­da­nos sino los pre­su­pues­tos, los gran­des pro­yec­tos y en es­pe­cial los que re­quie­ren po­co man­te­ni­mien­to. Es­tá cla­ro que ci­men­tan­do los es­pa­cios pú­bli­cos ga­ran­ti­za­mos que es­te man­te­ni­mien­to sea ca­si nu­lo. Sin em­bar­go, no creo que sea so­lo una cues­tión de pre­su­pues­tos. Si nos fi­ja­mos, se des­ti­na un ex­tra­or­di­na­rio pre­su­pues­to a las fies­tas ma­yo­res en la ma­yo­ría de ciu­da­des del Va­llès (Oc­ci­den­tal y Orien­tal). So­lo es un ejem­plo, pe­ro se­gu­ro que hay mu­chos otros gas­tos dis­cu­ti­bles y des­me­su­ra­dos (pa­be­llo­nes mu­ni­ci­pa­les des­pro­por­cio­na­dos, tea­tros que ca­si no se uti­li­zan, ex­pla­na­das mal amor­ti­za­das...). ¿Se po­dría des­ti­nar más di­ne­ro para crear zo­nas ver­des? Se­gu­ro que sí. Oxi­ge­nar las ciu­da­des, es­pe­cial­men­te las que tie­nen po­lí­go­nos in­dus­tria­les y ba­ja ca­li­dad del ai­re, se­ría un gran avan­ce y una me­jo­ra in­dis­cu­ti­ble.

No so­lo se tra­ta de cons­truir par­ques ver­des, se me ocu­rre apun­tar­nos a la crea­ción y pro­pa­ga­ción de te­chos ver­des, es de­cir, te­ja­dos ta­pia­dos de plan­tas. El man­te­ni­mien­to es mí­ni­mo, re­du­cen la con­ta­mi­na­ción y ayu­dan a re­fres­car los edi­fi­cios. Es una me­di­da muy via­ble en em­pre­sas, ya que dis­po­nen de gran­des su­per­fi­cies. Sue­na idea­lis­ta y qui­zá sea una me­di­da po­co po­pu­lar, pe­ro ca­da vez más ad­mi­nis­tra­cio­nes públicas es­tán ha­cien­do po­si­ble es­ta reali­dad en ciu­da­des como Ma­drid, Copenhague, Pa­rís, Mé­xi­co D.F... Y es que no to­do se re­du­ce al di­ne­ro, tam­bién la ca­li­dad de vi­da y del ai­re son im­pres­cin­di­bles para vi­vir más y me­jor. Es­pe­re­mos que nues­tros po­lí­ti­cos to­men no­ta de las me­di­das me­dioam­bien­ta­les de los paí­ses más avan­za­dos y po­da­mos con­ver­tir nues­tras ciu­da­des en zo­nas más dig­nas y vi­vi­bles. De mo­men­to, se lle­van la pal­ma los pro­yec­tos más po­pu­la­res res­tau­ran­tes no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con es­tos mé­to­dos pre­ven­ti­vos, por eso la aso­cia­ción ofre­ce cur­sos de for­ma­ción para in­cen­ti­var­los a ini­ciar­se y cer­ti­fi­car­se. La ce­lia­quía es una en­fer­me­dad, no una mo­da, y me sien­to or­gu­llo­sa de vi­vir en un lu­gar don­de se pro­mue­ve que ca­da vez ha­ya más ofer­ta de al­ter­na­ti­vas.

No he­mos me­jo­ra­do

Yo era pe­que­ña cuan­do se vo­tó, pe­ro re­cuer­do que les pre­gun­té a mis pa­dres si ellos vo­ta­rían y me di­je­ron: «Te­ne­mos que vo­tar porque ya nos han di­cho que sino ven­drán otra vez los mi­li­ta­res y se­rá peor». Re­cuer­do su te­mor el 23-F. Siem­pre la ame­na­za, como ahora. No he­mos me­jo­ra­do mu­cho, se­gui­mos alér­gi­cos a la dis­cu­sión y a la me­jo­ra de las co­sas. Va­mos atrás con las li­ber­ta­des y cla­ro, la Cons­ti­tu­ción ni to­car­la. Yo vo­té el 1-O, pe­ro to­da­vía hay par­te de la so­cie­dad que es­tá con el sen­ti­mien­to que te­nía mi pa­dre ha­ce años. Vo­tar para ver qué re­la­ción te­ne­mos con el res­to, ni ha­blar. To­do tie­ne que se­guir igual. Es­pe­ro que, en un fu­tu­ro, mis hi­jos dis­fru­ten de la li­ber­tad que yo no he te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.