Un lí­der sin pa­dri­nos

Del grun­ge y fa­ná­ti­co de That­cher, de­be­rá en­ca­rar el re­to de co­man­dar un par­ti­do muy de­bi­li­ta­do des­pués del 21-D

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - PER­FIL J. R.

ALE­JAN­DRO FER­NÁN­DEZ

Pac­tó con CiU en Ta­rra­go­na pa­ra ha­cer­se con la al­cal­día, pe­ro Oriol Pu­jol lo frus­tró

Re­cu­pe­ró su es­ca­ño en No­che­bue­na, en el re­cuen­to de vo­tos de­fi­ni­ti­vo de las elec­cio­nes del 21-D, y se pro­po­ne aho­ra reavi­var un PPC más to­ca­do que nun­ca. Ale­jan­dro Fer­nán­dez (Ta­rra­go­na, 1976) pre­su­me de do­tes de ora­dor, de lu­ci­dez ar­gu­men­tal y de vi­sión es­tra­té­gi­ca, unas cua­li­da­des que le han au­pa­do del cuar­to asien­to del gru­po par­la­men­ta­rio al pri­mer pues­to de la cú­pu­la po­pu­lar ca­ta­la­na.

Hi­jo de as­tu­ria­nos, se asen­tó en Ta­rra­go­na jun­to a su fa­mi­lia en los años 70. Des­de ni­ño, te­nía cla­ro que que­ría ser po­lí­ti­co, y al cum­plir la ma­yo­ría de edad no du­dó en ma­tri­cu­lar­se en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na pa­ra cur­sar Cien­cias Po­lí­ti­cas y de la Ad­mi­nis­tra­ción. Ano­na­da­do con el le­ga­do de Mar­ga­ret That­cher y Ro­nald Rea­gan, se pro­pu­so ha­cer más atrac­ti­vas las te­sis li­be­ral­con­ser­va­do­ras y se afi­lió a las juventudes del PP, Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes, en 1994. Leía, es­tu­dia­ba y re­tor­cía cual­quier idea en un ar­gu­men­to a usar en cual­quier atril.

Una vez li­cen­cia­do, ejer­ció co­mo do­cen­te en la Uni­ver­si­tat Ro­vi­ra i Vi­ri­gi­li. Aman­te del gé­ne­ro mu­si­cal grun­ge, ra­yó los dis­cos de Sis­ters of Mercy y los aña­dió a su co­lec­ción de cer­ca de 1.500 pe­lí­cu­las y 2.000 CD.

En el 2003 ate­rri­zó en el con­sis­to­rio ta­rra­co­nen­se –don­de pa­sa­ría 13 años–. Fer­nán­dez no tu­vo pa­dri­nos, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de lí­de­res po­pu­la­res, y tu­vo que ha­cer­se a sí mis­mo pa­ra en­ca­rri­lar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Lo lo­gró. So­lo cua­tro años des­pués pa­só a li­de­rar el gru­po mu­ni­ci­pal y en el 2008 co­men­zó a di­ri­gir el PP de Ta­rra­go­na. En las elec­cio­nes del 2011 re­pi­tió al fren­te de la lis­ta con­ser­va­do­ra y el PPC pa­só de cua­tro a sie­te con­ce­ja­les. La cam­pa­ña es­tu­vo te­ñi­da por la po­lé­mi­ca so­bre el uso que hi­zo el po­lí­ti­co de la can­ción de Lady Ga­ga que lle­va por tí­tu­lo su nom­bre y que la pro­duc­to­ra exi­gió re­ti­rar por fal­ta de per­mi­sos. «To­ca PP, con­fía en Ale­jan­dro. Un nue­vo al­cal­de que se preo­cu­pa por ti. Si tienes al­gu­na du­da de quién mo­la en Ta­rra­go­na, Ale­jan­dro se mue­ve, Ale­jan­dro se mo­ja», en­to­na­ba el pe­ga­di­zo es­tri­bi­llo.

Pac­tó con CiU pa­ra arre­ba­tar­le la al­cal­día al PSC y co­ro­nar­se al fren­te del con­sis­to­rio, pe­ro los con­ver­gen­tes se des­di­je­ron a úl­ti­ma ho­ra. Fue Oriol Pu­jol, en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral ad­jun­to de los con­ver­gen­tes, el en­car­ga­do de ha­cer sal­tar por los ai­res aquel acuer­do por­que, di­jo, Ca­ta­lun­ya no se po­día per­mi­tir que una ca­pi­tal de pro­vin­cia es­tu­vie­ra en ma­nos del PP. El so­cia­lis­ta Jo­sep Fé­lix Ballesteros vol­vió a le­van­tar la va­ra.

Ate­rri­zó en el Con­gre­so co­mo dipu­tado pro­vin­cial en el 2011. Allí se hi­zo buen ami­go de Pa­blo Ca­sa­do, al que años des­pués au­pa­ría has­ta la cú­pu­la del PP, y de Da­niel Se­rrano, su mano de­re­cha. El buen ojo no le fa­lló y fue uno de los pri­me­ros di­ri­gen­tes en apo­yar al sus­ti­tuo de Mariano Ra­joy cuan­do to­dos cen­tra­ban la vic­to­ria en el tán­dem So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría-María Do­lo­res de Cos­pe­dal. Ca­sa­do arra­só en Ca­ta­lun­ya y Fer­nán­dez sa­bía que su vic­to­ria le alla­na­ba tam­bién a él ca­mino. Tam­po­co na­die se le opu­so has­ta la ci­ma de los po­pu­la­res ca­ta­la­nes. Aho­ra de­be­rá li­diar con un nue­vo equi­po pa­ra re­su­ci­tar al PPC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.