Re­cha­zo al ca­pi­tal ru­so

Mul­ti­mi­llo­na­rios del país del ru­blo, como el due­ño del Mó­na­co, caen en des­gra­cia

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Economía - MARC MARGINEDAS

Los tiem­pos en que Di­mi­tri Ry­bo­ló­vlev se fo­to­gra­fia­ba con el prín­ci­pe Alberto de Mó­na­co en los ac­tos so­cia­les del prin­ci­pa­do pa­re­cen ser co­sa del pa­sa­do. El mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so ins­ta­la­do en Mon­te­car­lo y pro­pie­ta­rio del AS Mó­na­co, el club de fút­bol lo­cal, con una for­tu­na de 6.800 mi­llo­nes de dó­la­res se­gún For­bes, ha si­do arres­ta­do es­ta se­ma­na por la po­li­cía mo­ne­gas­ca, in­te­rro­ga­do y acu­sa­do de co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias. Y La Be­lle Epo­que, su lu­jo­so pent­hou­se con pri­vi­le­gia­das vis­tas y ex­hi­bi­do en ví­deos de Vimeo y Youtu­be, re­gis­tra­do a con­cien­cia por las fuer­zas del or­den.

El nom­bre de Ry­bo­ló­vlev se une al de otros mag­na­tes ru­sos caí­dos en des­gra­cia en los paí­ses don­de ges­tio­na­ban una par­te im­por­tan­te de sus ne­go­cios: Ro­man Abra­mo­vich, pro­pie­ta­rio de otro club de fút­bol, el Chel­sea, a quien Lon­dres no le re­no­vó el vi­sa­do de ne­go­cios, u Oleg De­ri­pas­ka, ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ru­sal, la segunda empresa pro­duc­to­ra de alu­mi­nio del mun­do, quien tras años de cor­te­jar los al­tos círcu­los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les de Lon­dres y Was­hing­ton, ha si­do ve­ta­do en EEUU por su­pues­tos con­tac­tos con el cri­men or­ga­ni­za­do y su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en la campaña de in­je­ren­cia ru­sa en las pre­si­den­cia­les del 2016.

Vi­gi­lan­cia

Las tri­bu­la­cio­nes en la cos­ta azul del mul­ti­mi­llo­na­rio na­ci­do en Perm (Ura­les) son un sín­to­ma más de que la jus­ti­cia y las fuer­zas del or­den en Eu­ro­pa y EEUU van a vi­gi­lar de cer­ca a las gran­des for­tu­nas ru­sas, po­nien­do co­to a mu­chas de sus di­fu­sas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les fue­ra de las fron­te­ras ru­sas. «En el ac­tual cli­ma po­lí­ti­co, Oc­ci­den­te no va a ser tan aco­ge­dor con su di­ne­ro o sus mo­dos de ha­cer», es­cri­be en Bloom­berg el co­lum­nis­ta Leo­nid Bers­hidsky.

A Ry­bo­ló­vlev, que se hi­zo ri­co gra­cias a la pri­va­ti­za­ción de Ural­ka­li, una an­ti­gua empresa so­vié­ti­ca de fer­ti­li­zan­tes que lue­go ven­dió por 5.300 mi­llo­nes de dó­la­res, se le acu­sa de ha­ber in­ten­ta­do com­prar los fa­vo­res de al­tos fun­cio­na­rios mo­ne­gas­cos para

El mag­na­te ha si­do arres­ta­do es­ta se­ma­na por la po­li­cía mo­ne­gas­ca por co­rrup­ción

que le be­ne­fi­cia­ran en una dispu­ta ju­di­cial con Yves Bou­vier, un marchante de ar­te sui­zo. En­tre los nom­bres que apa­re­cen en la in­ves­ti­ga­ción es­tá el del ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia Phi­li­pe Nar­mino, quien pre­ci­sa­men­te tu­vo que di­mi­tir des­pués de que Le Mon­de hi­cie­ra pú­bli­co el con­te­ni­do de men­sa­jes te­le­fó­ni­cos su­yos con la abo­ga­da del mi­llo­na­rio ru­so, Ta­tia­na Bers­he­da, y otras per­so­na­li­da­des.

Su ges­tión al fren­te del AS Mó­na­co, club que com­pró en el 2011, tam­bién es­tá en el pun­to de mi­ra de los in­ves­ti­ga­do­res. Se­gún el por­tal fran­cés Me­dia­part, Ry­bo­ló­vlev ideó un es­que­ma de fi­nan­cia­ción fic­ti­cio para in­su­flar al club, ne­ce­si­ta­do de re­sul­ta­dos de­por­ti­vos, 140 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, con­tra­vi­nien­do las nor­mas de la UEFA so­bre fi­nan­cia­ción lim­pia. En EEUU, el mul­ti­mi­llo­na­rio tam­bién po­dría aca­bar te­nien­do pro­ble­mas si el fis­cal Ro­bert S. Mue­ller, que in­ves­ti­ga la in­je­ren­cia ru­sa en las elecciones pre­si­den­cia­les del 2016, lo­gra de­mos­trar que la com­pra de una pro­pie­dad de Do­nald Trump en Flo­ri­da en el 2008 y por la que pa­gó un pre­cio dos ve­ces su­pe­rior al de su ad­qui­si­ción, tan so- lo cua­tro años an­tes, fue una for­ma frau­du­len­ta de res­ca­tar de sus apu­ros fi­nan­cie­ros al ac­tual pre­si­den­te de EEUU. El Krem­lin ha reac­cio­na­do como sue­le ha­cer en es­tos ca­sos: ofre­cien­do asis­ten­cia con­su­lar a su atri­bu­la­do y ri­co ciu­da­dano, ase­gu­ran­do que se­guía de cer­ca el ex­pe­dien­te y re­cor­dan­do a sus mul­ti­mi­llo­na­rios que el lu­gar más se­gu­ro para sus for­tu­nas es el sue­lo pa­trio. En di­ciem­bre pa­sa­do, el pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin ofre­ció, du­ran­te una reunión en Mos­cú con los hom­bres de ne­go­cios más im­por­tan­tes del país, que el Es­ta­do emi­tie­ra bo­nos de­no­mi­na­dos en mo­ne­da ex­tran­je­ra para ayu­dar a re­pa­triar los ca­pi­ta­les de mi­llo­na­rios afec­ta­dos por las san­cio­nes.

AP / LIO­NEL CIRONNEAU

Otros tiem­pos Ry­bo­ló­vlev, con Alberto de Mó­na­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.