¿Pa­ti­ne­tes eléc­tri­cos tam­bién en la ca­rre­te­ra?

El mun­do de la mo­vi­li­dad res­pon­de di­vi­di­do an­te la de­man­da mien­tras la DGT man­tie­ne el ve­to Los ‘pa­ti­na­do­res a mo­tor’ creen que de­ben te­ner los mis­mos de­re­chos y de­be­res que las bi­ci­cle­tas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - MANUEL VILASERÓ

An­te la pre­gun­ta, «¿Crees que de­be­mos au­to­ri­zar a los pa­ti­ne­tes eléc­tri­cos a cir­cu­lar tam­bién por las ca­rre­te­ras?, el pri­mer im­pul­so te lle­va a de­cir que no. Cues­ta pen­sar en ca­rre­te­ras lle­nas de es­tos in­ge­nios cir­cu­lan­do al la­do de ca­mio­nes des­pués de los pro­ble­mas que es­tá crean­do su in­va­sión des­con­tro­la­da de las ciu­da­des. Con­sul­ta­das las en­ti­da­des más re­pre­sen­ta­ti­vas del mun­do de la mo­vi­li­dad, la opi­nión cam­bia. Al­gu­nos se opo­nen so­bre to­do por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, pe­ro otros son par­ti­da­rios de un sí con­di­cio­na­do. El de­ba­te no es un brin­dis al sol. La so­li­ci­tud de po­der tran­si­tar por la ca­rre­te­ras la han for­mu­la­do los pa­ti­na­do­res agru­pa­dos en la Aso­cia­ción de Usua­rios de Vehícu­los de Mo­vi­li­dad Per­so­nal (AUVMP) an­te la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co (DGT). Su pre­si­den­te, el ma­dri­le­ño Juan Ji­mé­nez, sos­tie­ne que el pa­ti­ne­te pro­pul­sa­do por una ba­te­ría de­be­ría re­ci­bir el mis­mo tra­to, «los mis­mos de­re­chos y de­be­res», que las bi­ci­cle­tas, que ca­da vez más a me­nu­do in­cor­po­ran tam­bién un apo­yo eléc­tri­co.

Des­de el pun­to de vis­ta de la se­gu­ri­dad cree que es­te ti­po de vehícu­los son me­jo­res in­clu­so que las bi­ci­cle­tas, al es­tar más cer­ca del sue­lo y con los pies des­gan­cha­dos de un pe­dal. «Tie­nes más ca­pa­ci­dad de reac­ción», ase­gu­ra. Él lle­va 10 años mon­ta­do en to­do ti­po de pa­ti­ne­tes au­to­pro­pul­sa­dos y la caí­da más da­ñi­na la su­frió en una bi­ci­cle­ta.

«Yo que vi­vo en una ur­ba­ni­za­ción de las afue­ras de Ma­drid no pue­do co­ger­lo para ir a com­prar el pan al pue­blo, que es­tá a dos ki­ló­me­tros, pe­se a que lle­vo cas­co, lu­ces in­clu­so de freno y cha­le­co re­flec­tan­te», la­men­ta. Pa­re­ce que, como mí­ni­mo para efec­tuar tra­yec­tos cor­tos, no de­be­ría ha­ber in­con­ve­nien­te. Ji­mé­nez dis­po­ne de un va­ria­do nú­me­ro de mo­de­los, en­tre ellos uno más adap­ta­do para cir­cu­lar por ru­tas in­ter­ur­ba­nas, con la rue­da de­lan­te­ra muy gran­de (ver fo­to), pe­ro si ahora los sa­ca a pa­sear por cual­quier ca­rre­te­ra se arries­ga a ser mul­ta­do.

DGT: PEN­DIEN­TES DE LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN DE LOS VEHÍCU­LOS

Es­tos y otros ar­gu­men­tos ha pues­to su en­ti­dad so­bre la me­sa de la DGT, que por ahora no pien­sa pro­nun­ciar­se, man­te­nien­do la ac­tual prohi­bi­ción. La ta­rea que se ha mar­ca­do es­te or­ga­nis­mo en pri­mer lu­gar es cla­si­fi­car es­tos vehícu­los en di­fe­ren­tes ti­pos, se­gún su ve­lo­ci­dad má­xi­ma, su po­ten­cia y otras ca­rac­te­rís­ti­cas, se­gún ex­pli­có la sub­di­rec­to­ra de Vehícu­los de la DGT, Su­sa­na Gómez. Una vez en­tre en vi­gor es­ta nue­va cla­si­fi­ca­ción, en el pla­zo de unos seis me­ses, se­rá el mo­men­to de plan­tear­se si se da luz ver­de para que al­gu­nos de los mo­de­los sal­gan del ám­bi­to ur­bano. «No po­de­mos de­ci­dir por don­de pue­den cir­cu­lar sin sa­ber pri­me­ro de que ti­po de vehícu­los es­ta­mos ha­blan­do», zan­jó la sub­di­rec­to­ra.

RACC: MÁS IN­CON­VE­NIEN­TES QUE VEN­TA­JAS

Por su par­te, los au­to­mo­vi­lis­tas es­tán di­vi­di­dos. Lluís Puer­to, di­rec­tor téc­ni­co de la Fun­da­ción RACC (Real Au­to­mó­vil Club de Ca­ta­lun­ya) cree que «no se­ría una bue­na idea» au­to­ri­zar la cir­cu­la­ción de pa­ti­ne­tes fue­ra de las ciu­da­des. «Ahí no tie­nen sen­ti­do porque no atien­den a nin­gu­na ne­ce­si­dad de mo­vi­li­dad, pe­ro en cam­bio com­por­tan unos ries­gos su­pe­rio­res», se­ña­la. «Con su ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 25-30 km/h que se es­ta­ble­ce­rá in­ter­fe­ri­rían en el trá­fi­co ro­da­do, mien­tras que su po­ca es­ta­bi­li­dad y el es­ca­so aga­rre de sus rue­das en pi­sos mo­ja­dos les con­vier­te en muy vul­ne­ra­bles». Los in­con­ve­nien­tes su­pe­ran a las ven­ta­jas, en re­su­men, se­gún el club de au­to­mo­vi­lis­tas con se­de en Bar­ce­lo­na.

RA­CE: UNA REALI­DAD AN­TE LA QUE HAY QUE TO­MAR ME­DI­DAS Des­de el RA­CE (Real Au­to­mó­vil Club de España) se ve des­de otra óp­ti­ca. Su por­ta­voz, An­to­nio Lu­cas, cree que el uso de los pa­ti­ne­tes tam­bién en vías in­ter­ur­ba­nas se­rá una reali­dad a la que ha­brá que acos­tum­brar­se pe­ro an­tes hay que to­mar me­di­das de pro­tec­ción. «Si los pea­to­nes y los ci­clis­tas ya es­tán au­to­ri­za­dos para cir­cu­lar por las ca­rre­te­ra, los pa­ti­ne­tes se­gu­ra­men­te tam­bién aca­ba­rán uti­li­zan­do es­tas vías», ad­vier­te, y aña­de que lo im­por­tan­te se­ría in­ci­dir en la for­ma­ción, la con­cien­cia­ción, el equi­pa­mien­to de se­gu­ri­dad que de­ben lle­var y la ade­cua­ción de unas in­fra­es­truc­tu­ras que es­tán di­se­ña­das para la cir­cu­la­ción de vehícu­los, de for­ma que los se­pa­re y pro­te­ja de la zo­na de trá­fi­co. «Lo más im­por­tan­te de­be ser la bús­que­da de la se­gu­ri­dad de to­dos los usua­rios, y no in­cluir más ries­gos de ac­ci­den­tes en la vía», opi­na.

Trá­fi­co de­mo­ra la to­ma de de­ci­sio­nes a ries­go de que la reali­dad des­bor­de la le­gis­la­ción

FUN­DA­CIÓN PONS: IN­TE­GRA­CIÓN EN LA RU­TA

Ra­món Le­des­ma, ase­sor de Pons Se­gu­ri­dad Vial y ex­di­rec­tor de Nor­ma­ti­va de la DGT, es cla­ro par­ti­da­rio de in­te­grar las nue­vas for­mas de mo­vi­li­dad tam­bién en la ca­rre­te­ra. «Hay que ten­der a igua­lar las nor­mas para

los pa­ti­ne­tes con las que ri­gen para la bi­ci­cle­ta (cas­co, edad mí­ni­ma, lu­ces)», se­ña­la, y ad­vier­te que «por lo ge­ne­ral es­tas aso­cia­cio­nes no pi­den na­da ra­ro. No van pe­dir al­go que les pon­ga en ries­go y sus ideas sue­len ir por de­lan­te de las de la ad­mi­nis­tra­ción», ad­vier­te. ► CI­CLIS­TAS: DI­VI­SIÓN DE OPI­NIO­NES ¿Y que di­cen los ci­clis­tas? Tam­bién es­tán di­vi­di­dos. La ma­yo­ría de aso­cia­cio­nes ven con bue­nos ojos la lle­ga­da de es­tos nue­vos com­pa­ñe­ros en sus ca­rri­les bi­ci, has­ta el pun­to que la en­ti­dad que pre­si­de Juan Giménez for­ma par­te de la Coor­di­na­do­ra Ci­clis­ta de Ma­drid. Pe­ro Con Bi­ci, una de las más im­por­tan­tes, cree que se es­tán con­fun­dien­do los tér­mi­nos. «Los pa­ti­ne­tes son vehícu­los a mo­tor y como tal de­be­rían ser tra­ta­dos. Los ca­rri­les bi­ci son para la mo­vi­li­dad ac­ti­va, la que fo­men­ta la sa­lud», ad­vier­te. Y sos­tie­ne que si son vehícu­los a mo­tor que no pue­den ir por la cal­za­da en las ciu­da­des (así lo han es­ta­ble­ci­do las nue­vas or­de­nan­zas de Ma­drid y Bar­ce­lo­na) «tam­po­co de­ben ir por las ca­rre­te­ras», ex­pli­ca Ri­car­do Mar­ques, re­pre­sen­tan­te en España de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Ci­clis­tas (ECF).

Ro­ger de la Pri­ma­ve­ra, el bar­ce­lo­nés que pre­si­de la Aso­cia­ció d'Usua­ris per a la Mo­bi­li­tat Per­so­nal (AUMP) de Ca­ta­lun­ya, opi­na que es­te ti­po ar­gu­men­to nos lle­va a «una dis­cu­sión de be­su­gos». «Yo me des­pla­zo, no voy a ha­cer sa­lud, es un sis­te­ma de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble y pun­to», sos­tie­ne. Cree que la ma­yo­ría de ci­clis­tas lo en­tien­den. So­lo una vez se ha to­pa­do con uno que le re­pro­chó ser «un va­go».

Su opi­nión es que los pa­ti­ne­tes de­be­rían au­to­ri­zar­se so­lo en ca­rre­te­ras don­de la ve­lo­ci­dad es­té li­mi­ta­da a 50 o 60 km/h, al­go que pa­re­ce muy sen­sa­to. La DGT no tie­ne fá­cil to­mar una de­ci­sión pe­ro en cual­quier ca­so no pa­re­ce pru­den­te de­mo­rar­la, ni es­pe­rar a que ha­ya ac­ci­den­tes para to­mar me­di­das, no va­ya a ser que la reali­dad des­bor­de una vez a la le­gis­la­ción, como ha ocu­rri­do en las ciu­da­des.

JOSÉ LUIS RO­CA

Juan Ji­mé­nez se des­pla­za con su pa­ti­ne­te eléc­tri­co,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.