Un si­glo de desigualdad

Cien años des­pués de apro­bar el de­re­cho de vo­to de las mu­je­res, Ale­ma­nia las dis­cri­mi­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - CAR­LES PLA­NAS BOU

«Ba­jo la pre­sión irre­sis­ti­ble del au­ge de la cla­se obre­ra, el es­ta­do ca­pi­ta­lis­ta clau­di­có an­te las mu­je­res pro­le­ta­rias al ad­mi­tir­las en asam­bleas pú­bli­cas y aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas […] La con­se­cuen­cia inevi­ta­ble es que hoy mi­llo­nes de mu­je­res re­cla­man desafian­tes y llenas de con­fian­za: ¡Que­re­mos el vo­to!». Con­ver­ti­da ya en un re­fe­ren­te de la lu­cha mar­xis­ta, Ro­sa Lu­xem­bur­go an­ti­ci­pa­ba en la jor­na­da de mu­je­res so­cial­de­mó­cra­tas de Stutt­gart de 1912 un hi­to de la eman­ci­pa­ción fe­me­ni­na en Ale­ma­nia.

La de­re­cha mi­li­tar ale­ma­na en la pri­me­ra gue­rra mun­dial arras­tró con­si­go al Reich y al kái­ser Guillermo II. Las vie­jas es­truc­tu­ras co­lap­sa­ron y de esos es­com­bros na­ció la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, pri­mer ca­pí­tu­lo de un ines­ta­ble par­la­men­ta­ris­mo de­mo­crá­ti­co que abría una nue­va ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des a las mu­je­res. El 12 de no­viem­bre de 1918, tan so­lo dos días des­pués de su pro­cla­ma­ción, el con­se­jo de de­le­ga­dos del pue­blo de­jó hue­lla en los li­bros de his­to­ria al es­ta­ble­cer el de­re­cho a vo­to fe­me­nino.

Gran bre­cha sa­la­rial

Un si­glo des­pués de ese hi­to la me­jo­ra so­cial es más que evi­den­te. Sin em­bar­go, Ale­ma­nia dis­ta de ser un mo­de­lo a se­guir. En pleno 2018, la po­ten­cia eco­nó­mi­ca de Eu­ro­pa es tam­bién uno de los paí­ses del con­ti­nen­te con una ma­yor bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro. Así, las mu­je­res ale­ma­nas co­bran un 21,6% me­nos que los hom­bres, una desigualdad que tan so­lo su­pe­ran la Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­to­nia, mien­tras que su sa­la­rio es un 7% in­fe­rior por el mis­mo tra­ba­jo.

Aun­que el in­for­me anual del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial del 2017 si­tua­ba Ale­ma­nia en la po­si­ción 12 de en­tre 144 por lo que res­pe­ta a igual­dad de gé­ne­ro, las cuo­tas de po­der fe­me­nino si­guen es­tan­do ba­jo mí­ni­mos. En 2015, tan so­lo el 7% de los car­gos di­rec­ti­vos de em­pre­sas que co­ti­zan en bol­sa eran ocu­pa­dos por mu­je­res.

Hay una mu­jer en la can­ci­lle­ría y en la pre­si­den­cia de cin­co de los seis par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Y ta­les cuo­tas de po­der lle­van a pen­sar que la igual­dad de gé­ne­ro es un he­cho en el he­mi­ci­clo. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. En el plano po­lí­ti­co Ale­ma­nia tam­bién co­jea. Esa pre­sen­cia fe­me­ni­na es un es­pe­jis­mo. Es el par­la­men­to más mas­cu­lino de las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Un 30,7% de los dipu­tados del Bun­des­tag son mu­je­res, la ci­fra más ba­ja des­de 1998.

El par­ti­do con me­nos pre­sen­cia fe­me­ni­na en sus fi­las es la ul­tra­de­re­chis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) con un 11%. No sin re­la­ción, en las elec­cio­nes fe­de­ra­les del 2017 la for­ma­ción an­ti­in­mi­gran­tes fue la que re­gis­tró mas vo­tos mas­cu­li­nos, un 16,3% fren­te a un 9,2% emi­ti­dos por mu­je­res.

En el Bun­des­tag ac­tual tan so­lo la iz­quier­da sin­di­ca­lis­ta de Die Lin­ke (53%) y Los Ver­des (58%) cuen­tan con una cuo­ta ma­yo­ri­ta­ria de mu­je­res. En la CDU de la can­ci­lle­ra An­ge­la Mer­kel las mu­je­res so­lo ocu­pan un 20% de los car­gos.

Tras la li­be­ra­ción del pe­rio­do de en­tre­gue­rras, el fe­mi­nis­mo ale­mán vol­vió a que­dar so­te­rra­do ba­jo el yu­go del na­zis­mo, que apar­tó a las mu­je­res de la vi­da po­lí­ti­ca y las re­le­gó al pa­pel de in­cu­ba­do­ras de la ra­za aria. Con la re­cu­pe­ra­ción de la pos­gue­tual rra, sus reivin­di­ca­cio­nes vol­vie­ron a cre­cer en la Ale­ma­nia di­vi­di­da a par­tir de la dé­ca­da de los 80. En el Oes­te vi­nie­ron acom­pa­ña­das de la irrup­ción po­lí­ti­ca de Los Ver­des.

Sin em­bar­go, la reuni­fi­ca­ción no tra­jo una me­jo­ra di­rec­ta de los de­re­chos de las mu­je­res. La Ale­ma­nia ac- man­tie­ne una ley na­zi de 1933 que pe­na­li­za ofre­cer in­for­ma­ción pú­bli­ca so­bre el abor­to. Aun­que es téc­ni­ca­men­te ile­gal se con­sien­te la prác­ti­ca cuan­do se rea­li­za en las 12 pri­me­ras se­ma­nas se ges­ta­ción. El país ha te­ni­do que es­pe­rar has­ta el 2015 pa­ra que la píldora del día des­pués es­té dis­po­ni­ble en las far­ma­cias sin re­ce­ta.

Aun­que el go­bierno ha im­pul­sa­do me­di­das pa­ra re­du­cir la desigualdad co­mo una cuo­ta fe­me­ni­na del 30% en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de las gran­des em­pre­sas, esas han si­do obra de los so­cial­de­mó­cra­tas. Rea­cia a de­cla­rar­se fe­mi­nis­ta, Mer­kel se opu­so a esa pro­pues­ta en el 2013.

El 19 de ene­ro de 1919 las mu­je­res ale­ma­nas vo­ta­ron por pri­me­ra vez. Ase­si­na­da cua­tro días an­tes por un gru­po pa­ra­mi­li­tar na­cio­na­lis­ta alia­do con el SPD, Ro­sa Lu­xem­bur­go no vi­vió ese hi­to. Hoy aquel ac­to re­vo­lu­cio­na­rio si­gue sien­do in­com­ple­to.

El 31% de miem­bros del Bun­des­tag son mu­je­res, la ci­fra más ba­ja des­de 1998

BPK / HER­BERT HOFF­MANN

Ro­sa Lu­xem­bur­go, que con­si­guió el vo­to fe­me­nino en Ale­ma­nia ha­ce cien años, en un mi­tin en es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.