La tar­de de los tran­sis­to­res

So­lo un lo­cu­tor ar­gen­tino pue­de do­tar de ten­sión narrativa a la de­ci­sión de la Con­me­bol

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - MIQUI Ote­ro

Di­jo una vez el ac­tor Ge­ne Hack­man que ver una pe­lí­cu­la de la nou­ve­lle va­gue era tan abu­rri­do co­mo ver se­car­se la pin­tu­ra de una pa­red. Es­pe­rar a que dre­ne un cam­po de fútbol ar­gen­tino es, sin em­bar­go, más tre­pi­dan­te que un th­ri­ller co­mo French con­nec­tion.

Ayer a me­dia tar­de, ho­ra es­pa­ño­la, lo más ca­bal an­te el di­lu­vio uni­ver­sal ha­bría si­do bus­car una pa­re­ja de coatíes, una de car­pin­chos, otra de pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes y una más de gua­na­cos, ade­más de un par de se­gui­do­res de Ri­ver y otros dos de Bo­ca (son es­pe­cies dis­tin­tas), pa­ra mon­tar­los en un ar­ca con el fin de pre­ser­var la fau­na ar­gen­ti­na. Y, sin em­bar­go, du­ran­te va­rias ho­ras se es­pe­cu­ló so­bre la ce­le­bra­ción de un par­ti­do de fútbol en una pis­ci­na olím­pi­ca. Fue la tar­de de los tran­sis­to­res, con una emo­ción pa­re­ci­da a la del 23-F.

No es difícil na­rrar una fi­nal, pe­ro do­tar de ten­sión narrativa al re­pa­so de la le­gis­la­ción de la Con­me­bol so­lo es­tá al al­can­ce de los lo­cu­to­res ar­gen­ti­nos: «La ley nor­ma­ti­va pa­re­ce que di­ce que si se sus­pen­de con el par­ti­do ini­cia­do…», re­pa­sa­ba una voz de Ra­dio Con­ti­nen­tal, pa­ra con­cluir, con hu­mor in­vo­lun­ta­rio: «¡Pa­re­ce que el pa­ra­guas es­tá abier­to!». Se­gun­dos des­pués, leía que una to­rre te­le­vi­si­va ha­bía caí­do so­bre una grada, aún va­cía. El par­ti­do tam­bién se­guía abier­to.

La de­ci­sión no era si se ju­ga­ba o no se ju­ga­ba un par­ti­do. En ella, cris­ta­li­za­ban mu­chas otras co­sas que te­nían que ver con la ima­gen que ofre­cía al mun­do Ar­gen­ti­na y con el di­ne­ro de los de­re­chos te­le­vi­si­vos. Na­die pen­sa­ba en los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria. Al­gu­nos de ellos es­ta­ban (per­dón) al-otro-la­do-del-char­co, ago­tan­do los da­tos de su 3G, bus­can­do wi­fi en la puer­ta de la tien­da de Ap­ple de la pla­za de Ca­ta­lun­ya y vien­do có­mo en sus va­sos de Star­bucks (un ca­fé des­pués de mil cer­ve­zas) un ba­ris­ta ga­ra­ba­tea­ba «Martín Pa­ler­mo».

Los bar­ce­lo­ne­ses sa­be­mos lo im­por­tan­tí­si­mo que es el ti­ming pa­ra la bo­rra­che­ra: los in­gle­ses, acos­tum­bra­dos al cie­rre de pubs a las on­ce de la noche, se des­plo­man en eti­lis­mos his­té­ri­cos por­que be­ben a su rit­mo has­ta esa ho­ra y lue­go si­guen y si­guen has­ta que aca­ban abra­za­dos a pa­pe­le­ras de las Ram­blas to­ca­dos con som­bre­ros me­xi­ca­nos. Ayer, mu­chos hin­chas bra­vos de Bo­ca y Ri­ver em­pe­za­ban sus asa­dos a me­dio­día con una ho­ra en la ca­be­za: las nue­ve de la noche. Be­bie­ron du­ran­te to­da la tar­de con esa ci­ta en men­te. Cuan­do los res­pon­sa­bles de la Li­ber­ta­do­res se plan­tea­ban re­tra­sar la fi­nal dos ho­ras, a nues­tras on­ce, no pen­sa­ban en qué con­di­cio­nes lle­ga­rían sus hin­chas emi­gra­dos, más cer­ca de abra­zar a un guar­dia ur­bano que de ce­le­brar un gol. 20 años no se­rán na­da, pe­ro dos ho­ras se­rían de­ma­sia­das pa­ra ellos.

En­tre­tan­to, los lo­cu­to­res de Ra­dio Con­ti­nen­tal con­ti­nua­ban ba­ra­jan­do por­cen­ta­jes de po­si­bi­li­da­des con más épi­ca que la CNN du­ran­te

Los hin­chas se afe­rra­ban a la ra­dio co­mo si se ha­bla­ra de un mag­ni­ci­dio

las elec­cio­nes mid terms. No po­día ser, pe­ro qui­zás fue­ra. Un 90% de po­si­bi­li­da­des. Lue­go un 70%. Lue­go un 95%. Va­so me­dio va­cío, lue­go me­dio lleno. Los hin­chas se afe­rra­ban a la ra­dio co­mo si se ha­bla­ra de un mag­ni­ci­dio. «¡Pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra los di­ri­gen­tes de la Co­men­bol!», cla­ma­ban las on­das.

No qui­sie­ra ser un cho­ri­pán en es­ta si­tua­ción. Ni el tra­ba­ja­dor de Bo­ca al que ayer le di­je­ron: «¡Pi­be, bus­cá una lo­na pa­ra ta­par el cam­po!». Lo ima­gino re­cu­rrien­do a las man­te­le­rías de su ajuar.

Mu­chos han ha­bla­do es­tos días de la emo­ción y el desafío a la ra­cio­na­li­dad que con­ser­va el fútbol ar­gen­tino y que per­dió el eu­ro­peo. La llu­via les dio la ra­zón. Dio­ni­so bai­lan­do y Zeus sin­to­ni­zan­do en su app de ra­dios mun­dia­les. Es más emo­cio­nan­te una de­ci­sión bu­ro­crá­ti­ca en el fútbol ar­gen­tino que cien­tos de par­ti­dos de la li­ga fran­ce­sa. Mi­les de hin­chas ca­len­tan­do la ban­da ba­jo el agua­ce­ro. To­dos esos mo­men­tos se per­de­rán co­mo lá­gri­mas en la llu­via. Di­cen que el par­ti­do se ce­le­bra­rá hoy. El pi­be de la lo­na qui­zá ha mi­ra­do la pre­vi­sión: dan tormenta. Con­ti­nua­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.