Bea­mon, 50 años de glo­ria

El atle­ta nor­te­ame­ri­cano, que ba­tió el ré­cord de lon­gi­tud en Mé­xi­co-68, ce­le­bra el his­tó­ri­co sal­to Su mar­ca, 8,90, su­peró en 55 cen­tí­me­tros el to­pe vi­gen­te y tar­dó 23 años en ba­tir­se

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - GE­RAR­DO PRIE­TO

«Un pe­que­ño pa­so para el hom­bre, un gran sal­to para la hu­ma­ni­dad». La fra­se es del as­tro­nau­ta Neil Arms­trong –o de al­gún guio­nis­ta de Holly­wood– cuan­do de­jó su pri­me­ra hue­lla en la Luna el 21 de julio de 1969, nue­ve me­ses des­pués de que Ro­bert Bob Bea­mon cam­bia­ra la his­to­ria, al me­nos la del de­por­te, du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co de 1968, con un pa­so de gi­gan­te y un sal­to al fu­tu­ro.

Dos días des­pués de que John Carlos y Tom­mie Smith subie­ran al po­dio mos­tran­do el pu­ño en­guan­ta­do del Black Po­wer, Bea­mon eje­cu­tó cinco se­gun­dos de ca­rre­ra por el pa­si­llo del sal­to lar­go, des­pe­gó a ca­si 10 me­tros por se­gun­do con un ángulo de 21 gra­dos, vo­ló «como un pá­ja­ro» –ase­gu­ra el sal­ta­dor– y ate­rri­zó en po­si­ción fe­tal so­bre el fo­so de are­na, del que sa­lió con dos sal­ti­tos a pies jun­tos, de­jan­do la hue­lla de su pri­mer in­ten­to tan le­jos de la ta­bla que re­ba­sa el apa­ra­to me­di­dor.

Jue­ces in­cré­du­los

Los jue­ces tu­vie­ron que bus­car una cin­ta mé­tri­ca y se arre­mo­li­na­ron, in­cré­du­los, en torno al por­ten­to que aca­ba­ba de asom­brar­les. Quin­ce mi­nu­tos tar­da­ron en dar a co­no­cer el re­sul­ta­do: 8,90 me­tros, nue­vo ré­cord mun­dial de lar­go. El atle­ta afro­ame­ri­cano cria­do en un su­bur­bio de Queens por su abue­la, a re­cau­do de un pa­dre mal­tra­ta­dor, no pu­do se­guir sal­tan­do. Los dio­ses del Olim­po ya le ha­bían ben­de­ci­do lo su­fi­cien­te y de por vi­da.

Me­dio si­glo lle­va Bob Bea­mon con­vi­vien­do con su ad­mi­ra­do sal­to, con­ver­ti­do en un icono más de la pro­di­gio­sa dé­ca­da de los años 60. El da­to téc­ni­co abru­ma: los ré­cords en el sal­to de lon­gi­tud se su­pe­ran por unos po­cos cen­tí­me­tros, 15 como má­xi­mo, has­ta que Bea­mon abrió un hue­co de más de me­dio me­tro (55 cen­tí­me­tros) con una vi­gen­cia de 23 años, cuan­do Mi­ke Po­well sal­tó cinco cen­tí­me­tros más (8,95) en el Mun­dial de To­kio de 1991. Y has­ta hoy.

En el trono en­tre Jes­se Owens y Usain Bolt se sien­ta Bob Bea­mon, que a sus 72 años pa­sea por el mun­do su nos­tal­gia por aquel in­só­li­to sal­to de ha­ce me­dio si­glo. Ahora vi­ve en Las Ve­gas. El jue­ves pa­sa­do es­tu­vo en Do­nos­tia, re­ci­bien­do un pre­mio del fes­ti­val de ci­ne FICA. Y ayer se des­pla­zó a San­tan­der, in­vi­ta­do por la Aso­cia­ción de la Pren­sa De­por­ti­va de Can­ta­bria.

Bea­mon con­ser­va su por­te atlé­ti­co y la su­fi­cien­te ener­gía como para sal­tar de ae­ro­puer­to en ae­ro­puer­to pro­mo­cio­nan­do los Spe­cial Olym­pics para atle­tas con dis­ca­pa­ci­dad. Se sien­te obli­ga­do: «He si­do ben­de­ci­do en el via­je de la vi­da», ma­ni­fes­ta­ba ayer el to­da­vía re­cord­man olím­pi­co mien­tras fir­ma­ba en el li­bro del ayun­ta­mien­to san­tan­de­rino jun­to a la al­cal­de­sa Ge­ma Igual, que apro­ve­cha­ba para in­for­mar­le de que es­ta es la tie­rra de Ruth Bei­tia, la me­jor sal­ta­do­ra es­pa­ño­la de siem­pre. «Aun­que mi ma­yor re­ga­lo es mi mu­jer», aña­día el le­gen­da­rio atle­ta, que pi­dió que­dar­se con el bo­lí­gra­fo, «porque cuan­do fir­mé en el li­bro de la Ca­sa Blan­ca no me lo qui­sie­ron dar».

No­viaz­go a los 11 años

Bob co­no­ció a Rhon­da a los 11 años en la es­cue­la de South Ja­mai­ca, en Queens, Nue­va York. Ella ras­ga­ba la gui­ta­rra y él per­cu­tía los bon­goes. Rom­pie­ron, pe­ro vol­vie­ron a ver­se 36 años des­pués. Al ca­bo de año y me­dio se ca­sa­ron, ha­ce ahora 15. «Mi mu­jer se lla­ma Rhon­da, pe­ro po­día lla­mar­se Glory (Glo­ria)». Via­jan jun­tos y de la mano, como dos ado­les­cen­tes enamo­ra­dos.

Bea­mon ha­bla con voz pau­sa­da. Le han pre­gun­ta­do un mi­llón de ve­ces por aquel sal­to. No im­por­ta, se to­ma su tiem­po para re­la­tar que in­tu­yó que al­go es­pe­cial ha­bía su­ce­di­do. «Si bus­cas ha­cer al­go gran­de ne­ce­si­tas ro­dear­te de gen­te es­pe­cial y en mi ca­so tu­ve mu­cha suer­te. Me sien­to muy or­gu­llo­so de aque­lla ha­za­ña de­por­ti­va, pe­ro no so­lo por mi país sino por to­do el mun­do. El atle­tis­mo nos igua­la, aun­que sea­mos per­so­nas de di­fe­ren­tes paí­ses o cul­tu­ras». Lo que no cuen­ta, tal vez por pu­dor, qui­zá por ver­güen­za, es que se to­mó dos te­qui­las y tu­vo una se­sión de se­xo an­tes del le­gen­da­rio sal­to.

Bea­mon vi­vió una épo­ca en Ma­drid, en los 70, pa­tro­ci­na­do por Ga­le­rías Pre­cia­dos y Kar­hu. “Ten­go un ma­ra­vi­llo­so re­cuer­do. So­lo pue­do de­cir que cuan­do se aca­bó el con­tra­to, re­gre­sé a los Es­ta­dos Uni­dos llo­ran­do».

Lo que no cuen­ta es que se to­mó dos te­qui­las y man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les an­tes de la prue­ba

EFE / PE­DRO PUEN­TE HO­YOS

Le­yen­da vi­va Bea­mon, ayer en San­tan­der.

ARCHIVO

El sal­to his­tó­ri­co en los Jue­gos de Mé­xi­co de 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.