«La va­cu­na, pa­la­bra má­gi­ca, no es to­da la so­lu­ción al si­da»

BO­NA­VEN­TU­RA CLO­TET Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Lu­cha Con­tra el Si­da

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Extra - LUIS MIGUEL MAR­CO

El doc­tor Bo­na­ven­tu­ra Clo­tet ( Bar­ce­lo­na, 1953) se aco­mo­da pa­ra ha­blar de lo que más sa­be, del si­da, que lle­va in­ves­ti­gan­do des­de que se to­pó con el pri­mer ca­so en Es­pa­ña, en 1981. Y de la ga­la Peo­ple in Red que pre­ten­de re­cau­dar fon­dos pa­ra se­guir in­ves­ti­gan­do y que or­ga­ni­za la fun­da­ción que él pre­si­de. Se ce­le­bra el lu­nes 19 de no­viem­bre en el MNAC con Je­sús Váz­quez al fren­te.

–Qui­té­mo­nos la pre­gun­ta que más le ha­cen. ¿Y la cu­ra pa­ra cuán­do?

–De aquí a cin­co años ten­dre­mos la prue­ba de con­cep­to de la va­cu­na aun­que des­pués el ti­tu­lar, co­mo no os ca­be to­do, se re­du­ce a: en cin­co años ha­brá va­cu­na. Aho­ra es­tá en fa­se de ensayo en hu­ma­nos y por tan­to ya la te­ne­mos. Lo que pa­sa que la va­cu­na, que es una pa­la­bra má­gi­ca, no es to­da la so­lu­ción al si­da.

— La so­lu­ción es más com­pli­ca­da.

— No­so­tros bus­ca­mos que una per­so­na que es­té in­fec­ta­da eli­mi­ne to­dos los vi­rus que tie­ne es­con­di­dos den­tro de unas cé­lu­las re­fu­gio y se cu­re. La va­cu­na te­ra­péu­ti­ca que te­ne­mos en fa­se de ensayo ayu­da­rá a con­se­guir­lo, pe­ro no se­rá la úni­ca he­rra­mien­ta. La cu­ra ne­ce­si­ta com­bi­nar va­rias es­tra­te­gias pa­ra aca­bar con esos es­con­di­tes del vi­rus: se­rán la va­cu­na, los an­ti­cuer­pos neu­tra­li­zan­tes, las in­mu­no­glo­bu­li­nas mo­di­fi­ca­das y otros fár­ma­cos que ha­gan sa­lir de allá don­de es­tá el vi­rus. El or­gu­llo pa­ra mí es de­cir que des­de el Ir­siCai­xa es­ta­mos tra­ba­jan­do en to­dos es­tos fren­tes, y con re­sul­ta­dos. ¿La prue­ba de con­cep­to pa­ra cuán­do? Pues en los pró­xi­mos 10 años.

— ¿Tiem­po en es­te ca­so es tam­bién mu­cho di­ne­ro?

— Cla­ro. Tam­bién tra­ba­ja­mos en va­cu­nas pre­ven­ti­vas. Es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do con ra­to­nes con in­mu­no­glo­bu­li­nas que atra­pan to­dos los vi­rus y he­mos de­mos­tra­do que son muy efi­ca­ces. Pe­ro aho­ra hay que pa­sar a otras fa­ses y lle­gar al ensayo en si­mios y des­pués en hu­ma­nos. To­do eso re­quie­re tiem­po y la ma­ne­ra de acor­tar los pla­zos es con di­ne­ro.

— ¿Y no se can­sa de pe­dir­lo?

— No. Lle­vo 37 años in­ves­ti­gan­do. En el 91, con mi mu­jer, hi­ci­mos la pri­me­ra exposición benéfica de pin­tu- ras de to­do el Es­ta­do pa­ra re­cau­dar fon­dos, creo que fue­ron 16 mi­llo­nes de pe­se­tas. Ese di­ne­ro per­mi­tió ini­ciar mu­chos pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. El fun­drai­sing, el me­ce­naz­go, la fi­lan­tro­pia son ne­ce­sa­rios por­que si pi­des ayu­da eco­nó­mi­ca a or­ga­nis­mos ofi­cia­les to­do es mu­cho más len­to y pier­des com­pe­ti­ti­vi­dad.

— ¿Es­to es una ca­rre­ra con­tra­rre­loj en la que los la­bo­ra­to­rios no en­se­ñan sus car­tas?

— Por su­pues­to. No se com­par­te to­da la in­for­ma­ción. Se en­se­ñan los triun­fos cuan­do tie­ne las pa­ten­tes. La in- ves­ti­ga­ción es com­pe­ti­ti­va. Creas pa­ten­tes, tra­ba­jo y ri­que­za...

— No de­be ayu­dar­les que hoy si­da sea igual a en­fer­me­dad cró­ni­ca.

— Por des­gra­cia es­ta­mos vien­do que las no­ti­cias pier­den su im­pac­to en­se­gui­da y no pa­sa na­da. Se si­gue aho­gan­do gen­te en el Me­di­te­rrá­neo que hu­ye de la mi­se­ria y la gue­rra. Te­ne­mos en nues­tras ciu­da­des ejem­plos de po­bre­za ex­tre­ma y na­die se in­mu­ta. No de­be­ría pa­re­cer nor­mal que de si­da mue­ra ca­da año cer­ca de un mi­llón de per­so­nas en el mun­do.

— Una de ca­da cua­tro o cin­co per­so­nas que es­tá in­fec­ta­da no lo sa­be. —Por eso es im­por­tan­te ha­cer­se la prue­ba. En Eu­ro­pa se ofre­cen bue­nos tra­ta­mien­tos, pe­ro hay que mi­rar más allá. En el 2010 ha­bía en tra­ta­mien­to en el mun­do ca­si ocho mi­llo­nes de per­so­nas, es­te ve­rano eran 22 mi­llo­nes, pe­ro es que el 45% de la gen­te in­fec­ta­da no lo sa­be. Ade­más, y des­gra­cia­da­men­te, el ti­po de fár­ma­co que se en­via a los en­fer­mos en Áfri­ca, en In­dia o en Chi­na no es el que re­ci­bi­ría un pa­cien­te que se in­fec­te en Bar­ce­lo­na. Son los an­ti­re­ro­vi­ra­les ini­cia­les. — Eso es una tre­men­da in­jus­ti­cia.

— Por eso he­mos de lu­char pa­ra que cual­quier per­so­na ten­ga ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos más efi­cien­tes y me­nos tó­xi­cos. Las far­ma­céu­ti­cas ha­cen es­fuer­zos por ofre­cer otros genéricos, pe­ro que­da mu­cho por ha­cer.

— El lu­nes 19 es la ga­la Peo­ple in Red. ¿Có­mo lla­ma a la par­ti­ci­pa­ción?

— Es­ta se­rá una ga­la más in­ter­na­cio­nal, que se di­fun­di­rá en strea­ming y que pre­ten­de lle­gar a mu­cha gen­te. Por­que cuan­to más te ha­gas oir, más pre­ven­ción ha­ces.

— ¿Por qué au­men­tan las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual?

— Por­que no se usa el pre­ser­va­ti­vo. Ha­bría que ha­cer cam­pa­ñas en las es­cue­las en­tre los ado­les­cen­tes, a par­tir de los 11 años: edu­ca­ción se­xual, más ma­du­ra, útil, adul­ta, aun­que eso son po­lí­ti­cas...

— Sig­ni­fi­car­se po­lí­ti­ca­men­te jun­to al PdeCat le ha da­do pro­ble­mas?

— No. La cien­cia no tie­nen co­lor po­lí­ti­co. Ha­cer in­ves­ti­ga­ción, lo que más me gus­ta, es un bien pa­ra to­dos.

— Tie­ne una edad en la que mu­chos doc­to­res cuel­gan la ba­ta.

— Si pue­do, mo­ri­ré con las bo­tas pues­tas. Es­pe­ro se­guir tra­ba­jan­do mu­chos años, quie­ro ven­cer al si­da. El gran ejem­plo lo te­ne­mos en Es­ta­dos Uni­dos. Al­guno de los men­to­res más im­por­tan­tes que he te­ni­do allí tie­nen 75 años o in­clu­so más y ahí es­tán di­ri­gien­do equi­pos e in­ves­ti­gan­do. Creo que ten­dría que po­der ju­bi­lar­se quien qui­sie­ra, pe­ro aque­lla per­so­na que si­gue sien­do vá­li­da pa­ra el sis­te­ma de­be­ría po­der se­guir.

— ¿Una Ley de Me­ce­naz­go ayu­da­ría a la fi­lan­tro­pía?

— Sí. Es al­go que se de­be­ría sol­ven­tar de una pu­ñe­te­ra vez. Pe­ro ade­más de la ley hay que in­cul­car la cul­tu­ra cal­vi­nis­ta que fun­cio­na en Es­ta­dos Uni­dos y en la que, si has triun­fa­do en la vi­da, de­bes dar di­ne­ro a la uni­ver­si­dad o a la or­ga­ni­za­ción que quie­ras. Y si no pue­des ayu­dar con más lo ha­ces con me­nos. Por eso la cam­pa­ña de ayu­da al si­da a tra­vés de los SMS con la pa­la­bra Si­da al 38033 (tres eu­ros) o al 38099 (cin­co eu­ros)

— ¿Qué le di­ce a quien pien­sa que el si­da no va con él?

— Que se equi­vo­ca. Cuan­do em­pe­za­mos la in­ves­ti­ga­ción, gra­cias a la Obra So­cial de La Cai­xa y a la Ge­ne­ra­li­tat, ha­ce más de 25 años, nos cen­tra­mos en el si­da, pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do tam­bién en cu­ras te­ra­péu­ti­cas con­tra el cán­cer. Gra­cias al mo­de­lo de va­cu­na le po­de­mos en­se­ñar qué par­te del vi­rus de­be ata­car, pe­ro tam­bién po­de­mos in­ci­dir en el tu­mor. Avan­za­mos en en­fer­me­da­des que afec­tan a to­da la so­cie­dad.

— Miguel Bo­sé, que es­tu­vo al fren­te de la ga­la, ¿les ha de­ja­do?

— Qué va. Le es­ta­ré siem­pre agra­de­ci­do. Él hi­zo gran­de a la ga­la. Pe­ro to­do son pro­ce­sos y aho­ra es el Peo­ple in Red, con Je­sús Váz­quez, To­ni Cruz y mu­cha gen­te que ayu­da de­sin­te­re­sa­da­men­te, que es mu­chí­si­ma.

«Si pue­do mo­ri­ré con las bo­tas pues­tas. Es­pe­ro se­guir tra­ba­jan­do mu­chos años y es­pe­ro ven­cer»

JOAN CORTADELLAS

El doc­tor Bo­na­ven­tu­ra Clo­tet, ha­ce unas se­ma­nas, en la pre­sen­ta­ción de la Ga­la Peo­ple in Red, en la an­ti­gua Fà­bri­ca Damm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.