DA­NIEL AN­GLÈS

El Periódico de Catalunya [Català] - Teletodo - - SUMARIO - OL­GA LERÍN

El director, pro­duc­tor y ac­tor ha­bla de su tra­ba­jo co­mo ju­ra­do de ‘Oh happy day!’ (TV-3)

Men­cio­nar el gé­ne­ro del mu­si­cal en Ca­ta­lun­ya es im­po­si­ble sin nom­brar al director, pro­duc­tor y ac­tor Da­niel An­glès (Bar­ce­lo­na, 1975). Mon­ta­jes co­mo Rent y Hair lle­van su fir­ma y su se­llo, que tam­bién ha tras­la­da­do a la pe­que­ña pan­ta­lla. Fue sub­di­rec­tor de la Aca­de­mia de OT en la úl­ti­ma tem­po­ra­da del con­cur­so (Te­le 5) y aho­ra re­pi­te co­mo ju­ra­do en Oh happy day (TV-3). Ad­vier­te, sin per­der la son­ri­sa, de que en es­ta nue­va eta­pa va a ser más exi­gen­te.

– Oh happy day per­si­gue el es­pec­tácu­lo to­tal.

–Sí, hoy en día el mun­do de la mú­si­ca es un es­pec­tácu­lo to­tal. Es igual de im­por­tan­te có­mo can­tas, có­mo te ex­pre­sas fí­si­ca­men­te y la ver­dad que tras­púa lo que es­tás ha­cien­do.

–Y se abre a gru­pos más pe­que­ños, in­clu­so a due­tos.

–Per­mi­te que em­pa­ti­ces mu­cho más con los con­cur­san­tes, por­que los co­no­ces más, con nom­bres y ape­lli­dos. Las vo­ces so­lis­tas pa­san a ser mu­cho más im­por­tan­tes y se pre­sen­tan es­ti­los di­fe­ren­tes de los que ha ha­bi­do has­ta aho­ra. Los co­ros de Ca­ta­lun­ya que que­rían ve­nir a Oh happy day ya han po­di­do es­tar en las tres tem­po­ra­das an­te­rio­res. Un co­ro no se cons­tru­ye de un día pa­ra otro. Re­quie­re pre­pa­ra­ción.

–¿Qué de­be te­ner el con­cur­san­te 10 de Oh happy day?

–Pa­ra em­pe­zar, pa­sión por lo que es­tá ha­cien­do, con­vic­ción, téc­ni­ca y ta­len­to. Tan­to en el mun­do ar­tís­ti­co co­mo en la vi­da, la com­bi­na­ción de téc­ni­ca, ta­len­to e in­te­li­gen­cia es la cla­ve.

–En la tem­po­ra­da an­te­rior us­ted in­sis­tía mu­cho en la afi­na­ción y la ex­pre­sión cor­po­ral…

–La afi­na­ción es im­pres­cin­di­ble y es la ba­se: an­tes de es­to no hay na­da a te­ner en cuen­ta. A par­tir de aquí, lo que aca­ba marcando real­men­te es la emo­ción. La par­te téc­ni­ca pue­de lle­gar a ser ex­ce­len­te, pe­ro la ac­tua­ción tal vez no se­rá bue­na.

–¿El he­cho de que us­ted re­pi­ta en el ju­ra­do le da más au­to­ri­dad?

–No, al con­tra­rio. Ten­go mu­cho in­te­rés en es­cu­char lo que opi­nan mis com­pa­ñe­ros, los pun­tos de vis­ta nue­vos. Per­so­nal­men­te, sí que me cam­bia. El año pa­sa­do em­pe­cé a te­ner una pau­ta a par­tir de la ter­ce­ra o cuar­ta ga­la y es­te año ya es­toy a gus­to des­de el pri­mer día. Nos he­mos en­ten­di­do muy bien con Pe­ter Vi­ves y Gi­se­la. Aun­que te­ne­mos pun­tos de vis­ta muy di­fe­ren­tes, sa­len del mis­mo lu­gar.

–Rein­ci­de con una ex­con­cur­san­te de OT y un ac­tor, que di­ce que no tie­ne ni idea de téc­ni­ca vo­cal…

–Le di­ré una co­sa: Pe­ter Vi­ves mien­te, por­que canta y lo ha­ce bien. Fue alumno mío du­ran­te mu­cho tiem- po. Lo que pa­sa es que a él le gus­ta ha­cer­se el des­pis­ta­do. Y to­ca el piano. Es un ti­po que tie­ne mu­chos co­no­ci­mien­tos mu­si­ca­les y, so­bre to­do, mu­cha sen­si­bi­li­dad. Sa­be per­fec­ta­men­te de lo que ha­bla, aun­que la par­te in­ter­pre­ta­ti­va se­rá pa­ra él muy im­por­tan­te.

«Ca­ta­lun­ya es un país con mu­cho ta­len­to, pe­ro un po­co acom­ple­ja­do»

–Hay quien pue­de pen­sar que el con­cur­so es­tá ama­ña­do.

–No es ver­dad. Cuan­do me pro­pu­sie­ron for­mar par­te del pro­gra­ma, lo pri­me­ro que pre­gun­té fue: «¿Pue­do ha­cer lo que yo quie­ra y vo­tar lo que yo de­ci­da?» Y me di­je­ron que sí. Y con­fir­mo que es así, que, en ba­se a las ac­tua­cio­nes, de­ci­di­mos lo que ca­da uno de no­so­tros vo­ta­mos y, al fi­nal, es el pú­bli­co el que es­co­ge a los ga­na­do­res.

«La afi­na­ción es im­pres­cin­di­ble: an­tes de eso no hay na­da a te­ner en cuen­ta»

–¿La se­gun­da tem­po­ra­da le va a ha­cer ser más exi­gen­te?

–Yo creo que sí, por­que los con­cur­san­tes ya han vis­to a los de años an­te­rio­res y sa­ben me­jor lo que es­ta­mos bus­can­do. Por tan­to, el ni­vel ha de ser más al­to.

–Di­cen que us­ted ha­ce una ra­dio­gra­fía del con­cur­san­te. ¿Qué ni­vel mu­si­cal hay en Ca­ta­lun­ya?

–Ca­ta­lun­ya es un país con mu­cho ta­len­to, pe­ro un po­co acom­ple­ja­do, a ve­ces, y un po­co de­ma­sia­do pru­den­te. Es­te pro­gra­ma per­mi­te que el ta­len­to que ha exis­ti­do siem­pre se pue­da pre­sen­tar an­te la au­dien­cia de TV-3, sin mie­do. Es ese tó­pi­co del ta­ran­nà del ca­ta­lán,

que es pru­den­te, mie­do­so y no osa des­ta­car.

–Us­ted es­tu­vo tam­bién en OT. ¿ Hay más diferencias que si­mi­li­tu­des en­tre am­bos pro­gra­mas?

–No tie­nen na­da que ver y mu­cho. Mu­cho, en que son pro­gra­mas en los que el con­te­ni­do mu­si­cal es la pie­za cla­ve que se ve en las ga­las y hay un pro­ce­so de evo­lu­ción y se­lec­ción. Pe­ro na­da que ver en el tono, el co­lor, el có­di­go, la apro­xi­ma­ción ar­tís­ti­ca a las per­so­nas…. Par­ti­ci­par en el pro­gra­ma ya de por sí es una he­roi­ci­dad y nues­tro ob­je­ti­vo es que los con­cur­san­tes me­jo­ren se­ma­na a se­ma­na. El res­pe­to que te­ne­mos por ellos es má­xi­mo, que no quie­re de­cir que en OT no es­tu­vie­ra. Allí se po­ten­cia­ba mu­cho la ca­rre­ra del so­lis­ta y aquí te­ne­mos a per­so­nas que tra­ba­jan jun­tas. Esa di­fe­ren­cia es gran­de.

–¿Se ha arre­pen­ti­do en al­gún mo­men­to de esa ex­pe­rien­cia?

– Pa­ra na­da. Cuan­do Ni­na me lo pro­pu­so, me con­ven­ció com­ple­ta­men­te con lo que ella te­nía pre­vis­to ha­cer en la Aca­de­mia. Es­tu­ve muy con­ten­to. En OT hi­ce exac­ta­men­te lo mis­mo que ha­go cuan­do doy cla­ses en mi es­cue­la. Pe­ro allí ha­bía cá­ma­ras que lo gra­ba­ban.

–¿Qué opi­na del fa­mo­so re­en­cuen­tro de los ex­triun­fi­tos?

–Que fue muy emo­cio­nan­te. Ha si­do muy chu­lo el im­pac­to que tu­vo y com­pro­bar có­mo han evo­lu­cio­na­do es­tas per­so­nas que to­dos vi­mos na­cer de la na­da y han man­te­ni­do su ca­rre­ra. Me pa­re­cie­ron, ade­más, muy in­tere­san­tes las re­fle­xio­nes que mu­chos de ellos hi­cie­ron so­bre lo que re­pre­sen­ta el éxi­to. Co­sas co­mo que «El éxi­to es mi hi­ja» o «El éxi­to es la fe­li­ci­dad»...

–Hu­bo mu­chas crí­ti­cas re­fe­ren­tes a la ca­li­dad téc­ni­ca del con­cier­to del 15º aniver­sa­rio.

–Yo no lo vi en la te­le, por­que es­ta­ba en el Pa­lau Sant Jor­di. No sé co­mo se si­guió des­de ca­sa, pe­ro el

so­ni­do en el re­cin­to es muy di­fe­ren­te. En de­fen­sa de ellos di­ré que el so­ni­do se­gu­ra­men­te era muy com­ple­jo, por­que un con­cier­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, trans­mi­ti­do ín­te­gra­men­te en di­rec­to, es al­go po­co ha­bi­tual en nues­tro país. Tam­po­co to­dos han es­ta­do can­tan­do du­ran­te es­tos años de ma­ne­ra asi­dua. Cuan­do em­pe­za­ron en el pro­gra­ma es­ta­ban en una si­tua­ción si­mi­lar y aho­ra sí que se ve la di­fe­ren­cia en­tre los que lle­van mu­chos ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra y los que no can­tan tan a me­nu­do.

–Esa ci­ta te­nía bas­tan­tes co­sas im­plí­ci­tas.

–La ca­li­dad mu­si­cal no era lo más im­por­tan­te del acon­te­ci­mien­to en sí, sino que el acon­te­ci­mien­to era el en­cuen­tro. Y en ese sen­ti­do, el ob­je­ti­vo es­ta­ba cum­pli­do. Se­gu­ra­men­te, a ni­vel ar­tís­ti­co, yo hu­bie­ra he­cho el con­cier­to de otra ma­ne­ra, por­que la pues­ta en es­ce­na en es­te ti­po de espacio, don­de es­tás acos­tum­bra­do a ver otro ti­po de re­ci­tal, era de un pla­tó de te­le. Pe­ro la esen­cia de lo que se bus­ca­ba era chu­la.

–¿Qué pien­sa de la co­bra, o no co­bra, de Che­noa y Bis­bal?

–Lo que me sor­pren­dió es la gran po­lé­mi­ca que hu­bo des­pués. Es uno de esos mo­men­tos en los que so­lo ellos dos sa­ben qué pa­só y có­mo ges­tio­nar una si­tua­ción co­mo es­ta en­ton­ces. Po­si­ble­men­te, si se hu­bie­ran da­do un be­so, hu­bie­ra si­do la fo­to, y la co­sa ha­bría que­da­do aquí. Y dos días des­pués el te­ma se ha­bría aca­ba­do. Pe­ro to­dos es­ta­ban muy ner­vio­sos, por­que pa­sa­ron co­sas muy cu­rio­sas. Y esos ner­vios les su­pe­raron mu­cho. In­clu­so es­to tam­bién hi­zo que el acon­te­ci­mien­to fue­ra chu­lo, que no se mos­tra­sen co­mo unas su­per­per­so­nas frías.

–En Oh happy... no se echa de me­nos a un juez co­mo Ris­to Me­ji­de.

–Los que ha­ce­mos de ju­ra­do so­mos co­mo so­mos y nos han pe­di­do que sea­mos no­so­tros mis­mos. Si en el pro­gra­ma hu­bie­ran que­ri­do a al­guien así, ha­brían ido a bus­car a una per­so­na con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, que no es el ca­so. De to­das ma­ne­ras, creo que la opi­nión más du­ra y el jui­cio ar­tís­ti­co más con­tun­den­te se pue­den ha­cer sin ser re­pe­len­te, mal­edu­ca­do, des­agra­da­ble o hi­rien­do a la per­so­na que te es­tá es­cu­chan­do. In­clu­so lo más du­ro se pue­de de­cir de una ma­ne­ra cons­truc­ti­va, por­que a ese con­cur­san­te no vas a des­truir­lo.

–Que­da cla­ro que no co­mul­ga con esas ac­ti­tu­des.

–No son ac­ti­tu­des, sino ma­ne­ras di­fe­ren­tes de ha­cer. Yo creo que en Ris­to ha­bía mu­cha iro­nía en el fon­do, y ju­ga­ba a eso. Es un ti­po muy in­te­li­gen­te. Yo no sa­bría ha­cer­lo.

–¿Cuál es su sa­tis­fac­ción cuan­do aca­ba el pro­gra­ma?

–Pen­sar que he po­di­do ayu­dar a los con­cur­san­tes a apren­der al­gu­na co­sa en el pro­ce­so. La sen­sa­ción de que es­tás to­man­do una de­ci­sión que pue­de mo­di­fi­car la vi­da de las per­so­nas es muy du­ra e in­ten­to no te­ner de­ma­sia­da con­cien­cia de ello. Cuan­do ves lo im­por­tan­te que es pa­ra ellos en­trar o avan­zar ga­la a ga­la, pe­ro que ca­da se­ma­na de­be aban­do­nar al­guno, in­ten­to no pen­sar en quién se va, sino en quién se que­da y si­gue. Pien­so en po­si­ti­vo, en los par­ti­ci­pan­tes que tie­nen una opor­tu­ni­dad más. Mi cerebro no asi­mi­la­ría co­ger ese rol de ma­lo: me des­co­lo­ca­ría mu­cho.

–¿Ha su­fri­do el sín­dro­me de Es­to­col­mo en al­gún mo­men­to?

– Es fuer­te, por­que les echas de me­nos en cier­tas co­sas. Pa­re­ce que co­no­ces mu­cho a los con­cur­san­tes, pe­ro tú no hablas con ellos: so­lo te re­la­cio­nas en me­dio de los bo­to­nes ro­jos y ver­des, por­que te los en­cuen­tras en el pla­tó, pe­ro evi­ta­mos te­ner con­tac­to con ellos. Y, de gol­pe, te los en­cuen­tras en ve­rano, los vas a ver a al­gu­na gi­ra, e, in­clu­so, lle­gas a tra­ba­jar con al­gu­nos de ellos. Los ana­li­zas tan­to y ellos te dan tan­to, que se crea un víncu­lo que se que­da ahí pa­ra siem­pre.

«A ni­vel ar­tís­ti­co, yo hu­bie­ra he­cho el con­cier­to de ‘OT’ de otra ma­ne­ra, pe­ro la esen­cia era chu­la»

JOR­DI COTRINA

EL JU­RA­DO. An­glès ase­gu­ra que se en­tien­de muy bien con Gi­se­la y Pe­ter Vi­ves.

JOAN PUIG

ELISENDA PONS

EN EL TEA­TRO Arri­ba, An­glès en la pre­sen­ta­ción de ‘Rent’; aba­jo, en ‘Me­rrily we roll along’, jun­to a Que­ralt Al­bin­ya­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.