SIL­VIA INT­XAU­RRON­DO

«No pien­so en pre­sen­tar un ‘pri­me ti­me’, sino en bus­car gen­te»

El Periódico de Catalunya [Català] - Teletodo - - SUMARIO - JUAN CAR­LOS RO­SA­DO

La pe­rio­dis­ta vas­ca ha ini­cia­do una nue­va eta­pa en TVE-1 con el pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción ‘Des­apa­re­ci­dos’

Co­no­cer a Pa­co Lo­ba­tón le ha cam­bia­do la vi­da. El ex­pre­sen­ta­dor de ¿Quién sa­be dón­de? pa­só por el País Vas­co y se fi­jó en las cua­li­da­des de es­ta gua­pa pe­rio­dis­ta na­ci­da en Ba­ra­cal­do ha­ce 38 años. En­se­gui­da pen­só en ella pa­ra ce­der­le el tes­ti­go en Des­apa­re­ci­dos, el nue­vo pro­gra­ma de TVE con el que Lo­ba­tón vuel­ve a las an­da­das. Int­xau­rron­do se ha con­ver­ti­do ya en la nue­va Lo­ba­to­na de la te­le. Y es­tá or­gu­llo­sa de ello.

–En los años 90 se de­cía aque­llo de «no te va a en­con­trar ni Pa­co Lo­ba­tón». ¿Cree que aho­ra se di­rá «no te va a en­con­trar ni Sil­via Int­xau­rron­do»?

–No sé, pe­ro de­cir Int­xau­rron­do tie­ne mi­ga [ríe].

–¿Era es­pec­ta­do­ra de Quién sa­be dón­de?

–Sí, cla­ro. Pa­co Lo­ba­tón en­tró en mi ca­sa por la te­le. Yo na­cí en 1979. Lue­go nos co­no­ci­mos per­so­nal­men­te ha­ce un par de años en ETB. Él pa­sa­ba por el País Vas­co pa­ra ha­cer un en­cuen­tro con des­apa­re­ci­dos y tu­ve suer­te de ha­blar con él. Lo cier­to es que hu­bo quí­mi­ca y co­nec- ta­mos en­se­gui­da. Lue­go me in­vi­tó al fo­ro que con­vo­có en el 2016 so­bre el tra­ta­mien­to in­for­ma­ti­vo. Ahí co­no­cí piel con piel la reali­dad de las des­apa­ri­cio­nes: las fa­mi­lias, el tra­ba­jo de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, las du­das de los pe­rio­dis­tas… A raíz de ese fo­ro se po­ne en mar­cha la guía de bue­nas prác­ti­cas pe­rio­dís­ti­cas.

–¿Có­mo fue su pri­mer con­tac­to con las fa­mi­lias?

–En ese fo­ro hu­bo fa­mi­lia­res, so­bre to­do vas­cos, que me pi­die­ron ayu­da pa­ra bus­car a des­apa­re­ci­dos. Les di­je que es­ta­ba en­can­ta­da, por­que me en­con­tré ca­ra a ca­ra con una reali­dad que yo ha­bía tra­ta­do co­mo una no­ti­cia, pe­ro en la que no me ha­bía im­pli­ca­do emo­cio­nal­men­te. Ahí des­cu­brí la emo­ción de la gen­te, la fuer­za y la lu­cha de los fa­mi­lia­res, la for­ma de in­ves­ti­gar y la for­ma de tra­tar esas in­for­ma­cio­nes.

–¿Cree que el pa­pel de Lo­ba­tón en el pro­gra­ma es el ade­cua­do?

–Yo pre­sen­to el pro­gra­ma y Pa­co in­ter­vie­ne tam­bién. Me en­can­ta que es­té pre­sen­te por­que no lle­va­mos so­lo su se­llo co­mo director, sino tam­bién co­mo gran pe­rio­dis­ta y en­tre­vis­ta­dor.

–¿Par­ti­ci­pa us­ted tam­bién en las in­ves­ti­ga­cio­nes o se li­mi­ta a pre­sen­tar?

–En un pro­gra­ma co­mo es­te, uno no se pue­de li­mi­tar a con­tar las co­sas. Yo me sé per­fec­ta­men­te ca­da una de las his­to­rias que pre­sen­to y ha­blo con los fa­mi­lia­res. La la­bor de do­cu­men­ta­ción que ha­ce el equi­po es im­pre­sio­nan­te. Ma­ne­ja­mos mu­chas ve­ces pis­tas y no te pue­des li­mi­tar a leer y dar pa­so a un ví­deo.

–De­be de ser di­fí­cil sus­traer­se a la emo­ción que pro­vo­ca esa cer­ca­nía con los ca­sos…

–Sí, mu­cho. So­mos pe­rio­dis­tas que, apar­te de in­ves­ti­gar, ha­bla­mos con las fa­mi­lias y te­ne­mos que dar­les ca­lor. Te­ne­mos que pre­gun­tar­les cuán­do fue la úl­ti­ma vez que lo vie­ron, la úl­ti­ma pis­ta, có­mo es su re­la­ción con los in­ves­ti­ga­do­res...

– ¿ No le da vér­ti­go en­trar a com­pe­tir con las gran­des ca­de­nas en el pri­me ti­me?

–Ya me en­fren­té a un pri­me ti­me en Cua­tro con Un tiem­po nue­vo. Lo úni­co que me plan­teo es que nues­tro tra­ba­jo sea bueno. Y que sea muy cuidadoso con las emo­cio­nes. No pien­so en pre­sen­tar un pri­me ti­me, sino en lo­ca­li­zar a gen­te.

«Me sé al de­di­llo ca­da una de las his­to­rias que pre­sen­to, ya que no te pue­des li­mi­tar a leer»

«Me en­can­ta que Pa­co es­té pre­sen­te en el pro­gra­ma, por­que lle­va­mos el ‘se­llo Lo­ba­tón’»

– ¿Quién sa­be dón­de? con­si­guió re­sol­ver el 70% de los ca­sos. ¿Us­te­des se han mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo su­pe­rar ese por­cen­ta­je?

–Oja­lá con­si­ga­mos el cien por cien. O por lo me­nos su­pe­rar ese 70%. Ne­ce­si­ta­mos que la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na sea to­tal. Va­mos a fa­ci­li­tar­lo mu­cho con las apli­ca­cio­nes de mó­vil y las re­des so­cia­les.

–¿Por qué hay ca­sos que son más me­diá­ti­cos que otros?

– No sé por qué se eli­gen unos ca­sos so­bre otros. Pa­ra no­so­tros tie­nen prio­ri­dad las bús­que­das ur­gen­tes, por­que si les lo­ca­li­za­mos en mu­chas oca­sio­nes les sal­va­mos la vi­da. Hay gen­te ma­yor con en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas. Las pri­me­ras ho­ras son esen­cia­les.

–¿Va a con­ti­nuar pre­sen­tan­do los in­for­ma­ti­vos de fin de se­ma­na de Te­le­ma­drid?

–Sí. Me sien­to muy afor­tu­na­da de es­tar en dos pro­yec­tos que me lle­nan. Ten­dré que tra­ba­jar mu­cho.

–¿Por qué no aca­bó de cua­jar Un tiem­po nue­vo?

–Te­nía­mos una du­ra­ción li­mi­ta­da y cuan­do lle­gó, ter­mi­na­mos.

–¿Có­mo se hi­zo es­pe­cia­lis­ta en in­for­ma­ción so­bre los paí­ses ára­bes y el is­lam?

–A mi siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho la in­for­ma­ción in­ter­na­cio­nal des­de que es­ta­ba en la Uni­ver­si­dad de Pe­rio­dis­mo. Allí hi­ce via­jes a paí­ses ára­bes y des­cu­brí que te­nía em­pa­tía. No te­nía una ba­rre­ra apa­ren­te por ser mu­jer. Me lle­ga­ba in­for­ma­ción, lle­ga­ba a los si­tios… Pen­sé que se­ría fan­tás­ti­co co­no­cer su idio­ma, por­que me ayu­da­ría a lle­gar más le­jos. En­ton­ces, cuan­do es­ta­ba en la SER, em­pe­cé a es­tu­diar ára­be co­mo un idio­ma, co­mo quien es­tu­dia in­glés. Es­tan­do con Iña­ki Ga­bi­lon­do pre­sen­tan­do in­for­ma­ti­vos en Cua­tro, un día me en­te­ré de que en la Au­tó­no­ma ha­bía una ca­rre­ra de es­tu­dios ára­bes e is­lá­mi­cos. Le di­je a Iña­ki que en me­dia ho­ra se ce­rra­ba el pla­zo pa­ra ma­tri­cu­lar­se. Y me di­jo que me fue­ra rá­pi­da­men­te a apun­tar­me. Tra­ba­ja­ba por la tar­de en Cua­tro y por la ma­ña­na iba a la uni­ver­si­dad.

–¿Se ha plan­tea­do ir­se de co­rres­pon­sal a al­gún país ára­be?

–Sí. Tu­ve opor­tu­ni­dad de cu­brir paí­ses ára­bes co­mo en­via­da es­pe­cial. Siem­pre te lo plan­teas cuan­do tie­nes esa for­ma­ción. Pe­ro co­mo ya lo he cu­bier­to, pen­sé que tam­bién era in­tere­san­te no li­mi­tar­me.

–¿Por qué se lan­zó a crear una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción?

–Por­que me atra­jo mu­cho en su mo­men­to la co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va. Y lo si­gue ha­cien­do. No sa­be­mos lo mu­cho que la co­mu­ni­ca­ción ayu­da a las em­pre­sas a trans­mi­tir su mensaje. Es vi­tal en nues­tro

en­torno. Co­mo ciu­da­da­nos no he­mos des­cu­bier­to lo de­ci­si­va que es la co­mu­ni­ca­ción.

–Ha to­ca­do ya ca­si to­dos los pa­los en es­to del pe­rio­dis­mo: ra­dio, te­le­vi­sión, in­for­ma­ti­vos…

–Lo más cu­rio­so es que yo so­lo que­ría es­cri­bir. Es­tu­dié pe­rio­dis­mo por­que me gus­ta mu­cho es­cri­bir. Pe­ro las úni­cas prác­ti­cas que me lle­ga­ban eran de ra­dio. Lle­gué a pen­sar que nun­ca me da­rían la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir.

– Siem­pre po­drá es­cri­bir un li­bro…

–De­me tiem­po.

–¿Có­mo des­co­nec­ta del tra­ba­jo?

–Ten­go dos hi­jos que te obli­gan a es­tar siem­pre muy ac­ti­va. Ten­go uno de 4 años y otro de 2. Al ma­yor le di­je que iba a ha­cer un pro­gra­ma nue­vo. Me pre­gun­tó que si era de in­for­ma­ti­vos y le con­tes­té que iba a ayu­dar a bus­car a gen­te que ha des­apa­re­ci­do. Me di­jo: «¡Qué or­gu­llo­so es­toy de ti!». Eso fue un chu­te de ener­gía muy gran­de pa­ra mí.

–¿Qué es lo que nun­ca ha­ría co­mo pe­rio­dis­ta?

–Den­tro de es­ta pro­fe­sión uno se tra­za el ca­mino eli­gien­do pro­yec­tos y des­car­tan­do otros. Los que des­car­ta­mos los sa­be uno, y no de­ben sa­lir nun­ca de ahí. So­lo mues­tro los que he ele­gi­do. Y por ahí se pue­de ver cla­rí­si­ma­men­te mi tra­yec­to­ria.

–¿Qué es lo más lo­co que le han pro­pues­to?

–Me han pro­pues­to co­sas en las que no me veía a mí mis­ma. Ten­go una tra­yec­to­ria que es muy cohe­ren­te y con la que es­toy muy a gus­to.

–Lo su­yo es la te­le­vi­sión pú­bli­ca. ¿Qué tal se tra­ba­ja aho­ra en Te­le­ma­drid con el nue­vo Go­bierno del PP de Cristina Ci­fuen­tes?

–Yo tra­ba­jo con mu­chí­si­ma li­ber- tad. No sé có­mo se tra­ba­ja­ba an­tes por­que he lle­ga­do en sep­tiem­bre. Ha­go el tra­ba­jo en el que yo creo. Es­toy a gus­to y muy con­ten­ta. No he te­ni­do nin­gu­na cor­ta­pi­sa.

–¿Cree que el es­pec­ta­dor per­ci­be nue­vo ai­res en los in­for­ma­ti­vos de Te­le­ma­drid?

–Yo es­toy vien­do un cam­bio de opi­nión. Mu­chas ve­ces el ter­mó­me­tro te lo dan tus pro­pios com­pa­ñe­ros. Y al­gu­nos me han di­cho que ha si­do un cam­bia­zo. La pro­fe­sión nos di­ce que es­ta­mos ha­cien­do un buen tra­ba­jo. La gen­te vuel­ve a ver Ma­drid y a iden­ti­fi­car­se con su co­mu­ni­dad.

–¿No cree que en TVE ha­ría fal­ta un cam­bio de es­te es­ti­lo?

–Yo pue­do apor­tar mi grano de are­na con Des­apa­re­ci­dos. El pe­rio­dis­ta tie­ne que ser ho­nes­to y ha­cer un buen tra­ba­jo.

–¿Po­dría ser es­te un tram­po­lín pa­ra me­ter la ca­be­za en los in­for­ma­ti­vos de TVE?

–No me lo ha­bía plan­tea­do. No ten­go ni idea de lo que va a pa­sar. Creo que es­te pro­gra­ma es al­go muy dis­tin­to y muy in­no­va­dor. Lo que su­ce­da des­pués es­tá por ver.

–¿Por qué cree que los pro­gra­mas so­bre des­pa­re­ci­dos in­tere­san tan­to a la gen­te?

–Por­que ge­ne­ran em­pa­tía. Es muy fá­cil po­ner­se en el lu­gar de una fa­mi­lia a la que le ha des­apa­re­ci­do un ser que­ri­do. Pe­ro va­mos a ser muy cui­da­do­sos con la in­for­ma­ción y con las emo­cio­nes por­que sa­be­mos el do­lor que su­fren las fa­mi­lias.

–Ha­brá gen­te que di­ga que us­ted ha pa­sa­do de chi­ca Ga­bi­lon­do a chi­ca Lo­ba­tón ¿Le mo­les­ta?

–¿Es po­si­ble que en pleno si­glo XXI nos ha­ga­mos to­da­vía esa pre­gun­ta? Me sien­to pri­vi­le­gia­da de ha­ber tra­ba­ja­do con esos dos gran­des maes­tros.

–¿Po­dría ser Pa­co Lo­ba­tón aho­ra el nue­vo chi­co Int­xau­rron­do?

–[Ríe] Llá­me­se­lo, llá­me­se­lo.

VAS­CA. La pe­rio­dis­ta a na­ció ha­ce 38 años en la lo­ca­li­dad viz­caí­na de Barakaldo.

CON EL JE­FE. La pre­sen­ta­do­ra en ‘Un tiem­po nue­vo’ (T-5), y con Pa­co Lo­ba­tón, director de ‘Des­apa­re­ci­dos’ (TVE-1).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.