Re­fo­rest-ac­ción pa­ra una nue­va era

El tra­ba­jo rea­li­za­do en la Sierra de Ga­ta es un ejem­plo pa­ra to­da la so­cie­dad

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN - IGNACIO

Ca­si sin dar­nos cuenta las co­sas cam­bian, tam­bién pa­ra bien. Si no lo hu­bie­ra vis­to y vi­vi­do no lo cree­ría, pe­ro un gru­po de gen­te, muy jo­ven en su ma­yo­ría, es­tá re­fo­res­tan­do la Sierra de Ga­ta tras el gran in­cen­dio. Des­de el al­ber­gue de Vi­llas­bue­nas de Ga­ta, ce­di­do por el ayun­ta­mien­to, hay una co­mu­ni­dad de en­tre vein­te y trein­ta per­so­nas que se de­di­can du­ran­te 100 días al año a re­po­blar mon­ta­ñas en­te­ras, cien­tos de hec­tá­reas, con mi­lla­res de se­mi­llas y ár­bo­les au­tóc­to­nos. El tra­ba­jo he­cho con asom­bro­sa mo­ti­va­ción y efi­ca­cia, ca­van­do en oca­sio­nes en te­rre­nos di­fí­ci­les y pe­dre­go­sos, se hace con in­ta­cha­ble pro­fe­sio­na­li­dad. Ca­da al­cor­que se pre­pa­ra con mi­mo pa­ra re­co­ger el agua de llu­via. Cin­co in­ten­sas ho­ras de tra­ba­jo diario con re­sul­ta­dos bien vi­si­bles y sa­tis­fac­to­rios y una ex­tra­or­di­na­ria sen­sa­ción de co­mu­ni­dad, nos in­vi­tan a que­dar­nos en es­te es­pa­cio al mar­gen de la vo­rá­gi­ne co­ti­dia­na. Per­so­nas de una in­fi­ni­dad de paí­ses, que vie­nen pa­ra unos días se que­dan dos me­ses y des­gra­cia­da­men­te no hay si­tio pa­ra mu­chos vo­lun­ta­rios que han de es­pe­rar turno.

La la­bor de se­gui­mien­to du­ran­te el res­to del año, es otra par­te im­pres­cin­di­ble pa­ra el éxi­to de las plan­ta­cio­nes. Y cuan­do con­tem­pla­mos el te­rreno re­fo­res­ta­do en to­do lo que al­can­za la vis­ta y aún más allá, en una la­bor de ape­nas dos años, com­pren­de­mos que es­tá em­pe­zan­do a su­ce­der al­go in­só­li­to. Una re­vo­lu­ción si­len­cio­sa pro­ta­go­ni­za­da por per­so­nas anó­ni­mas, es­tá ger­mi­nan­do aquí mis­mo y pro­pi­cian­do que se ex­tien­da a otros lu­ga­res el mo­de­lo im­plan­ta­do por Bong­gi, el coor­di­na­dor e ideó­lo­go de es­te pe­que­ño mi­la­gro. Has­ta el mo­men­to han re­ci­bi­do al­gu­nas ayu­das des­de el ci­ta­do ayun­ta­mien­to y los vi­ve­ros de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, pe­ro to­do su­ce­de con una ex­qui­si­ta in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía, una aus­te­ri­dad en­co­mia­ble y una ener­gía cons­tan­te y trans­for­ma­do­ra.

Nos con­ta­ba Bong­gi que el sim­ple tra­ba­jo fí­si­co y la con­vi­ven­cia es­tán sir­vien­do a mu­chas per­so­nas pa­ra plan­tear­se de dis­tin­to mo­do sus vi­das. En lo per­so­nal, el ejem­plo re­ci­bi­do de es­tos jó­ve­nes, me ha ser­vi­do pa­ra re­fle­xio­nar y apren­der. An­te to­do, he pre­sen­cia­do in­con­ta­bles ras­gos de ge­ne­ro­si­dad, no so­lo en la re­po­bla­ción en sí mis­ma sino en el pro­pio ar­te de com­par­tir y co­mu­ni­car­se, y en la ayu­da y res­pe­to mu­tuo que con­tem­pla­mos en mil y un de­ta­lles de lo co­ti­diano.

Re­gre­san­do al al­ber­gue, al fi­lo del atar­de­cer, un in­cen­dio en­tre una zo­na de ma­to­rral y que­ji­gos, pro­vo­có una reac­ción es­pon­tá­nea de la ca­ra­va­na de vehícu­los de los re­po­bla­do­res. En un ins­tan­te apar­cá­ba­mos en la cu­ne­ta y nos en­con­tra­mos, per­tre­cha­dos con la aza­da de plan­tar, apagando los nu­me­ro­sos fo­cos. En me­nos de una ho­ra es­ta­ba so­fo­ca­do y sen­ti­mos la sa­tis­fac­ción in­com­pa­ra­ble del que pro­te­ge lo que sien­te co­mo su­yo.

Des­pués de ha­ber co­no­ci­do di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des, nun­ca ha­bía en­con­tra­do un gru­po hu­mano tan cons­cien­te y real­men­te re­vo­lu­cio­na­rio. El mun­do cam­bia con tu ejem­plo, no con tu opi­nión, pa­re­ce ser el le­ma de es­tos ac­ti­vis­tas que no pre­su­men de nada pe­ro que nos en­se­ñan to­do un mo­do de ac­tua­ción y de vi­da. No es ex­tra­ño que, al ca­lor de es­te pro­yec­to mo­dé­li­co, ha­ya­mos vis­to na­cer es­tos mis­mos días una nue­va aso­cia­ción pa­ra con­ti­nuar re­po­blan­do otros lu­ga­res. Fi­nal­men­te es­ta­mos an­te un mo­vi­mien­to que resulta un au­tén­ti­co vi­ve­ro de ideas y con­cien­cias. Y en vez de ha­blar y ha­blar del cam­bio cli­má­ti­co, los in­cen­dios y las se­quías, se es­tá pro­pi­cian­do un cam­bio pro­fun­do del pai­sa­je lo­cal y glo­bal que tie­ne una pro­di­gio­sa di­men­sión edu­ca­ti­va y vi­tal.

Po­cas ve­ces los ac­to­res de los gran­des cam­bios de pa­ra­dig­ma son cons­cien­tes de su pa­pel, pe­ro el ejem­plo de los ami­gos de re­fo­rest-ac­ción nos po­ne a to­dos en evi­den­cia. Nos re­cuer­da que, co­mo an­ta­ño en el mun­do ru­ral, to­dos es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en el pai­sa­je que nos da de be­ber y «de res­pi­rar» y nos sus­ten­ta de mil mo­dos dis­tin­tos, ya sea­mos pai­sa­nos o ciu­da­da­nos. Y así las vie­jas or­de­nan­zas obli­ga­ban a to­dos y ca­da uno de los ve­ci­nos a plan­tar anual­men­te cier­to nú­me­ro de ár­bo­les. «In­clu­so los se­ño­res cu­ras» es­pe­ci­fi­ca­ba una an­ti­gua nor­ma ala­ve­sa que en­ten­día que nues­tros montes y nues­tro bie­nes­tar es una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da que al­can­za a to­das las ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.