Un ata­que de EEUU en Si­ria des­ta­pa la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios ru­sos

Los muer­tos en Deir Ez­zor per­te­ne­cen a Wag­ner, una em­pre­sa de se­gu­ri­dad vin­cu­la­da al Krem­lin Mu­chos de los com­ba­tien­tes, que lu­chan jun­to a las tro­pas de Asad, es­tu­vie­ron tam­bién en Ucra­nia

El Periódico Extremadura - - INTERNACIONAL - ADRIÀ ROCHA CUTILLER epex­tre­ma­du­ra@el­pe­rio­di­co.com

ESTAMBUL

Al­gu­nas de­ce­nas de ciu­da­da­nos ru­sos mu­rie­ron hace una se­ma­na en el es­te de Si­ria, en Deir Ez­zor, en un bom­bar­deo de Es­ta­dos Uni­dos. La úl­ti­ma vez que es­te país, en una ac­ción mi­li­tar, ma­tó a per­so­nas de esa na­cio­na­li­dad fue du­ran­te la gue­rra de Viet­nam y la gue­rra fría. De eso hace más de 50 años. Los muer­tos eran ru­sos, con pa­sa­por­te y na­cio­na­li­dad ru­sa, pe­ro Mos­cú nie­ga sa­ber quié­nes son. «So­lo ba­ra­ja­mos in­for­ma­ción re­fe­ri­da a nues­tros sol­da­dos», di­jo el por­ta­voz del Krem­lin, Di­mi­tri Pes­kov.

Se­gún la opo­si­ción ru­sa, sin em­bar­go, el Go­bierno mien­te. Mos­cú no lo re­co­no­ce, pe­ro se­gún una nue­va in­ves­ti­ga­ción del pe­rió­di­co Fon­tan­ka, cen­te­na­res de ru­sos in­te­gra­dos en las fi­las del lla­ma­do Gru­po Wag­ner com­ba­ten, sub­con­tra­ta­dos, a fa­vor del ré­gi­men de Da­mas­co en Si­ria. Y los muer­tos en el bom­bar­deo for­ma­rían par­te de esa or­ga­ni­za­ción. In­clu­so sus fotos han apa­re­ci­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción ru­sos.

El Gru­po Wag­ner, es­pe­cie de Black­wa­ter a la ru­sa, es un mi­ni­ejér­ci­to pa­ra­mi­li­tar pri­va­do que, su­pues­ta­men­te, ha par­ti­ci­pa­do en las dos úl­ti­mas gue­rras en las que Ru­sia se ha en­fras­ca­do. Y en las dos –Si­ria y Ucra­nia– ha lu­cha­do en fa­vor de los mis­mos que re­ci­ben el apo­yo ru­so. «To­dos los mer­ce­na­rios ru­sos que com­ba­ten del la­do de Ru­sia en Si­ria son de Wag­ner. Lo lla­man una com­pa­ñía mi­li­tar pri­va­da y en reali­dad es una uni­dad crea­da y pa­ga­da por el Go­bierno», ha di­cho Rus­lán Le­víev, di­rec­tor del Equi­po de In­ves­ti­ga­ción de Con­flic­tos (CIT), gru­po opo­si­tor.

EN UNA BA­SE MI­LI­TAR Las acu­sa­cio­nes de con­ni­ven­cia las ba­san en que, se­gún ase­gu­ran, Wag­ner tie­ne su cen­tro en una ba­se mi­li­tar al sur de Ru­sia; y en que va­rios mer­ce­na­rios han re­ci­bi­do con­de­co­ra­cio­nes ofi­cia­les del Es­ta­do. «Nues­tros ac­ti­vis­tas e in­ves­ti­ga­do­res de otros me­dios, en­tre ellos del pe­rió­di­co Fon­tan­ka, se han acer­ca­do a ese cuar­tel y los sol­da­dos les han re­co­no­ci­do que Wag­ner tie­ne su ba­se ahí», ase­gu­ra Le­víev.

El Gru­po Wag­ner, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, gi­ra al­re­de­dor de su je­fe, Di­mi­tri Ut­kin, un ex­miem­bro de las fuer­zas es­pe­cia­les ru­sas re­ti­ra­do en el 2013. Él es quien le pu­so el nom­bre a la mi­li­cia. Afi­cio­na­do a la es­té­ti­ca e ideo­lo­gía na­zis, Ut­kin op­tó por el nom­bre de Wag­ner, el com­po­si­tor pre­fe­ri­do de Hitler.

Pe­ro su fi­lia por la Ale­ma­nia na­zi no aca­ba aquí: acor­de con el pe­rió­di­co Fon­tan­ka, Ut­kin, mien­tras lu­cha­ba en Ucra­nia a fa­vor de los re­bel­des pro­rru­sos, se pu­so un cas­co al es­ti­lo del que lle­va­ba la Wehr­macht du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial. Des­pués de lu­char en esa gue­rra, se su­po­ne, Ut­kin mar­chó a Si­ria, don­de po­dría es­tar aho­ra.

Y es jus­to en el país ára­be don­de el Gru­po Wag­ner es­tá ope­ran­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, 250 mer­ce­na­rios ru­sos han muer­to en Si­ria des­de el 2015. En to­tal, con­tan­do tam­bién los que han pe­re­ci­do en el con­flic­to ucra­niano, la ci­fra lle­ga­ría a los 600.

Son mu­chos en re­la­ción con el ta­ma­ño de la com­pa­ñía, de unos 650 hom­bres en la ac­tua­li­dad. «So­mos la pri­me­ra ola. En­tra­mos y, cuan­do ve­mos las po­si­cio­nes del enemi­go, da­mos las coor­de­na­das pa­ra los ata­ques aé­reos. Des­pués vie­nen las fuer­zas es­pe­cia­les si­rias», ex­pli­ca un ex­miem­bro. «Nos man­dan ade­lan­te, co­mo car­na­za, ar­ma­dos tan so­lo con ba­yo­ne­tas y AK-47. To­dos re­ci­ben en­tre­na­mien­to, pe­ro al fi­nal, mu­chos mi­li­cia­nos aca­ban apren­dien­do úni­ca­men­te có­mo dis­pa­rar y có­mo no mo­rir de in­me­dia­to», ase­gu­ra.

En Ru­sia no hay nin­gu­na ley que prohí­ba ni per­mi­ta los gru­pos mi­li­ta­res pri­va­dos. La in­ves­ti­ga­ción di­ce que el Krem­lin ha usa­do al Gru­po Wag­ner de fuer­za de cho­que en Si­ria y Ucra­nia: un mo­do de que muy po­cos sol­da­dos re­gu­la­res mue­ran en com­ba­te. «Ru­sia no lo re­co­no­ce, pe­ro en­con­tra­mos un do­cu­men­to ofi­cial en el que se ha­cía men­ción al Gru­po Wag­ner y es­ta­ba fir­ma­do por el mis­mí­si­mo Vla­dí­mir Pu­tin», di­ce Le­víev, opo­si­tor e in­ves­ti­ga­dor. «Pe­di­mos a Pu­tin que cla­ri­fi­que lo que pa­sa. Ciu­da­da­nos ru­sos mue­ren en ma­sa. Ne­gar­lo es inacep­ta­ble», di­ce el opo­si­tor Gri­gory Ya­vlinsky, miem­bro de la in­ves­ti­ga­ción.

EFE / YAHYA NEMAH

Vo­lun­ta­rios bus­can su­per­vi­vien­tes en­tre los es­com­bros del ata­que aé­reo con­tra Id­leb, el pa­sa­do 5 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.