Más fres­co que una le­chu­ga

Nin­gún par­ti­do cam­bia la ca­ra del car­tel a ocho me­ses y me­dio de las elec­cio­nes

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN - JO­SÉ L. * Pe­rio­dis­ta

Po­cas ve­ces se ha vis­to a Fer­nán­dez Va­ra tan tran­qui­lo y se­gu­ro so­bre su por­ve­nir elec­to­ral. Tan­to, que ha acep­ta­do, al me­nos de pa­la­bra y de mo­men­to, ce­le­brar un pleno en la Asam­blea de Ex­tre­ma­du­ra pa­ra a pe­ti­ción de Mo­na­go dar cuen­ta del cum­pli­mien­to de sus me­di­das en la Agenda del Cam­bio pre­via a las elec­cio­nes de 2015.

Es­te sá­ba­do el pre­si­den­te de la Jun­ta, ac­tuan­do en una reunión co­mo se­cre­ta­rio re­gio­nal del PSOE, se ha per­mi­ti­do ade­más el lu­jo de ca­ri­ca­tu­ri­zar al pre­si­den­te re­gio­nal del PP di­cien­do que es­tá «re­ma­ta­do», ner­vio­so, por­que le pro­vo­ca pe­ro él no le con­tes­ta y, so­bre to­do, por­que Mo­na­go no ten­dría ase­gu­ra­do ser can­di­da­to en ma­yo del año que vie­ne a la Pre­si­den­cia de la Jun­ta.

En reali­dad so­bre que lo se­rá, ca­ben po­cas du­das. Nin­gún par­ti­do de cier­to ca­li­bre cam­bia de ca­ra de car­tel a ocho me­ses y me­dio de las elec­cio­nes, se­ría sui­ci­da cuan­do ade­más, y tam­bién es nor­ma, los lí­de­res sue­len ro­dear­se de per­so­nas de per­fil ba­jo, o re­ba­jan el per­fil pú­bli­co de quien lo ten­ga al­to, por lo que nun­ca apa­ren­te­men­te hay quien se ha­ga car­go de la na­ve con ga­ran­tías.

Es una men­ti­ra co­mo una ca­te­dral, y los que con­si­de­ra­mos in­to­ca­bles aho­ra, un día fue­ron del­fi­nes no­va­tos de­sig­na­dos por eso, ser la per­so­na opor­tu­na en el mo­men­to ade­cua­do, o por­que al­guien en es­te ca­so se plan­tó en la ca­lle Gé­no­va a de­cir que no va­lía la can­di­da­ta pac­ta­da den­tro del par­ti­do, sino su ahi­ja­do.

Por otro la­do, la si­tua­ción ha cam­bia­do con pro­fun­di­dad en el PP na­cio­nal. Tras hun­dir­se el sue­lo ba­jo los pies de Ra­joy en 24 ho­ras, víc­ti­ma de la pri­me­ra mo­ción de cen­su­ra que triun­fa­ba, ha lle­ga­do un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal acom­pa­ña­do de una cier­to asen­ta­mien­to re­no­va­do ideo­ló­gi­co, una ge­ne­ra­ción li­de­ra­da por Pa­blo Ca­sa­do con la que de mo­men­to Mo­na­go di­fí­cil­men­te co­nec­ta­rá; una di­rec­ción que con to­da ló­gi­ca pien­sa que quien ha pi­lo­ta­do la opo­si­ción en Ex­tre­ma­du­ra es­tos cua­tro años, de­be­rá ren­dir aho­ra las cuen­tas con el elec­to­ra­do y re­ci­bir el jui­cio que los vo­tan­tes con­si­de­ren.

Es al­go que ade­más a Ca­sa­do y a sus ‘de­le­ga­dos’ en Ex­tre­ma­du­ra ven­drá bien pa­ra ca­li­brar los apo­yos reales de Mo­na­go, in­ter­nos y en­tre la po­bla­ción, y la po­si­bi­li­dad en el pla­zo que sea de plan­tear o no que la re­no­va­ción lle­gue tam­bién a la co­mu­ni­dad.

Se­gún al­gún ana­lis­ta, si el pre­si­den­te re­gio­nal del PP con­si­gue arran­car­le a Va­ra ese de­ba­te mo­no­grá­fi­co so­bre la Agenda del Cam­bio, ha­bría ob­te­ni­do de mo­do fá­cil un su­ce­dá­neo de mo­ción de cen­su­ra, que se­ría su gran y úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra dar­le la vuel­ta a unas en­cues­tas que le son des­fa­vo­ra­bles. Ha­ce cua­tro años la que pre­sen­tó Va­ra con­tra Mo­na­go sir­vió al pri­me­ro de pa­lan­ca, de be­be­di­zo re­cons­ti­tu­yen­te, pa­ra co­ger mo­ral, im­pul­so y va­ciar­se en una cam­pa­ña elec­to­ral que me­ses des­pués le de­vol­vió el po­der.

En con­tra de Mo­na­go y el PP ex­tre­me­ño jue­ga aho­ra cier­ta par­ce­la vo­tan­te que se des­ga­ja­ría en teo­ría con la apa­ri­ción de Vox, con voz y vo­to ya en la Asam­blea en la per­so­na de Juan An­to­nio Mo­ra­les, exal­cal­de de Lo­bón, y com­pa­ñe­ro de por­ta­zo al PP del al­cal­de de Gua­dia­na del Cau­di­llo. ¿Cuán­tos vo­tos le qui­ta­rán al PP? Qui­zá sea ma­yor el da­ño re­la­ti­vo en es­ca­ños que en vo­tos, en un aco­so a la for­ta­le­za po­pu­lar que des­de otro ba­rran­co aco­me­te Ciu­da­da­nos, cu­yas ex­pec­ta­ti­vas sin em­bar­go se han des­in­fla­do apa­ren­te­men­te por la in­cohe­ren­cia po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de su di­rec­ción a es­ca­la na­cio­nal.

Va­ra res­pi­ra y son­ríe por­que a su iz­quier­da la co­sa tam­bién le iba so­bre rue­das. Po­de­mos per­día cré­di­to y se le da­ban un par de dipu­tados me­nos pa­ra el 2019 en el he­mi­ci­clo ex­tre­me­ño; no hay gran ti­rón por par­te de la di­rec­ción re­gio­nal, e in­clu­so hay quien ha que­ri­do ver en de­cla­ra­cio­nes de su lí­der Ál­va­ro Jaén la ten­ta­ción de de­jar la pri­me­ra fi­la y dar pa­so a una mu­jer.

Sin em­bar­go, co­mo Pe­dro Sán­chez con cier­tas me­di­das y anun­cios --ya ve­re­mos en qué que­dan-- Po­de­mos a es­ca­la na­cio­nal ha cre­ci­do al com­pren­der que hay que ha­cer po­lí­ti­ca, y a la vuel­ta del cha­lé, y de de­li­ca­das ex­pe­rien­cias per­so­na­les, Pa­blo Igle­sias ha re­tor­na­do di­ga­mos más hu­mano, y prac­ti­can­te, se­gún tam­bién se ha cri­ti­ca­do, de la po­lí­ti­ca prag­má­ti­ca de pactos, de con­se­cu­cio­nes y he­chos, que él mis­mo re­cha­za­ba en la tác­ti­ca pro­pues­ta por Íñi­go Erre­jón.H

Va­ra res­pi­ra y son­ríe por­que a su iz­quier­da la co­sa le iba so­bre rue­das. Po­de­mos per­dió cré­di­to y se le da­ban dos dipu­tados me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.