Sa­ni­ta­rios tras la pis­ta de la vio­len­cia de gé­ne­ro

El SES po­ne en mar­cha un pro­gra­ma de cri­ba­do pa­ra de­tec­tar ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro en­tre sus pa­cien­tes En so­lo 40 días se han de­tec­ta­do 8 víc­ti­mas, la mi­tad con ries­go ex­tre­mo La ex­pe­rien­cia pi­lo­to se lle­va a ca­bo des­de ma­yo en el área Don Benito-Vil

El Periódico Extremadura - - EXTREMADURA - G. MO­RAL region@ex­tre­ma­du­ra.el­pe­rio­di­co.com CÁ­CE­RES

Por­que la vio­len­cia de gé­ne­ro no siem­pre da la ca­ra. Por­que la víc­ti­ma mu­chas ve­ces pre­fie­re ocul­tar­lo, ca­llar­lo. Por­que sus en­tor­nos en oca­sio­nes tam­po­co se lo po­nen fá­cil. Por­que tie­nen mie­do. Por­que no quie­ren cau­sar pro­ble­mas. Por­que se sien­ten so­las. Por­que les da ver­güen­za... Por to­do eso y más, la vio­len­cia de gé­ne­ro si­gue muy en­ce­rra­da en ca­sa y des­de el Ser­vi­cio Ex­tre­me­ño de Sa­lud (SES) quie­ren con­tri­buir a que aflo­ren los ca­sos que si­guen es­con­di­dos.

Con ese fin, el área de sa­lud de Don Benito-Vi­lla­nue­va de la Se­re­na pu­so en mar­cha el pa­sa­do ma­yo un pro­gra­ma mu­cho más am­bi­cio­so que el que exis­te aho­ra pa­ra de­tec­tar es­tas si­tua­cio­nes de maltrato con­tra la mu­jer. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en so­lo 40 días evi­den­cian dos reali­da­des: el arrai­go de es­ta la­cra en la so­cie­dad ex­tre­me­ña y el éxi­to de es­ta nue­va ini­cia­ti­va.

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos

De las 347 en­tre­vis­tas rea­li­za­das en esos días, 24 de ellas fue­ron ca­ta­lo­ga­das co­mo po­si­ble ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro no con­fir­ma­da por los cues­tio­na­rios, a las que se les rea­li­za un se­gui­mien­to pe­rió­di­co, y ade­más se de­tec­ta­ron ocho mu­je­res víc­ti­mas, es de­cir, una mu­jer ca­da cin­co días, y la mi­tad de es­tas pre­sen­ta­ban ries­go ex­tre­mo. «Es al­go iné­di­to si te­ne­mos en cuen­ta que en el 2017 se de­tec­tó un ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro ca­da 23 días. Los re­sul­ta­dos in­di­can que el pro­gra­ma de cri­ba­do ba­sa­do en la bús­que­da ac­ti­va de ca­sos es muy po­ten­te y de gran uti­li­dad, mul­ti­pli­can­do en 4,5 ve­ces el po­der de de­tec­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro por los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios», ex­pli­ca Jo­sé Fer­nan­do Pé­rez, coor­di­na­dor de For­ma­ción de la uni­dad do­cen­te mul­tri­pro­fe­sio­nal de Aten­ción Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria del área de sa­lud Don Benito-Vi­lla­nue­va de la Se­re­na.

A par­tir de los 14 años

Es­te nue­vo pro­gra­ma de cri­ba­do con­sis­te sim­ple­men­te en que el mé­di­co rea­li­za va­rias pre­gun­tas a sus pa­cien­tes. «Has­ta aho­ra se ve­nía haciendo a mu­je­res con sig­nos o sín­to­mas de sos­pe­cha de pa­de­cer una si­tua­ción de maltrato. Sin em­bar­go, re­pli­can­do el pro­gra­ma que se vie­ne rea­li­zan­do des­de ha­ce dos años en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y que ha si­do se­lec­cio­na­da co­mo una bue­na prác­ti­ca por el Mi­nis­te­rio de Sanidad, se rea­li­za a to­das las mu­je­res ma­yo­res de 14 años», pro­si­gue el fa­cul­ta­ti­vo. A to­das ellas, se les ha­ce una se­rie de pre­gun­tas de abor­da­je psi­co­so­cial bus­can­do in­di­cios de vio­len­cia de gé­ne­ro «y an­te la mí­ni­ma sos­pe­cha se pa­sa un pri­mer cues­tio­na­rio AAS (Abu­se As­ses­ment Screen) pa­ra de­tec­tar si exis­te vio­len­cia».

Si el re­sul­ta­do es du­do­so se rea­li­za un se­gui­mien­to de la pa­cien­te y si es po­si­ti­vo se plan­tea un se­gun­do cues­tio­na­rio DA (Dan­ger As­ses­ment) pa­ra de­ter­mi­nar si exis­te ries­go ex­tre­mo. «Es­to de­ter­mi­na­rá si la de­ri­va­ción de­be­mos ha­cer­la de for­ma ur­gen­te ac­ti­van­do el 112 o si por el con­tra­rio po­de­mos es­pe­rar a de­ri­var, a tra­vés del tra­ba­ja­dor social, a los dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos de aten­ción a la vio­len­cia de gé­ne­ro con los que cuen­ta la co­mu­ni­dad», pro­si­gue.

El cri­ba­do se rea­li­za a tra­vés de una apli­ca­ción in­for­má­ti­ca aso­cia­da a la his­to­ria clí­ni­ca Ja­ra que per­mi­te ad­mi­nis­trar es­tos cues­tio­na­rios fá­cil­men­te y ob­te­ner re­sul­ta­dos de for­ma au­to­ma­ti­za­da. El re­sul­ta­do que­da re­gis­tra­do en la his­to­ria clí­ni­ca de la pa­cien­te.

Es­te nue­vo pro­gra­ma pi­lo­to ya ha de­mos­tra­do con cre­ces su éxi­to, que en par­te, se­gún Pé­rez, ra­di­ca en la for­ma­ción y sen­si­bi­li­za­ción de los sa­ni­ta­rios y de la po­bla­ción. «Los pro­fe­sio­na­les se han sen­si­bi­li­za­do so­bre la ne­ce­si­dad de su rea­li­za­ción y la po­bla­ción em­pie­za a ver con cier­ta nor­ma­li­dad que el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio le pre­gun­te so­bre su vi­da fa­mi­liar». Y pa­ra la pues­ta en mar­cha, tam­bién se ha for­ma­do un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar com­pues­to por mé­di­cos, en­fer­me­ros, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, psi­có­lo­gos, di­rec­ti­vos,... en co­la­bo­ra­ción con los pun­tos de aten­ción psi­co­ló­gi­ca de los ayun­ta­mien­tos de Vi­lla­nue­va de la Se­re­na y Don Benito, de­pen­dien­tes del Ins­ti­tu­to de la Mu­jer de Ex­tre­ma­du­ra.

¿Por qué se de­ci­dió ini­ciar la ex­pe­rien­cia en es­ta área de sa­lud? «Por­que den­tro del SES es una de las más sen­si­bi­li­za­das en cuan­to a la vio­len­cia de gé­ne­ro. Aquí ve­ni­mos rea­li­zan­do de for­ma pe­rió­di­ca una for­ma­ción re­gla­da so­bre es­ta ma­te­ria y, a pe­sar de ser una de las áreas con un me­nor nú­me­ro de de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro, es sin em­bar­go el área don­de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios ha­cen un ma­yor nú­me­ro de de­cla­ra­cio­nes, más de la ter­ce­ra par­te de to­das las de la co­mu­ni­dad».

Por eso, tras pro­bar es­te nue­vo pro­gra­ma y co­no­cer su éxi­to, la in­ten­ción del SES es po­ner­lo en mar­cha tam­bién en el res­to de áreas de sa­lud de la re­gión y ac­tuar es­pe­cial­men­te en los ser­vi­cios de Ur­gen­cias de los hos­pi­ta­les. «Ac­tual­men­te se es­tán pla­ni­fi­can­do los

Jo­sé Fer­nan­do Pé­rez Mé­DI­CO Y RES­PON­SA­BLE DE FOR­MA­CIÓN «El pro­gra­ma es muy po­ten­te; mul­ti­pli­ca en 4,5 ve­ces el po­der de de­tec­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro por los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios»

con­te­ni­dos for­ma­ti­vos, la cam­pa­ña de di­fu­sión a la po­bla­ción, re­vi­san­do los pro­ce­di­mien­tos de pues­ta en mar­cha del pro­gra­ma pa­ra me­jo­rar­los y po­der en bre­ve im­ple­men­tar­lo».

Jo­sé Fer­nan­do Pé­rez es ta­jan­te a la ho­ra de des­ta­car el im­por­tan­te pa­pel de los sa­ni­ta­rios fren­te a es­ta la­cra: «hay es­tu­dios que in­di­can que el 60% de las mu­je­res pre­fie­ren re­la­tar el pro­ble­ma a sus mé­di­cos de ca­be­ce­ra an­tes que a la policía y a los ser­vi­cios so­cia­les. «Y aun­que los mé­di­cos de fa­mi­lia son los que me­jor co­no­cen y si­guen al pa­cien­te y a su fa­mi­lia, den­tro del cen­tro de sa­lud son claves tam­bién la en­fer­me­ría, la pe­dia­tría, las ma­tro­nas y por su­pues­to los tra­ba­ja­do­res so­cia­les que tam­bién son los en­car­ga­dos de vehi­cu­li­zar a las mu­je­res mal­tra­ta­das has­ta los di­fe­ren­tes re­cur­sos». «Y no hay que ol­vi­dar la fun­da­men­tal ac­tua­ción de los ser­vi­cios de Ur­gen­cias an­te una si­tua­ción de ries­go ex­tre­mo así co­mo otros ser­vi­cios muy re­la­cio­na­dos con la mu­jer y sus pa­to­lo­gías».

«Hay que con­fiar, hay sa­li­da»

El fa­cul­ta­ti­vo lan­za un con­se­jo a los pro­fe­sio­na­les pa­ra en­fren­tar­se a es­ta la­cra: «hay que te­ner una ac­ti­tud de aler­ta y bús­que­da ac­ti­va de con­duc­tas, sín­to­mas y sig­nos de sos­pe­cha; y no hay que te­ner mie­do a pre­gun­tar, la ma­yo­ría de las mu­je­res mal­tra­ta­das es­tán es­pe­ran­do a que se les pre­gun­te de for­ma di­rec­ta y no va­lo­ra­ti­va». Tam­bién hay una men­sa­je pa­ra ellas, las mu­je­res: «cuén­ta­nos que te es­tá pa­san­do, con­fía en tu per­so­nal mé­di­co por­que hay sa­li­da a la vio­len­cia de gé­ne­ro» .

Con­fian­za Un mé­di­co atien­de a una pa­cien­te en su con­sul­ta.

Car­tel de di­fu­sión del nue­vo pro­gra­ma del SES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.