Unos 9.000 ex­tre­me­ños son do­nan­tes de mé­du­la ósea

812 per­so­nas se han in­cor­po­ra­do en lo que va de año al re­gis­tro de do­nan­tes de mé­du­la en Ex­tre­ma­du­ra, uno de los qué más ha cre­ci­do. El pa­cen­se Ri­car­do Es­pa­da cuen­ta su ex­pe­rien­cia

El Periódico Extremadura - - PORTADA - R. CAN­TE­RO region@ex­tre­ma­du­ra.el­pe­rio­di­co.com CÁ­CE­RES

Ca­da día la mis­ma ru­ti­na al ir­se a tra­ba­jar: se subía al co­che, en­cen­día la ra­dio y allí es­ta­ba el anun­cio en el que ani­ma­ban a la do­na­ción de mé­du­la ósea. «Has­ta que un día en­tré en in­ter­net y so­li­ci­té la do­cu­men­ta­ción pa­ra ins­cri­bir­me co­mo do­nan­te», di­ce Ri­car­do Es­pa­da, uno de los 9.000 ex­tre­me­ños que for­man par­te del re­gis­tro de do­nan­tes de mé­du­la y uno de los que ade­más ya ha lo­gra­do con esa de­ci­sión ayu­dar a un en­fer­mo que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te de cé­lu­las ma­dre.

Era el año 2013. Es­te pa­cen­se de 52 años que tra­ba­ja en una con­sul­to­ría lle­va­ba en­ton­ces un tiem­po plan­teán­do­se do­nar san­gre, pe­ro el re­cla­mo de la Aso­cia­ción de Do­nan­tes de Mé­du­la le ani­mó a ir va­rios pa­sos más allá y ade­más de do­nan­te de san­gre y de mé­du­la, tam­bién cum­pli­men­tó en­ton­ces la do­cu­men­ta­ción co­mo do­nan­te de ór­ga­nos. «No hu­bo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia per­so­nal que me pre­dis­pu­sie­ra a dar el pa­so, sim­ple­men­te lo hi­ce», re­cuer­da. De he­cho, en su en­torno ni si­quie­ra lo su­pie­ron has­ta que un día, ha­ce ya tres años, re­ci­bió una lla­ma­da en la que le co­mu­ni­ca­ban que sus mar­ca­do­res eran com­pa­ti­bles con un en­fer­mo que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te de mé­du­la.

El pro­ce­so fue sen­ci­llo. No so­lo ins­cri­bir­se, sino tam­bién cuan­do lle­gó el mo­men­to de do­nar. Pa­ra en­trar en el re­gis­tro, bas­tó con re­lle­nar el cues­tio­na­rio que le re­mi­tie­ron y en­viar­lo a la de­le­ga­ción en Ex­tre­ma­du­ra de la Aso­cia­ción de Do­nan­tes de Mé­du­la Ósea (ADMO), y acu­dir al hos­pi­tal pa­ra un aná­li­sis de san­gre que, jun­to a sus da­tos, pa­só a for­mar par­te del re­gis­tro in­ter­na­cio­nal de do­nan­tes en el que hay ins­cri­tas más de 32 mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do.

Cuan­do le lla­ma­ron co­mo do­nan­te com­pa­ti­ble, bas­tó con que se so­me­tie­ra a una se­rie de prue­bas pa­ra com­pro­bar que no te­nía nin­gún pro­ble­ma de sa­lud, an­tes de que le ex­tra­je­ran las cé­lu­las ma­dre me­dian­te un pro­ce­so am­bu­la­to­rio (du­ra al­re­de­dor de 3 ho­ras y no re­quie­re anes­te­sia) de­no­mi­na­do afé­re­sis y que es el que ya se em­plea en el 93% de los ca­sos: se co­nec­ta al do­nan­te a una má­qui­na que ex­trae la san­gre, se­pa­ra las cé­lu­las san­guí­neas que se ne­ce­si­tan, y re­in­te­gra al to­rren­te cir­cu­la­to­rio el res­to. «No do­lió, no tu­ve nin­gún efec­to se­cun­da­rio, pu­de ha­cer una vi­da nor­mal tras la do­na­ción, y vol­ví a ca­sa sa­bien­do que ha­bía po­di­do ayu­dar a sal­var la vi­da de al­guien», co­men­ta so­bre las con­se­cuen­cias de su de­ci­sión. Co­mo es ha­bi­tual en es­tos ca­sos, nun­ca su­po quién era el des­ti­na­ta­rio.

Ca­da vez más

Se­gún los da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes, el nú­me­ro de do­nan­tes de mé­du­la ósea ha au­men­ta­do un 18% en la re­gión en­tre ju­lio de 2017 y el mis­mo mes de es­te año, so­lo por de­trás de Ga­li­cia (21%), Ca­na­rias (25%) y Cas­ti­lla-La Man­cha (35%).

El re­gis­tro ex­tre­me­ño ha in­cor­po­ra­do en lo que va de año a 812 per­so­nas, que se su­man a los más de 8.000 que ya in­te­gra­ban el re­gis­tro en la re­gión y a los más de 32 mi­llo­nes do­nan­tes de to­do el mun­do (se­gún los úl­ti­mos da­tos). Por to­dos ellos, y por se­guir su­man­do do­nan­tes se con­me­mo­ró ayer, co­mo ca­da 15 días de sep­tiem­bre, el Día Mun­dial del Do­nan­te de Mé­du­la; una suer­te de agra­de­ci­mien­to glo­bal por un ges­to que sal­va vi­das.

«Gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de to­dos ellos se va a cum­plir un año y me­dio an­tes de lo pre­vis­to con el ob­je­ti­vo del plan cua­trie­nal pa­ra lo­grar 400.000 do­nan­tes en Es­pa­ña», di­ce Vir­tu­des Ca­rras­co, pre­si­den­ta de ADMO en Ex­tre­ma­du­ra, que des­ta­ca el «ele­va­do lis­tón» que tie­ne des­de ha­ce años la re­gión con in­cre­men­tos que siem­pre es­tán a la ca­be­za en Es­pa­ña. «En to­do ca­so eso no quie­re de­cir que nos po­da­mos re­la­jar, por­que siem­pre apa­re­cen nue­vos ca­sos que ne­ce­si­tan de do­nan­tes», in­ci­de.

Los ex­tre­me­ños su­po­nen una pe­que­ña frac­ción de 9.000 per­so­nas en­tre los más de 380.000 do­nan­tes y 65.000 cor­do­nes um­bi­li­ca­les que in­te­gran el re­gis­tro na­cio­nal (cuan­do se ne­ce­si­ta un tras­plan­te de cé­lu­las ma­dre se bus­can in­dis­tin­ta­men­te en­tre el re­gis­tro de cor­do­nes y el de do­nan­tes, ade­más de en la fa­mi­lia del en­fer­mo, el pri­mer re­cur­so siem­pre).

VIR­TU­DES CA­RRAS­CO ADMO-EX­TRE­MA­DU­RA «No nos po­de­mos re­la­jar, por­que siem­pre hay nue­vos ca­sos que ne­ce­si­tan de do­nan­tes»

Res­tric­cio­nes

A pe­sar del in­cre­men­to del nú­me­ro de do­nan­tes, las ci­fras han es­ta­do es­te año las­tra­das en to­da Es­pa­ña por las res­tric­cio­nes im­pues­tas por la ONT, que ha li­mi­ta­do en­tre los 18 y los 40 años la fran­ja de edad pa­ra do­nar, en lu­gar de los 55 años que se per­mi­tía has­ta el año pa­sa­do. «Los es­tu­dios in­di­can que las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to son ma­yo­res con do­nan­tes más jó­ve­nes, de ahí que se ha­ya to­ma­do esa de­ci­sión», ex­pli­can en ADMO.

Aún así, con el in­cre­men­to pro­gre­si­vo en las do­na­cio­nes, las pers­pec­ti­vas pa­ra los en­fer­mos han ido me­jo­ran­do po­co a po­co, aun­que Vir­tu­des Ca­rras­co ape­la a no ba­jar la guar­dia. «Ne­ce­si­ta­mos 2.500 do­nan­tes pa­ra con­se­guir uno com­pa­ti­ble. Es co­mo en­con­trar una agu­ja en un pa­jar y por eso ne­ce­si­ta­mos que ha­ya mu­chas agu­jas en el pa­jar pa­ra te­ner más pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to», di­ce. Es di­fí­cil, pe­ro el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des es am­plio y, se­gún da­tos de la ONT, «en la ac­tua­li­dad en un 90% de los ca­sos se en­cuen­tra al­gún ti­po de do­nan­te en el re­gis­tro na­cio­nal o los re­gis­tros in­ter­na­cio­nal en un tiem­po me­dio de 33 días».

Do­nan­te Ri­car­do Es­pa­da se ins­cri­bió en 2013 y pron­to apa­re­ció un en­fer­mo con el que era com­pa­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.